Cata – presentación de Bodegas Fuentegalana

Presentaciones.

Que Cristina Carrillo lleva el amor por la viña en la sangre se nota nada más hablar con ella sobre sus vinos e indagar sobre cuál es su filosofía de trabajo para conseguir su objetivo final: elaborar vinos personales sin que la mano del hombre -en este caso mujer- atente sobre la naturaleza y el proceso de elaboración.

Cristina Carrillo
Cristina Carrillo

Pero empecemos por el principio. Hace unos años y gracias a otro “enochalado” y amante de los vinos de su tierra, Juan José Mena Mañoso, “alma pater” de la La Gallareta en Barco de Ávila, tuve ocasión de conocer los vinos de Cristina y disfrutar con su Syrah 2008. De estas cosas que se te quedan en la retina -en este caso en la retronasal- que pasado un tiempo y gracias a las redes sociales tuve ocasión de volver a contactar con Cristina y concertar una visita para que pudiera explicar al “Enolobby Charro” -grupo independiente de “enochalados” residentes en Salamanca- todo lo relativo a Bodegas Fuentegalana. ¡Y dicho y hecho!

Viñas con bodega al fondo
Viñas con bodega al fondo

Como ligeras pinceladas sobre la bodega comentar que se encuentra situada en el término de Navahondilla al SW de la provincia de Ávila y cerca del monumento nacional de los Toros de Guisando al que dan nombre sus vinos y sobre suelos graníticos.

La familia Carrillo lleva dedicada al mundo del vino desde hace 70 años aunque quizás sea en los últimos treinta cuando se han producido los cambios más trascendentales, siendo en los años 2000-2003 cuando se decide sustituir las viñas de Cariñena -plantadas en los años 80 sustituyendo a la Airén- por las uvas de Syrah y Merlot, más adecuadas por su ciclo corto de maduración y  consiguiendo una mayor concentración polifenólica gracias los gradientes térmicos que se producen en la finca con días calurosos y noches frías.

Viñas de Syrah
Viñas de Syrah

En la actualidad cuentan con unas 23 ha. saliendo la primera añada en el año 2008 de la que se elaboraron 15.000 botellas de las variedades syrah, merlot y cabernet savignon. En el 2011 se construye la nueva bodega y en el 2014 se plantan 2 ha. de la variedad albillo.

Bueno, una vez hechas las presentaciones yo creo que lo que toca es conocer a los “Toros”.

Los vinos.

Los vinos
Los vinos

1.- Toros de Guisando rosado 2013

100% Syrah. Se mantiene sobre los hollejos durante 12 horas. Tiempo de fermentación 25 días a 18º. 13,5% vol. Acidez total 5,3 g/l

La cata:

Presenta un bonito color frambuesa con menisco azulado. Lágrima fina y densa. Algunos lo definen como un rosado con alma de tinto por su capa.

En nariz despliega aromas a fruta roja -fresa-, punta de regaliz rojo, notas de caramelo y toques cítricos con un fondo mineral.

En boca muestra una buena acidez. Es fresco y goloso, frutal y manteniendo en retronasal el carácter frutal conjuntado con el aporte cítrico que se daba en nariz.

2.- Toros de Guisando Joven 2012.

Toros de Guisando 2012 Joven
Toros de Guisando 2012 Joven

70% Syrah y 30% Tempranillo. Fermentación en depósitos de acero inoxidable y hormigón durante 15 días. 14% vol. Acidez total 4,4 g/l

La cata:

Precioso en vista con un color picota de capa alta y menisco cardenalicio. Lágrima fina, lenta y tintada.

En nariz el primer golpe olfativo es mineral, granito, que da paso de forma huraña a notas de fruta roja y negra madura.

En boca es algo tánico. No podemos definirlo como un jóven ligero. Complejo. De acidez equilibrada y retrogusto intenso.

3.- Toros de Guisando Merlot 2010.

80% Merlot y 20% Cabernet Sauvignon. Fermentación en depósitos de acero inoxidable y hormigón durante 10 días. Maloláctica realizada en barrica y crianza durante 12 meses en barricas usadas de roble francés (80%) y americano (20%). 14,4% vol. Acidez total 5,6 g/l

La cata:

Picota de capa alta y menisco rubí.

Nariz con notas de flores azules, sutiles notas de fruta roja (grosella) y negra (mora). Apuntes especiados (pimienta y vainilla) y sutiles cacaos. Ligeras notas de pimiento.

Boca mejor que la nariz. Goloso, ligero, pelín secante. Buena acidez.

Los vinos en copa 04-06-2014 20-20-45

4.- Toros de Guisando Coupage 2009

65% Merlot, 28% Syrah y 6,5% Tempranillo. Fermentación por separado de las variedades en depósito de acero inoxidable sobre 28º durante 8-9 días. Maloláctica en barrica y crianza de cada variedad por separado durente 12 meses en barricas de roble francés y americano usadas. 14,9% vol. Acidez total 5,0 g/l

La cata:

Picota de capa alta. Lágrima fina y densa.

