La evolución en el nombre de los vinos… ¡y un poquito de por favor!

La verdad es que no se si a algún estudioso se le ha ocurrido la idea de elaborar, como poco, una tesis doctoral sobre la evolución en el nombre de los vinos en este país. Y es que hemos pasado de llamar a los vinos por el nombre del dueño de la bodega (Muga, López de Heredia), o por nombre noble del propietario (Marqués de Riscal, Marqués de Griñón), o por homenajear a nuestros antecesores (Do Ferreiro), o por la uvas con las que se ha elaborado (TNS -a saber: touriga nacional y syrah-), o del pago de donde nacen las uvas que luego dan lugar al vino en cuestión (Pago de Carraovejas, Pago de los Bancales), o el nombre del mineral predominante en el terroir (Pirita),…  a darles unos nombres que parecen nacidos de una noche loca: Terrible, La Bruja Avería, La Zorra o De Puta Madre, entre otros.

Vino del hijo del herrero

¿Se imaginan a ustedes diciéndole al camarero “póngame una Zorra” o “un De Puta Madre“? y no digamos si al llegar le pedimos a La Bruja Avería y de momento -muy educadamente- nos contesta que sólo le quedan Espinete rosado y Don Pimpón Fermentado en Barrica.

¡Por favor! Como petición a los que dan nombre a los vinos -de los que no he discutido la calidad de los mismos- ¡piensen un poco en el consumidor final! y eviten que nos salgan los colores -o nos los saquen- por el simple y gozoso hecho de pedir un vino.

8 opiniones en “La evolución en el nombre de los vinos… ¡y un poquito de por favor!”

  1. Te doy toda la razón Mario. Quieren ser tan originales que se pasan. Como por ejemplo un buen caldo llamado Cojón de Gato, sin ir más lejos.
    Sería mejor que destacaran por su calidad o seriedad, que por su nombre un tanto escatológico, a veces. El vino, creo que se merece un mejor trato.

  2. Hombre Mario, ¡que todos no podemos ser marqueses! 😉

    Está bien que se abra el abanico de nombres; quizá sea una forma de atraer otros consumidores, pero eso sí, que mantengan un poco de gusto y que no busquen en los nombres ladygagaismos.

    Saludos,

    Jose

  3. Sin problemas con “La Zorra”. Me caen muy bien esos animalillos…. pero el otro caso… No me veo, me mire como me mire, como que no me veo y pese a que suelo hablar como un carretero. Quizá, eso sí, tendría un atisbo de maldad y diría algo como: “Escoge tú el vino, reina mora, que a mi no me llega la presencia de ánimo” }:-)))))

    Saludos,

    Jose

  4. Teneis que pensar que solamente en España hay 900.000 etiquetas de vino. Sabeis lo dificil que es nombrar un vino nuevo? No teneis ni idea. Además, este que mencionais, La Zorra, esta así puesto a propósito de la fábula de Samaniego “La Zorra y las Uvas” que además está reflejada en su etiqueta. Promoviendo cultura.

  5. Buenas capitán. Qué no tenemos ni idea lo asumimos y por eso intentamos seguir aprendiendo, pero el tema en cuestión va en llamar la atención sobre algunos nombres de vinos que en determinadas circunstancias no son muy apropiados, siempre a nuestro modesto entender.
    ¡Buena travesía!

Deja un comentario