Proyecto Envínate: Vinos de autor, de terruño,… de paisaje.

Envínate

Proyecto Envínate.

Vendimiando 07-09-2012 10-59-00

Se oye, se comenta, se leen artículos sobre vinos elaborados por un gurpo que se denomina proyecto Envínate, pero ¿quiénes forman parte del proyecto Envínate?. ¿Cómo se podrían definir los vinos realizados por cuatro enochalados -permítanme el calificativo- que se dedican a elaborar en zonas como Ribeira Sacra, Extremadura, Orotava y Albacete?. ¿Cuál es su filosofía de bodega?

Después de realizar una cata con 7 de sus vinos, la verdad es que la curiosidad nos corroe. Pero comencemos por el principio.

El equipo.

El equipo de Envínate está formado por cuatro amigos y enólogos que se conocieron en la Universidad Miguel Hernández de Alicante: Laura Ramos, José Martínez, Roberto Santana y Alfonso Torrente, y que decidieron comenzar una filosofía de bodega con un claro objetivo: la primacía del terruño.

A partír de ahí deciden ir en busca y “captura” de viñas minoritarias que no hayan sufrido el castigo “humano” realizando una viticultura alejada del uso de herbicidas, utilizando abono orgánico y siguiendo los ciclos lunares. ¿Podemos definirlos como elaboradores biodinámicos?, tal vez, pero ¿realmente importa?. Para  mí, en absoluto. Lo relevante es su decisión de recuperar viñas olvidadas y elaborar vinos que Maite Corsín definió perfectamente como “vinos de paisaje“. Vinos acordes con su entorno, con la naturaleza que le rodea y que están mantenidos y cuidados conforme a la tradición establecida a lo largo de los tiempos.

Margalagua

Vinos elaborados con cepas olvidadas y con otras que para muchos de nosotros resultan totalmente desconocidas: Listan blanco, marmajuelo, gual, forastera, trincadeira preta, vijariego negro, moscatel negra o listán gacho.

Viñas que sin su entorno no son nada. Pierden su personalidad, su alma y cuyos nombres reafirman su procedencia: Táganan (“rodeado de montañas“), Valdemedel (hace referencia al arroyo que transita por la parcela), Viña de Aldea, Lousas (“pizarra” en gallego), Margalagua (“madre del agua“) o Albahra (“mar pequeño” o “laguna“, relacionandolo con Alpera debido a la red de manantiales naturales y fuentes que tiene).

Pequeños tesoros que no llegan a 600 botellas en algunos casos y cuyos comentarios de cata quiero compartir con todos vosotros.

Los vinos.

(Para ver la ficha técnica de los vinos abra el enlace picando con el ratón sobre su nombre)

1.- Táganan blanco 2013.

Envínate. Taganan Blanco 2013

Cata:

Amarillo dorado de lágrima fina y densa. Untuoso en agitación. Nariz compleja con notas de fruta amarilla (membrillo), cítricos, apuntes tostados, toques de manzanilla (¡florpower!), pan, toques amielados y minerales, pedernal. En boca muestra una buena acidez con un ligero picor en boca. Toques salinos, ligero en boca, pero marcando personalidad. Intenso, de buen recorrido, largo y con un toque final con cierta amargosidad que incita a seguir disfrutando.

2.- Tinta Amarela, Parcela Valdemedel 2012.

Envínate. Tinta Amarela parcela de Valdemedel

Cata:

Bonito color picota con menisco carmesí y con lágrima fina, densa y ligeramente tintada. Nariz con predominio de la fruta roja y el aporte mineral. Fragrante, limpio, con toques florales, canela y cacao. En boca tiene buena acidez, frescura, elegante, goloso y largo, con predominio de la fruta. Retronasal larga, elegante, con estructura. Un vino excelente, equilibrado,  en el que la fruta habla por sí misma, es la protagonista dejando muda a la barrica, aunque sea francesa.

3.- Lousas Viño de Aldea 2012.