Nariz compleja con aporte de notas minerales, fruta negra, especias, regaliz, balsámicos y sutiles notas de naranja sanguina.

Boca golosa con taninos firmes y una retro marcada por las notas especiadas y los balsámicos. Buen recorrido, largo y envolvente. Te hace repetir.

5.- Toros de Guisando Cabernet Sauvignon 2009

100% Cabernet Sauvignon. Fermentación en depósitos de acero inoxidable a 25º durante 12 días. Maloláctica realizada en barrica y crianza durante 12 meses en roble francés. 14,5% vol. Acidez total 5,1 g/l

La cata:

Preciso en vista con una capa profunda de color rojo rubí.

En nariz notas especiadas, sutiles aportes de fruta negra compotada, minerales, toques anisados y mentolados.

En boca muestra un buen ataque con unos taninos golosos y buena acidez. Equilibrado. Retronasal con notas balsámicas y chocolate, largo, envolvente. Buen recorrido.

6.- Toros de Guisando Syrah 2009.

100% Syrah. Fermentación en depósitos de acero inoxidable y hormigón a 25º durante 12 días. Maloláctica realizada en barrica y crianza durante 12 meses en roble francés (80%) y americano (20%). 14,5% vol. Acidez total 5,3 g/l

La cata:

Picota de capa alta. Si hablaramos de un toro sería negro zaíno. En este caso es practicamente opaco.

Nariz marcada por las notas de la casa iniciadas por el aporte mineral, toques de fruta negra y salazón, notas especiadas y de cacao, flores azules (violetas). Complejo y elegante.

En boca muestra una buena acidez. Es goloso con un tanino un pelín secante pero muy agradable. Equilibrado, largo y envolvente. Excelente boca.

7.- Toros de Guisando Syrah 2008.

Syrah 2008
Syrah 2008

100% Syrah. Se fermentó sobre 25ºC y después se deja el vino en contacto con los hollejos durante 10 días aproximadamente. La fermentación maloláctica se hizo en barrica. Este vino estuvo 12 meses de crianza en barricas de roble francés (80%) y Americano (20%).

La cata:

Picota de capa alta con menisco rubí. Lágrima fina y densa. Precioso.

Nariz con ligeras notas de reducción iniciales que van desapareciendo al airear el vino dando paso a notas minerales, fruta negra, especiadas, balsámicos, naranja sanguina. Elegante y compleja nariz.

En boca muestra un buen ataque con una equilibrada acidez. Le muestra largo, envolvente, elegante. La retronasal está marcada con notas de fruta negra, balsámicos y minerales. Excelente vino.

8.- Toros de Guisando Syra 2010 (muestra)

Muestra que nos acercó Cristina del vino que próximamente saldrá al mercado.

La cata:

Preciosa capa alta con menisco carmesí. Lágrima tintada.

En nariz se muestra huraño aunque da muestras de frutas negras, minerales y balsámicos. Le falta tiempo y hay que dárselo porque apunta buenas maneras.

En boca tiene un ataque fresco y con buena acidez aunque falta conjuntar las buenas mimbres que tiene. A seguir y recatar.

Como siempre digo -y no me canso de repetir- es de agradecer el que los “padres y madres de las criaturas” se acerquen para hablarnos de ellas, de su forma de hacer las cosas, de lo que piensan, de hacia dónde quieren ir o de qué vinos nos quieren acercar para que disfrutemos los amantes enochalados.

El contar con la presencia de Cristina y de su hermano Álvaro nos hace ponerle cara a un buen trabajo y con clara proyección a mejorar, aunque creo que ya son realidad vistos sus Syrahs. Excelentes. Su rosado con alma de tinto, sorprendente y un Coupage muy, pero que muy disfrutable.

Vinos con muy buen aporte frutal que nos hablan de la tierra -las notas de terruño se mantienen y conjugan con el resto- y con muy buen tratamiento de la madera, a pesar de que el aporte tánico de unas cepas jóvenes hagan confundir a algunos, los hacen elegantes, largos, complejos, con “chicha” y estrutura a la par que frescos y de trago largo. ¡Ah! y no se olviden, que también cuenta, una excelente relación calidad-precio.

Creo que si queremos que el consumo pírrico de este país aumente debemos de apoyar y poner cara a aquellos elaboradores -en muchos casos casi anónimos- que hay detrás de vinos con personalidad como Cristina Carrillo, Samuel Cano, Alfredo Maestro, Goyo Garcia Viadero, Fabio Bartolomei, Germán R. Blanco, Gerardo Méndez, Jesús Madrazo, los chicos de Táganan, María José López de Heredia, Pilar Higuero, Nacho León, Alberto Nanclares, Bernavé Navarro, Pepe Mendoza, Jesús Peña, Albert Canela y Mariona Vendrell, José Manuel Martínez Juste, Juan Manuel Hidalgo,  … y muchos otros de los que les animo a ponerles nombre y apellidos.

¡Salud y buen vino!