De copa en boca: Viña Marisa 2014. Crowdfunding para salvar una viña.

Juan Luis Beltrán Martín

El proyecto:

Hace cuatro años y gracias a la web de crowdfunding www.verkami.com tuve noticias de un proyecto capitaneado por Juan Luis Beltrán Martín, asentado en la población de Hoyos de Pinares en el SE de la provincia de Ávila, que tenía como finalidad rescatar de una muerte segura una parcela de 0,5 ha. de viñas de viejas garnacha que iba a engrosar la lista de las 500 ha. que se habían perdido en los últimos años. Ya hablé del crowdfunding en un post hace dos años, por si necesitan información al respecto.

Viñas de garnacha olvidadas

La idea no sólo me pareció atractiva, sino valiente y pensé, como otros tantos enochalados, que merecía la pena ayudar a salvar parte de nuestro patrimonio vinícola tan duramente castigado.

De este proyecto nacería un vino único, Viña Marisa 2014, con apenas 1.150 botellas.

Abriendo mortero a las viñas

El vino

En septiembre de 2014 se realizó la vendimia de la que se recogieron unos 1.500 l. La uva se despalilló y encubó en depositos de acero inox. de 750 litros.
No se realiza pie de cuba, realizando la fermentación expontáneamente.

Después de despalillarla, maceró por espacio de 6 días antes de arrancar la fermentación alcohólica de forma espontánea, la cual se mantuvo por espacio de 28 días, con buenas temperaturas de fermentación, teniendo que usar frío solo por espacio de unos pocos días, y nunca sobrepasando 25 grados de temperatura.

Garnachas

Hizo la maceración post fermentativa y el sábado 1 de noviembre se prensó y pasó a barrica, 3 de 300 litros y 1 de 225 litros.

Crianza en barricas
Realizó una crianza de 12 meses en barrica de roble francés usada de 300 l. y se embotelló el 22-11-2015

Embotellado el 22-11-2015

La cata: Viña Marisa 2014

Bonito color picota de capa media y menisco carmesí acompañado por una lágrima fina, densa y ligeramente tintada.

Aromas con claro protagonismo de las notas de fruta roja madura que se conjuntan con aportes balsámicos y sutiles apuntes minerales y torrefactos.

Ataque fresco en boca en la que refleja buena acidez y un excelente equilibrio acidez-alcohol (no olvidemos que cuenta con 15% vol.). Tanino sedoso “marca” de la garanacha y goloso, que hace de él un vino elegante. Trago largo, envolvente y con muy buena estructura.

Viña Marisa 2014 Hoyanko

Retronasal en la que las notas de fruta-balsámicos-minerales predominan en un vino redondo.

Realmente bueno y para disfrutar de inicio a fin. Reivincación de casta y suelo, de terruño. Por cierto, uno que es previsor, se hizo con algunas botellas que fueron algunas regaladas y otras para seguir disfrutando y viendo la evolución del vino a lo largo del tiempo.

¡Salud y buen vino!

Fotografías:  Cabecera de Pepe Franco / FOTOVIN, Juan Luís Beltran Martín y autor.

¡Que madre no hay más que una, y garnachas…!

Volvíamos a reunirnos los miembros del enolobby charro, como es menester cada mes, en torno a vinos elaborados exclusivamente con garnachas nacionales de la mano de César Ruiz, miembro destacado de La Tintorería Vinoteca y amigo que hizo que fuera una cata muy, muy interesante.

César Ruiz 29-05-2013 18-56-13

Aparte de la selección de vinos y del director de la cata la reunión fué muy especial al recuperar a dos pesos pesados del grupo que por razones ajenas a su voluntad habían tenido que dejar de asistir a nuestras reuniones mensuales, y el volver a verlos y compartir la experiencia, sensaciones y opiniones fue un grado de satisfacción y alegría.

Además nos reuníamos en el gastrobar Lilicook por primera vez y también estábamos espectantes de cómo nos atendería la “cocina”, pero eso lo comentaré al final.

Los vinos.

Los vinos 29-05-2013 21-01-20

Como aperitivo a la batería de garnachas que se avecinaba César nos presentó un vino blanco elaborado con uva albariño con un estilo más cercano al Jura que a las Rias Baixas: Xuntanza 2010.

Vino elaborado en fudres de 2º año en el que no se realiza control de temperatura y en el que no se produce velo en flor, pero sí una ligera oxidación, y de la que sólo se elaboran 450 botellas.

