Cata de vinos de Mallorca. ¡Tanto por descubrir y disfrutar!

Foto portada vinos de Mallorca

 Seguramente que si pregunársemos a más de uno por los productos más emblemáticos de la isla de Mallorca un alto porcentaje se irían a la sobrasada y a la ensaimada, quedando el vino en un lugar relegado, si es que lo llegan a nombrar a pesar de ser más antiguo que los otros dos.

Breve apunte histórico.

Se tiene conocimiento del consumo de vino en la isla en los años VII y VI a. C., debido al comercio fenicio y cartaginés, y datos de introducción de la viña y de producción de vino desde el año 123 a. C. cuando fue conquistada por el ejército romano de Quinto Cecilio Metelo.

Anforas Mallorca

Tras su paso por la época musulmana durante más de trescientos años  Jaime I la conquista en el s. XIII y se conceden las primeras licencias de cultivo de viñas. Durante los ss. XIV al XVIII es cuando la actividad vinícola se convierte en una de las principales bases económicas de la isla gracias al comercio marítimo más que al consumo interno.

Las plagas de pulgón y después de oidium a principios del s. XIX provoca una dismiución de la superficie cultivada que se ve activada tras la entrada de la plaga de la filoxera en Francia y la urgente demanda propiciada por los bodegueros franceses. Lamentablemente la filoxera también llegó a Mallorca en 1891 teniendo un efecto devastador en las viñas y en el cambio de producción ya que se sustituyó su cultivo por otros más productivos y más rentables como el almendro.

La reactivación de la elaboración de vinos de calidad no llega hasta los años 90 del s. XX en la que se produce una clara apuesta de una serie de viticultores y bodegueros por obtener vinos de mejor calidad centrados en castas autóctonas frente a las foráneas cuya producción va destinada casi en exclusiva a satisfacer la demana de vino al turista de origen centro-europeo y nórdico con gustos bastante prefijados.

En esta cata no están todos los que son, pero sí considero que es una muestra de cómo se pueden hacer excelentes vinos centrados en el terruño, en castas autóctonas y en elaboraciones que se apartan de la injerencia artificial y dejan hablar a la naturaleza.

Variedades de uva.

Dentro de las tintas podemos encontrar Manto negro, Callet, Gargallosa, Cabernet Sauvignon, Fogoneu, Merlot, Monastrell, Syrah, Tempranillo y Pinot Noir.

Uvas gorgollasa

Y de las variedades blancas: Prensal (moll), Chardonnay, Macabeo, Malvasía, Moscatel de Alejandría, Moscatel de grano menudo, Parellada, Riesling y Sauvinon blanc.

Bodegas y vinos catados.

1.- Vins Toni Gelabert.

Pequeña bodega familiar de elaboración artesana que nace en 1979 bajo la dirección de Toni Gelabert con el objetivo de elaborar vinos en los que sea la naturaleza la que hable bajo una elaboración biodinámica y con la mínima intervención externa.

Los vinos:

Macabeu 2015 de Toni Gelabert

Macabeu 2015 de Toni Gelabert

Elaborado en un 100% con uva macabeu. 12,5% vol. Fermentación en depósito de acero inoxidable y mes y medio sobre sus lías.

La cata:

Color amarillo pajizo con ribetes alimonados. lLimpio y brillante. Nariz con predomino de notas florales, fruta blanca, pan tostado y sutiles minerales. Más floral que frutal. En boca se muestra untuoso, elegante y con una excelente acidez.

Muestra más complejidad en nariz que en boca, pero con todo es un vino muy disfrutable con muy buena RCP.

Illenc 2014 de Toni Gelabert

Illenc 2014 Mallorca

75% callet y 25% cabernet sauvignon. 12 meses en barricas de roble frances. Cepas a 300 msm.

La cata:

Color picota de intensidad media con un atractivo ribete rubí. Bonito. En nariz despliega abanico de aromas de fruta roja y negra, regaliz, granada, toffe y ligeras sensaciones vegetales que le dotan de frescura. Boca con buena acidez y un excelente tratamiento de la barrica que permite que la fruta no quede en un segundo plano, pero que dota al vino de muy buena estructura. Largo y elegante en retronsal. Me encantó.

2.- Anima Negra.

La bodega ÀN Negra está situada al SE de la isla de Mallorca elaborando sus vinos en la antigua posesión de Son Burguera, cerca de Felanix, que data del s. XIII.

