De copa en boca: El soplón 2015, Albillo de Gredos

La primera vez que probé los vinos de Cristina Carrillo de Bodega Finca Fuentagalana fue a través de José Manuel Mena, un buen amigo con una de las mejores vinotecas al oeste del río Tormes, La Vinoteca Mayor 22 de El Barco de Ávila, y me dejaron tan buen sabor de boca -declaro mi perdición por su Toro de Guisando Syrah- que desde entonces intento no perder de vista sus elaboraciones.

Tuve el placer de invitarla a compartir con el Enolobby Charro sus vinos en una de nuestras catas mensuales y se afianzó aún más mi creencia de que se hablaría tanto de ella como “viñadora”, como de sus vinos, aunque no sean elaboraciones con castas al “uso” en la zona de Gredos. Y doy fe de que mis premoniciones se van cumpliendo.

Es más, estoy convencido de que el destino jugaba en mi favor a la hora de catar El Soplón 2015 ya que tras dar casi por perdida la ocasión -y la botella- surgió de entre las estanterías del Mesón Los Rosales en el camino de vuelta de unos días de vacaciones en la costa alicantina. ¡Y no me digan que es sólo casualidad!. Estoy seguro que el dios Baco jugó en mi favor.

El vino:

El Soplón 2015

Elaborado con uvas de viñas jóvenes en Navahondilla (Ávila) sobre suelos graníticos y arenas degradadas y a 640 msnm, es el primer vino elaborado con esta casta por la Bodega Finca Fuentegalana.

Fermentación en depósito de acero inoxidable. Crianza sobre lías el 50% en barrica de castaño y el otro 50% en depósito de acero inoxidable. 14% vol.

La cata:

De color amarillo con reflejos de pan de oro, lágrima fina y ligeramente acerada.

Nariz limpia y algo “huraña” que necesita aireación para conseguir un despliegue de aromas que van desde notas de fruta amarilla (membrillo fresco) acompañada de toques de frutos secos, sutiles florales (manzanilla) junto con recuerdos de tofe y aportes minerales (granito).

El Soplón 2015 en copa

Boca untuosa, elegante y con buena acidez, y retronasal marcada por las notas olfativas a las que se añade una nota cítrica. Elegante amargor final y buena intensidad.

Me ha gustado, y mucho. Distinto y con personalidad propia. Esperando la nueva añada 2016 que acaba de salir para comprobar un inicio con muy buen pie.

Sigo con la idea de poner cara a los elaboradores de vinos que me hacen disfrutar por lo que aún tengo mucho trabajo por delante. Espero que me acompañen en este viaje.

Y para que les quede, a parte de un buen sabor de boca, una sonrisa, les dejo el enlace a la “cata” del Colectivo Decantado que hicieron de este blanco de Cristina Carrilo.

¡Salud y buen vino!

Fotos: Portada de Abel Valdenebro, Bodega Finca Fuentegalana y autor.

Deja un comentario