Envínate. Lousas Viña de Aldea

Cata:

De color picota y capa alta con menisco carmesí. Lágrima densa, fina y ligeramente tintada. Inicalmente se muestra huraño en aromas, pero dejándolo respirar nos deleita con notas de fruta roja (guindas, cerezas), sutiles aromas de raspón, aporte mineral, cacao. Boca sedosa, con buena acidez que le dota de frescura y una retronasal elegante y con unos toques balsámicos muy agradables. Buen vino y muy disfrutable.

4.- Lousas Parcela Seoane 2012.

Envínate. Lousas Parcela Seoane

 Cata:

Color picota de capa alta, menisco carmesí. Limpio y brillante. Atractivo. Nariz marcada por los aromas de fruta roja, balsámicos, notas florales, higuera, tabajo, mineral, cardamomo y naranja sanguina. Complejo y rico en matices. Boca fresca con un ataque goloso, sedoso, con muy buena acidez y recorrido. Retronasal marcada por las notas minerales, balsámicas y de sotobosque. Muestra una excelente evolución a lo largo de toda la cata. Buen vino, con personalidad y marcando diferencias de terruño a pesar de compartir casta con Lousas viña de Aldea.

5.- Táganan Parcela Margalagua 2012.

Envínate. Taganan Parcela Margalagua

Cata:

Picota de capa media, lágrima fina y densa. Menisco carmesí. Brillante. Nariz que necesita aireación inical y que tras ella empieza a desgranar aromas de roca volcánica, florales (rosas), sutiles torrefactos, toffe, notas especiadas y de sándalo. Boca marcada por una buena acidez, fresco, sedoso aunque se echa en falta algo más de recorrido. Sabroso y con personalidad.

6.- Albahara 2013.

Envínate. Albahra 2013

Cata:

Color picota con ribete rubí de capa media baja. Brillante. En nariz inicios con notas de reducción que necesitan aireación. Tras ella se muestra mineral (talco), fruta roja madura y floral. En boca muestra volumen, buena acidez, estructura, cuerpo y potencia. Es largo y envolvente. Excelente vino en el que la fruta manda y que incita a seguir disfrutando de él.

7.- Táganan Tinto 2013.

Envínate. Taganan Tinto 2013

Cata:

De color cereza picota y cuerpo medio con menisco carmesí. Notas iniciales de sulfídrico y azufre. ¡¡¡Aireación!!!. Tras ella abre a notas de fruta roja y  especiadas, mentoladas, eucaliptos y tostados, pero no muestra notas de franqueza. Hay problemas en el vino. En boca se muestra complicado, difícil y en algunos momentos presenta síntomas defectuosos que no hacen posible el disfrute del vino. Espero recatarlo en breve y poder completar la cata con otra botella que se encuentre en mejores condiciones.

Envínate. Vinos

 Conclusiones:

No cabe duda de que nos encontramos ante vinos muy personales en los que el terruño y las castas predominan sobre la acción del hombre. Guiados por las normas que dicta la naturaleza y marcando los “tempos” que indique “Selene”, los vinos del Proyecto, o mejor dicho, del Equipo Envínate van dirigidos a enochalados de mente abierta, sin prejuicios y con el sólo fin del disfrute de elaboraciones muy bien hechas, aunque tal vez el rozar el nivel mínimo de sulfuroso en algunas elaboraciones conlleve ciertos riesgos.

Seoane

La frase “lo más personal es el terroir, la uva es el medio de comunicación” tal vez resuma la filosofía de estos jóvenes, pero expertos viticultores y con unos objetivos muy claros en su punto de mira.

Con tiradas que van de las 650 botellas del Lousas Parcela Seoane 2012 o del Táganan Parcela Margalagua 2012 a las 7.000 del Albahra 2013 queda claro que su intención no es vivir de estas elaboraciones, sino disfrutar en un proyecto claramente personal de recuperación del terruño.

¡Afortunados los que habéis conseguido una botella, porque de vosotros será el disfrute!

Cachicán, el nuevo proyecto de Nacho León y cía.

Cachicán

Lo primero por lo que tuve curiosidad cuando me enteré del nuevo proyecto de Nacho León fue saber qué significaba “Cachicán” así que me fui a la web de la RAE para ver su significado encontrando no sólo uno, sino tres. A saber: “guarda de una finca”, “persona astuta, diestra” y “capataz”.