Como tal, ÀN Negra nace en 1994 con el objetivo de respetar las particularidades de suelo y variedades autóctonas (manto negre, fogoneu, prensal y sobre todo callet) y elaborar vinos con una personalidad propia aunando clima, tierra y variedades, o lo que es lo mismo, terruño.

Quibia 2015

Quibia

60% Callet, 30% Prensal y 10% Muscat-Giró. 12,5% vol.

Vendimia en pequeñas cajas de 10 Kg. Selección manual de las uvas antes enfriadas en una  cámara y sobre lecho de nieve carbónica para evitar oxidaciones.
Maceración en frío del Prensal a unos 12ºC durante aproximadamente 10 horas en atmósfera carbónica. Después del prensado se procede al desfangado en depósitos especiales para pasar a la fermentación auna temperatura de unos 17ºC

Fermentado y criado sobre sus lías durante unos cuatro meses en depósitos de acero inoxidable de 7,000 L.

La cata:

Podríamos decir que este vino en una parte es un “blanc de noir”. Amarillo pajizo. Aroma a tonos anisados conjuntados con toque minerales y ceniza. Boca con buena acidez aunque se muestra corto en recorrido. Ligero paso de boca.

3.- Sistema Vinari

En el año 2010 nace, fruto de una apuesta entre amigos, Sistema Vinari con el fin de elaborar vinos por y para los amigos con la única finalidad de disfrutar. En el 2012 la “apuesta” se consagra con la elaboración de Chateu Paquita junto con Francesc Grimalt y Sergio Caballero.

Chateau Paquita 2014

Chateau Paquita 2014

Elaborado con 45% callet, 30% manto negro y 25% monastrell. 12,5% vol. Crianza de 6 meses en barricas de roble de 500 l. y afinamiento durante 3 meses en tinas de acero inoxidable y 5 meses más en botella.

La callet y la manto negro realizan la fermentación y la maceración en depósitos de acero inoxidable sin superar los 26º C durante 20 a 35 días, mientras que la monastrell realiza una maceración carbónica.

La cata:

De color rubí de capa baja, va avisando de que estamos tratando con otra idea de hacer vino. Excelente nariz compleja que desgrana notas de clavo, terrosas, mermelada de fresa, mandarina, canela, ligeras puntas de salazón (arenque) y sutiles verdores que para nada molestan. En boca tienen un toque “rústico” original al que no todos los paladares están acostumbrados tal vez porque nos hemos olvidado de ese toque “primario” que, en mi caso, me encanta. Original, distinto, fresco y con muy buena acidez. Para beber sin “dejar prisioneros”.

4.- Can Majoral

Bajo la premisa de elaborar vinos singulares y de calidad nace en Algaida el proyecto de Can Majoral que cuenta en la actualidad con 17 ha. de viñedo en las que se encuentran 14 variedades diferentes.

Situadas en dos lugares del término de Algaida y mientras que las tierras de Son Reus son franco-arcillosas con un abundante porcentaje de óxido de hierro que dota al terreno de una coloración rojiza denominadad call rojo, las de Son Roig son tierras de suelos calcáreo-arcillosos que permiten a las viñas absorver la humedad adecuada.

Gorgollasa 2013

Gorgollasa Mallorca

100% gorgollasa, variedad autóctona que estuvo a punto de desaparecer. 13% vol. Ha sido criado 12 meses en barricas nuevas de roble francés.

La cata:

Bonito color picota de capa media. Limpio y brillante. Atractivo. Nariz que evoluciona a lo largo de la cata comenzando con el protagonismo de la fruta roja y acabando con una combinación de flores azules y tinta china. Lástima que la intensidad olfativa sea corta. En boca se muestra ligero en recorrido, pero mantiene muy buena acidez con una retro floral y frutal propia de la variedad. Podríamos definirlo como correcto y sin defectos en el que la gorgollasa muestra su identidad.

5.- 7013 Petit Celler

Bodega que nace de la inquietud de Sebastià Ordines y Pep Cànaves por elaborar vinos de uvas autóctonas como la mantonegro y la prensal blanc.

7103 Bota 2013

Negre Bota 2013 Mallorca

Elaborado con un 60% mantonegro de viñas de más de 50 años y un 40% merlot plantadas sobre terrenos predominantemente calcáreos. 13,5 % vol. 2.000 botellas.

Crianza de 10 meses en barricas nuevas de roble francés.

La cata:

Bonito color rubí de capa media-baja. Nariz con notas de acetato (pegamento) que se entrecruza con apuntes de fresa, especiados, lácteos y toques mentolados. En boca las sensaciones de acetato se incrementan no haciendo muy disfrutable el vino. Lástima, aunque no desisto en volver a recatarlo.