Xuntanza Meaño 2010 29-05-2013 19-24-07

Cata:

Muestra un color amarillo ligeramente alimonado, untuoso y con lágrima fina y densa. En nariz notas amieladas, cítricas y con ligeros apuntes tostados, notas minerales (calcáreos), flores blancas y furtos secos. En boca muestra una buena acidez, pelín cálido -hay que servirlo con menos temperatura- y un ligero amargor final.

1.- Algueira Madialeva 2011 de Fernando González. Zona de Doade. 100% garnacha tintorera y 13% vol.

Viñas sobre suelos pizarrosos. Pisado con los pies y encubado en tinos de roble con un 100% de raspón. Crianza de 10 meses en barricas usadas de roble francés.

Algueira Madialeva 2010 29-05-2013 20-43-24

Cata:

Picota de capa alta y menisco carmesí. Lágrima fina y densa. Vivo, brillante y muy atractivo.

En nariz notas minerales, de fruta roja (muy frutal), y aporte floral. Atractivo y fresco en nariz.

En boca se muestra un pelín secante debido al aporte del raspón, con unos taninos aún marcados, pero mostrando una buena estructura y correcta acidez. Le falta evolucionar en botella aunque apunta muy buenas maneras para ser un gran vino.

2.- Propiedad H. Remondo 2010. Bodegas Álvaro Palacios. Alfaro. Elaborado con “garnacho”, tal y como se denomina a la garnacha típica de La Rioja. 14,5% vol.

Viñas de 25 a 90 años sobre suelos ferrosos y cálcios. Fermentación espontánea en tinos de madera con bazuqueos. Maloláctica en barricas y crianza de 14 meses en barricas 50% nuevas y 50% de un vino.

Propiedad 2010 29-05-2013 20-59-49

Cata:

Picota de capa baja y lágrima viva. Se muestra cerrado aunque se manifiestan notas de naranja sanguina y apuntes de ligeros verdores que denotan el uso de raspón. Notas calcáreas, ahumados, ligeros lácteos y notas golosas. En boca muestra muy buena acidez y estructura con ligeros apuntes cálidos que hay que tener en cuenta a la hora del servicio.

3.- Cámbrico Calabrés 2008. Bodegas del Cámbrico. Villanueva del Conce (Salamanca).

Variedad casi perdida en la Sierra de Salamanca y que se injertó en cepas de 40 a 60 años. Crianza en barricas de 300 l. de roble francés durante 24 meses.

Cámbrico Calabrés 2008 29-05-2013 20-59-32

Cata:

De color picota de capa media con reflejos rubíes.

En nariz es una sinfonía de aromas: pétalos de rosas -no en valde al etiqueta son pétalos-, corteza de naranja, apuntes lácteos y ligeros mentolados. Complejo y rico en matices.

En boca tiene una excelente acidez acompañada por un tanino goloso, de largo recorrido y con una retronasal compleja mostrando una ligera calidez. Tal vez le falta aún más tiempo para pulir la excesiva crianza y dar un vino más redondo.

4.- Les Manyes 2010. Dominik Huber. Torroja. 14% vol.

Viñas de 60 años sobre suelos arcilloso-calcáreas. Elaborado bajo normas biodinámicas en tinos de roble y vinificación con un 100% de su raspón. Crianza durante 24 meses en fudres de roble francés.

Les Manyes 2010 29-05-2013 21-00-03

Cata:

De color picota de capa media y menisco carmesí.

En nariz es un vino que necesita mucha aireación en el que aparecen inicialmente notas medicinales, punta de golosina de fresa, mentolados y apuntes almizclados.

En boca tiene buena acidez, pelín astringente, con un tanitno frutal y ligeramente cálido.

Tal vez sea el más camaleónico y cambiante a lo largo de la cata que descolocó a propios y extraños.

5.- El Puño 2009. Norrel Robertson. Calatayud.

Elaborado con viñas situadas entre 700-800 metros sobre el nievel del mar y con una edad entre 40-50 años. Crianza de 16 meses en barrica usada de roble francés.

El Puño 2009 29-05-2013 20-46-40

Cata:

Color picota de capa media y lágrima fina y densa.

Nariz con notas de mermelada de fresa, apuntes ahumados y rastros de volátil y fósforo. Evoluciona a lo largo de la cata dando notas de café, carne y torrefactos.

En boca tienen una acidez equilibrada mostrándose cálido, pelín secante y con amargor final. Potente.

6.- Vino de Familia 2011. Raúl Pérez. Cebreros.