Nacho, acompañado esta vez en el proyecto Demencia por Bruno Arias, toman el tercer significado para darle nombre y forma a dos vinos “peculiares” en la zona de El Bierzo:

  • Un blanco elaborado con uvas de la variedad Godello de cepas viejas, que se encuentran salteadas en 3 ha de viñas de las zonas de Villafranca del Bierzo y Villadecanes, buscando conseguir de 180 kg  “un mosto con unas condiciones de pH y acidez que le otorgan gran estabilidad” para una producción de 92 botellas.
  • Un tinto elaborado con uvas de las variedades Mencía (130 kg) y Doña Branca (20 kg) utilizando de la primera uvas menos maduras y realizando una fermentación a temperaturas más bajas para evitar la extracción de aromas herbáceos y excesivamente astringentes.  Resultado 82 botellas.

Afortunado y gracias a Juan Ignacio Ayerbe, alma mater de la web El Sumiller, pude conseguir algunas botellas para poder comentarlas y hacerles partícipes de mis impresiones, porque he de reconocer que yo también soy adicto a la “De-mencía“.

Cachicán 2013 Godello. 13% vol.

Cachicán godello

La cata:

Amarillo pajizo con ribete ligeramente dorado y reflejos cobrizos. Muestra una ligera turbidez. Lágrima lenta.

En nariz afloran notas de fruta blanca (manzana) con aportes sutiles de membrillo fresco, ligeras levaduras y toques cítricos, y algo que nos sorprendió fueron unas “escondidas” y ligeras notas de toffe.

En boca muestra una buena acidez. Es fresco, goloso, pero no empalagoso. Rico. Deja una retronasal en el que las notas frutales prevalecian dejando un ligero amargor final que te incita a seguir disfrutando con el vino. Adictivo. De trago largo -si empiezas… acabas-.

Vino distinto y con personalidad propia.

Cachicán 2013. Mencía (87%) y Doña Branca (13%). 13% vol.

Vendimiado dos semanas antes realiza fermentación en una barrica aierta sin adición de sulfuro y permanece en barrica usada durante 5 meses.

Cachicán mencía y doña branca 2013
Cachicán mencía y doña branca 2013

La cata:

Precioso color picota de capa media alta con menisco carmesí.

En nariz se muestra algo huraño de inicio aunque una vez aireado despliega notas de fruta negra, sutiles ahumados y recuerdos minerales.

En boca tiene una buena acidez, un tanino sedoso pelín secante, pero que no molesta. Agradable aunque algo corto de recorrido. Muestra ligeros verdores que le dotan de frescura y una retronasal en el que la fruta predomina. Fácil de beber, agradable y con un aporte de  frescura que le da la casta la Doña Branca hacen de él un vino para disfrutar de inicio a fín.

 Vinos distintos creados por Nacho Bueno y cía, personales que nos alejan de la globalización vinícola ¡qué ya es de agradecer!.

¡Salud y buen vino!

De vueltas con la Ribeira Sacra: Vinos de Dominio de Bibei

Botellas 14-03-2013 22-16-22

Hace unos días le comentaba a un periodista, que me hacía una entrevista para un períodico digital, mi predilección por dos zonas contrapuestas en todos los sentidos (por castas, por clima, por terruños y por situación geográfica), como eran la zona NW y la SE de la península ibérica. Zonas en las que se están produciendo tal vez los cambios y las aportaciones más atractivas del panorama vinícola español, en mi modesta opinión, claro está, y hablando como zonas en su conjunto y dejando aparte nombres emergentes de forma individual en el resto de las zonas vinícolas.

Gutier enologo 14-03-2013 21-00-39

Asi pues el poder participar en una cata-presentación de vinos de una de las bodegas más atractivas de la zona de la Ribeira Sacra, como Dominio de Bibei a través de su enólogo Gutier, era todo un lujo, y como trovador, cronista o escribano -seleccionen ustedes lo que más les guste- paso a describir las sensaciones que me produjeron los vinos presentados, que veo que, como en el anuncio de la fabada, los veo con prisa y “ansia viva” por conocer mis comentarios sobre los vinos de esta bodega con 32 ha. de producción y parcelas de alta densidad de vides y corta producción.

Los vinos.

1.- Lapola 2010.