6.- 4 Kilos Viticultores

En agosto de 2006 Francesc Grimalt y Sergio Caballero crean en Mallorca la empresa denominada 4Kilos por la inversión que ambos socios realizaron en pesetas y  destinada a elaborar vinos en los que uva y terruño hablen sin someterlos a reglas fijas de elaboración. Lo importante pare ellos es que el conjunto de ambos elementos  dotan a sus vinos de una clara personalidad que los hace diferentes.

Las variedades que cultivan son callet, cabernet sauvignon, fogoeneu, merlot, monastrell y syrah.

Grimalt i Caballero 2010

Grimalt Caballero 2011 Mallorca

Elaborado con un 90% callet y un 10% fogoneu provenientes de dos fincas distintas: Viña Ermassos (0,6 ha.) y Viña Petita (0,34 ha). 14% vol. Crianza de 14 meses en barrica nueva de 225 l de roble Allier.

Viñedos con una edad que comprende entre los 40 y los 50 años

La cata:

Bonito color rubí de capa baja que deja entrever cierta evolución cromática. En nariz es necesario airearlo sin piedad, lo pide, para poder ofrecer las sensaciones florales (pétalos de rosa seca y violetas) acompañadas de elegantes apuntes minerales. En boca se muestra elegante, graso, largo, equilibrado y sin aristas. Excelente vino con un sólo “pero”, necesita tiempo en copa para poder expresar todo su potencial y complejidad, por lo que hay que tener paciencia para disfrutarlo en todo su esplendor, aunque la espera merece la pena.

Estamos en una buena época para vistiar Mallorca, aunque cualquier tiempo es bueno para disfrutar y descubrir no sólo sus personales vinos, sino también conocer a sus “padres” ya que gracias su duro y buen trabajo los podemos disfrutar el resto de los “enochalados”.

¡Salud y buen vino!

Fotos: 7103 Petit Celler (portada), Diario de Mallorca (ánforas), www.infoagro.com (uva gorgollasa)

Ophiusa 2011, un vino de la “Isla de las serpientes”

Viñas de Cap de Barbaria

La verdad es que cuando vi por primera vez el vino me llamaron la atención varias cosas : su aspecto visual con esa etiqueta tan llamativa, su nombre, Ophiusa,  que significa la primera acepción toponímica de la isla de Formentera dada por los griegos y cuyo significado es “Isla de serpientes” y, por último, su composición ya que junto a las conocidadas cabernet sauvignon, merlot y monstrell aparece una casta desconocida para mí, la fogoneu, y de la que no había probado ningún vino que la incluyera.

Terruño de Cap de Barbaria
Terruño de Cap de Barbaria

Así que tres motivos suficientes para probar este Ophiusa elaborado en la Bodega Cap de Barbaria dirigida por Xavier Figuerola y cuyas uvas provienen de a penas 2 ha. con suelos arenosos y de rocas calcáreas, y del que apenas salen al mercado unas 6.040 botellas al año.

El vino:

Ophiusa 2011 está elaborado con las uvas cabernt sauvignon, merlot, monastrell y fogoneu. 14% vol.

Cada casta envejece por separado en barricas de roble francés y americano entre 6 y 10 meses

Ophiusa 2011
Ophiusa 2011

La cata:

Color picota de capa media con menisco carmesí. Lágrima fina y densa. Limpio y brillante.

A copa parada aparecen notas de fruta negra y yogur de fresa. Apuntes florales y notas sutiles de sotobosque junto con plantas silvestres. Ligeras notas de verdores que no molestan y le dotan de frescura. Monte Mediterráneo. Sutiles tostados.

En boca se muestra complejo, con notas de frutos negros y balsámicos (regaliz). Buena acidez que compensa su grado y mantiene la sensación de frescor. Buen ataque y estructura en la que las notas frutales prevalecen sobre la crianza con una retronasal en la que el terruño mediterráneo también se deja notar junto con una madera muy bien integrada.

Ophiusa
Ophiusa

Realmente es un vino distinto en el que el aporte del terruño marca esa diferencia junto con un buen equilibrio entre fruta-crianza-acidez que le dotan de complejidad.

Por cierto, que si alguno de uds. se anima ha realizar una visita a la isla también pueden disfrutar de este vino en el coqueto Cap de Barbaria Petit Hotel que la familia regente a escasos metros de las viñas. ¡Qué más se puede pedir!. Disfruten, están en su blog.