Vino elaborado con viñas situadas en orientación N. Suelo granítico. Utilización de un 80% del raspón y maceración hasta el 22 de diciembre. 15%.

Vino de Familia 2011 29-05-2013 20-44-38

Cata:

Color picota de capa media con menisco carmesí. Lágrima fina.

En nariz se encuentran notas de raspón que va dando paso a apuntes de fruta roja. Se muestra cerrado. La boca se muestra golosa, con buena acidez, fresco y largo. Más disfrutable en boca que en nariz.

7.- Bernabeleva Arroyo del Tórtolas 2010. Marc isart. San Martín de Valdeiglesias.

Viñas plantadas con una densidad de 2.200 unidades por Ha sobre un total de 1,25 Ha, con 65 años de edad. Suelos graníticos y muy poco fértiles. Vinificación en tinos de madra con un porcentaje de raspón. Maloláctica realizada en barricas de roble francés de entre 225 l y 600 l. Crianza en barrica siempre superior a 11 meses.

Arroyo del Tórtolas 2010 29-05-2013 20-59-21

Cata:

Picota de capa baja con menisco rubí. Lágrima fina.

En nariz se nota que le falta más aireación dando paso a lo largo de la cata a notas de fruta roja, apuntes tostados y notas de “sésamo”. En boca mantiene una buena acidez, ligeramente secante y con un marcado amargor final. Complejo y complicado.

8.- Casa Castillo El Molar 2011. José María Vicente. Jumilla

Viñas plantadas en 2005 con plantones procedentes de Cerdeña (canonnau). Vinificación con porcentajes altos de raspón en maceración y encubados en tinos de roble usado.

El Molar 2011 29-05-2013 21-00-18

Cata:

Picota de menisco carmesí. Lágrima fina y densa. En nariz notas ligeras de raspón, fruta roja y sutiles mentolados. Boca golosa, fresca, sedosa y largo aunque un poco secante. Excelente RCP.

Al igual que nos sorprendió César con un albriño fuera de toda norma nos presentó como final de cata un vino que realiza un fermentación durante dos años: Pegaso Pizarra 2002. Vino de Telmo Rodríguez elaborado en la zona de Cebreros. Viñas a 1.200 metros de altitud sobre el nivel del mar. Crianza en grandes barricas borgoñonas de 600 l.

Pegaso 2002 29-05-2013 21-54-06

Cata:

Vino que se muestra con un color rubí atejado y lágrima fina y lenta. En nariz con notas de lacas que desaparacen dando paso guindas en licor, notas minerales (pizarra) y especias. En boca se muestra poderoso, cálido, goloso, ligeramente licoroso, punto secante y que necesita mantener una temperatura idóndea de servicio para no resultar pesado.

Conclusiones:

Obviemante no están todos los que son, pero son todos los que están y la cata muestra un buen reflejo de las garnachas nacionales a día de hoy. El decir que la garnacha es una uva que no envejece bien o que es fácil de beber y muy comercial denota la gratuidad de algunas afirmaciones ya que no “habla” sólo la variedad, sino también el clima, el suelo y la forma de elaborar el vino.

Desde mi punto de vista y a modo de resumen, Cámbrico calabrés 2008 se desmarca de los demás por una excelente y compleja nariz. Propiedad H. Remondo 2010 muestra un buen conjunto en nariz y en boca aunque fue el que tuvo un declive más acusado a lo largo de la cata. Madialeva 2011 marca por su aporte frutal y su frescura, aunque las notas de raspón pueden ser malentendidas. El Puño 2009 de Norrel tal vez sea el más potente -por algo eligio un puño de etiqueta ;)- y pueda deberse por buscar un gusto más “inglés”. Vino de Familia 2011 me gustó mucho en boca en contra de una nariz “constreñida”. Les Manyes 2010 fue una decepción, lo siento por sus seguidores, pero lo econtré “raro-raro”, no lo entendí y tal vez sea porque no acabo de pillarle el punto a los vinos biodinámicos. Navaherreos Arroyo del Tórtolas 2010 fue el más complicado de la cata; necesitado de más aireación tal vez sea preciso una recata porque tenía buenos “mimbres”. Casa Castillo El Molar 2011 es el vino para hacer adeptos al vino en general y a la garnacha en particular: excelente RCP, frutal, fresco en nariz y goloso y muy agradable en boca. Y por último el albariño Xuntanza 2010 me pareció de lo mejorcito que he probado en blancos en los últimos meses; vino con personalidad, alejado de los cánones al uso en las Rias Baixas. Con respecto a Pegaso Barrancos de Pizarra 2002 hubo, como en Las Ventas, división de opiniones entre los que no encontraban una buena evolución en el paso por botella del vino y aquellos -entre los que me encuentro- que encontramos un vino complejo, pero con poderío y aún con aportes de fruta y notas minerales que lo hacen merecedor de una buena “faena”.