70% godello, 20% albariño y 10% Dona Blanca. 12,5%. 6 meses en barrica sobre lías.

Lapola 2010 14-03-2013 21-05-53

Cata:

Presenta un color amarillo con menisco alimonado. Limpio y brillante. Untuoso en agitación. La nariz muestra notas cítricas y ahumadas iniciales. Apuntes de crianza en madera, mantequilla, fruta amarilla (membrillo). En agitación despliega matices de flores blancas y minerales. Atractivo.

Lapola copa 14-03-2013 21-11-18

En boca muestra buena acidez, untuosos, envolvente y largo. Retro marcada por notas minerales y apuntes de tostados. Madera muy bien integrada y un final ligeramente amargoso, sin molestar.

2.- Lalama 2009

85% mencía, 15% brancellao, mouratón y garnacha tintorera el resto. Fermentación en depósitos troncocónicos.

Cata:

Color picota de capa media y menisco carmesí. Notas de fruta roja (fresa) y negra. Apuntes ahumados, notas mienerales (grafito), balsámicos y ligeros apuntes de sangre. Compleja y elegante nariz.

Lalama 2009 copa 14-03-2013 21-33-22

En boca tiene buena acidez, se muestra fresco, con volúmen y una retronsasal en la que aparecen notas minerales, balsámicas (regaliz) y notas lácteas (yogur de fresa).

3.- Lacima 2009

Elaborado con un 85% mencía y un 15% brancellao. 13% vol.

Lacima 2009 14-03-2013 21-43-36

Cata:

De color picota de capa media-baja. Menisco caremsí con reflejos azulado y lágrima fina.

En nariz se muestra cerrado de inicio, algo huraño. Con más tiempo de oxigenación muestra notas minerales, fruta madura roja, balsámicos, apuntes de hojarasca y torrefactos.

Lacima 2009 copa 14-03-2013 21-46-17

En boca tiene buena acidez. Es goloso, fresco, elegante y un pelín secante, sin molestar, más bien sedoso. Muy buen recorrido y retro complejo y elegante.

4.- Refugallo 2009

90% mencía, 10% garnacha, brancellao y mouratón. Envejecido sobre lías durante 20 meses, 65% en barricas de roble francés de 300 litros y 35% en foudres de 45 Hl. y, posteriormente, durante 18 meses en botella. Uvas procedentes del viñedo más jóven de la bodega.

Refugallo 2009 14-03-2013 21-26-12

Cata:

Muestra un bonito color picota de capa media-baja y menisco carmesí. En nariz notas de fruta roja, apuntes ahumados y ligeros minerales (pizarra), con notas herbáceas.

Refugallo 2009 copa 14-03-2013 21-26-52

En boca muestra un correcta acidez, fresco y ligero, algo corto y  “frugal” de sensaciones.

5.- BM Brancellao 2007

60% brancellao, 40% mencía. Fermentación alcohólica en barricas 500l. Envejecido sobre lías durante 20 meses en barricas de roble francés de 300l. y, posteriormente, en botella durante 30 meses más. Sólo se han elaborado 1000 botellas.  12,5%

Cata:

Color cereza con menisco ligeramente atejado y de capa media-baja. Lágrima viva.

BM Brancellao 2008 copa 14-03-2013 22-05-05

En nariz muestra notas iniciales de reducción y medicinales que desaprecen en aireación. Se muestra cerrado. Necesita tiempo para que despliegue las notas de fruta negra, balsámicos, minerales y ligeros mentolados. Apuntes de cáscara de naraja y florales (¿violetas?).

En boca muestra muy buena acidez, mostrandose complejo, largo. Notas en retronasal marcadas por los ahumados y minerales con un final de recuerdos balsámicos (regaliz).

Vino que nos ha parecido muy en la línea de los vinos de tendencia “borgoñona” con una boca que predomina sobre las sensaciones olfativas.

Esto es lo que dio de sí la excelente cata (y post-cata) en la que la zona vuelve a demostrar un gran potencial y un claro elemento diferenciador apostando por castas autócontas y por el terruño, algo que en un mundo globalizador -y la viticultura no escapa a ello- siempre es de agradecer.

¡Salud y buen vino!