Como comentaba al principio era la primera vez que nos íbamos a reunir en el gastrobar Lilicook y la verdad es que nos sentimos como en casa con una buena cocina que maridó a la perfección con los vinos y de las que os dejo unas muestras como su Carpaccio de bola de ibérico o su Milhoja de foie con queso mozarella que acompañaron a unas Croquetas de boletus y a una copa de yogur con narjana amarga de postre. ¿Salivando verdad?

Carpaccio de bola de ibérico 29-05-2013 21-19-12Milhoja de foie con queso mozzarella 29-05-2013 21-27-15

Riojas clásicos para un aniversario.

La verdad es que cualquier excusa es buena para organziar una cata, pero en esta había una de peso: llevamos un año en el que nos reunimos una vez al mes en La cocina de Toño, tras el cierre de El Candil, y esta continuidad del grupo había que celebrarla. Para ello nada mejor que catar riojas “clásicos” de los años 60, 64 y 70, con adhesiones de un blanco del 68 y un tinto del 89, aunque hubo ciertas decepciones debido a los “cadáveres” que nos fuimos encontrando por el camino.

5 tintos

Los vinos se mantuvieron al menos 72h en posición vertical para que los depósitos se mantuvieran en el fondo de la botella y fueron decantados antes de servirse con el fín de evitar los citados resíduos.

Los vinos:

1.- Ygay Murrieta blanco 1968

MMurrieta R68 bot

Aportado por Juan Antonio.  Según la información de la bodega para los blancos de la época, igual que para los tintos, había un tiempo previo a la crianza en barrica en depósito de aproximadamente un año. Las crianzas en barricas podían ser de aproximadamente 100 meses, mientras que el porcentaje de variedades se situaba en torno al 95% de viura y un 5% de malvasía.

Cata:

MRiscal 68

El vino presenta un bonito color miel, limpio. A pesar de que al inicio en nariz muestra aromas no francos, con la aireación van dando paso a notas  de tabaco de pipa, acacia, saúco y caremlo, puntas de cáscara de naranja, frutos secos, miel, notas sutiles de melocotón y apuntes de panadería. En boca mantiene una buena -y sorprendente- acidez, notas de brandy y azucar quemado (ajerezado).

2.- Marqués de Murrieta Reserva 1960.

MMurrieta R60 bot

Elaborado con un 69% de tempranillo, 13% de garnacha, 13% de mazuelo y un 5% de graciano.

Las uvas de esta vendimia dieron en La Rioja unos vinos muy relevantes a pesar de ser calificada tan sólo como BUENA por el Consejo Regulador de D.O.Ca. Rioja.

La crianza de este vino fue realizada en depósitos en sus 6 primeros meses. Los cuatro años siguientes estuvo en barricas de edad media para pasar después a barricas muy viejas que lo mantuvieron casi 22 años más en lenta evolución de su crianza. El resto del tiempo corresponde a botella.

El aroma, muy desarrollado en la botella, así como su sabor muy variado en matices sumamente atractivos, prestan a este vino, de buen nivel de color y claras tonalidades teja, una conjunción, elegancia y finura de gran puntuación.

Es previsible que en la botella pueda mantenerse seguro de sí mismo durante varios años en curva de lento ascenso. Finca Ygay, Junio de 1990.

Cata:

M_Murrieta 60

De tonalidad rubí con capa media baja y menisco atejado-anaranjado En nariz notas predominantemente terciarias de pelo, cuero, notas terrosas, tabaco de pipa, té e incienso. En boca se muestra “cítrico” con buena acidez, carnoso, con un retrogusto de madera de “sacristía” y dátiles.

3.- Bodegas Bilbaínas Vendimia Especial 1964.

Estado corcho Bilbaínas

Lamentablemente no le debió de sentar nada bien el viaje y, a pesar de no tener fugas en la cápsula y sólo obsevar una ligera merma de líquido, pertenece al mundo de los “muertos”. Una vez quitada a cápsula se observa que hubo contacto con el vino. Muestra un color totalmente opaco, marronáceo y aromas a breva madura, “Bobril”, no muy agradables. Lástima.

Estado cápsula Bilbaínas

Bilbaínas VS 64

4.- Monte Real Gran Reserva 1964

Elaborado con la técnica de maceración carbónica y después envejecido en barrica.

MReal R64

Cata:

De color guinda con tonalidades rubíes y menisco atejado. A pesar de haber sido decantado un poco antes del servicio mantiene aún notas de reducción que desaparecen y dan paso a notas de almizcle, cuero, tabaco, carne cruda, cáscara de naranja, apuntes balsámicos y guindas en licor. En boca muestra buena acidez con un tanino aún secante, pero con una punta de golosidad. Muestra buena estructura y excelente buquet que lo hacen largo, envolvente y muy agradable.

Aunque fue uno de los vinos que disfrutamos en la cata de Monte Real en septiembre del 2010 sigue estando plenamente disfrutable y aunque se nota que ha perdido parte de las notas frutales que observamos hace casi dos años y medio, sigue manteniendo una punta de notas de fruta roja y naranja sanguina. Realmente excelente.

5.- Glorioso Reserva 1970

Glorioso 70 bot

100% tempranillo.  13% vol.

Elaboración:

Las uvas se despalillaron y maceraron posteriormente en frío. El mosto fermentó a temperatura controlada y se crió en barrica bordelesa de roble francés con un tostado medio de 225 L durante 18 meses. Permaneció en botella durante 18 meses en bodega antes de su comercialización.

Estado cápsula GloriosoEstado corcho Glorioso

Cata:

Lamentablemente fue otra de las bajas de la noche. Corcho práctitamente desecho, con fugas, pero que no se observan en la cápsula y apesar de tener cierta transparencia a contraluz se muestra con un color marrón evolucionado “Quina Santa Catalina”, con síntomas de oxidación, notas de carne cruda y en boca totalmente acuoso, sin nervio ni estructura. Se rezó por su alma, y eso de que no hay quinto malo…

Glorioso R70

6.- Monte Real Gran Reserva 1970

Nos esperaba el último vino de los históricos y realmente no defraudó. También formó parte de la cata de los Monte Real del 2010 y hay que descubrirse ante un vino aún vivo, con estructura y  vida por delante.

MReal GR70

Cata:

De color rubí con notas ambarino-yodadas en el menisco. De capa baja. Notas de guindas en licor, carne cruda, teja húmeda, tabaco, cacao, pétalos de rosa seca, aún complejo. En boca muestra una buena acidez, sedoso, sin aristas, largo y envolvente. Excelente para dejar un buen sabor de boca.

7.- Carlos Serres Gran Reserva 1984

Aportado por César fue realmente una grata sorpresa. Con un color rubí con menisco atejado y capa baja. Notas de guindas en licor, cáscara de naranja, tabaco, cueros y apuntes de fruta roja. Boca con buena acidez, tanino golos y redondo. Si a eso le unimos una muy buena RCP, pues no le ponemos ningún pero. Agradable y disfrutable.

Conclusiones:

La verdad es que, como decía al principio, cada botella es un mundo, pero dejando a parte los “finados” y centrándonos en los vinos con los que más se disfrutó y que más juego dieron no cabe duda de que el Marqués de Murrieta 68 sorprendió a propios y extraños, aunque en un inicio hubo dudas de su nitidez olfativa que fue disipándose a lo largo de la cata. Vino con “chicha” y una acidez que aún lo hace fresco.

De entre los tintos brillaron y fueron evolucionando -que no decayendo- de inicio a fin de la cata el Marqués de Murrieta del 60 que fue claramente de menos a más y los dos Monte Real, reserva 64 y gran reserva 70. Si bien se observa que el aporte de la fruta va dejando paso -parece mentira que estemos hablando de esto en un vino de casi 50 años- a notas terciarias, son vinos con un complejo y delicado bouquet que los hacen elegantes, largos y sedosos en boca en el que aún se nota cierto aporte tánico.

Vinos en copas

Y como colofón el equipo de La cocina de Toño -esta vez con Sergio al frente- nos deleitó con un excelente menú del que destacaría una “Deconstrucción de Zurrukutuna” y una Carrillera ibérica estofada al vino tinto con parmentier de patata trufada que realmente quitaba el sentío y de los que os dejo estas muestras para que acabéis salivando:

ZurrukutunaCarrilleras

Y ahora, por favor, no me hablen todos juntos y vayan opinando uno a uno que hay sitio y tiempo para todos 😉