El último encuentro


No, no es que vaya a dejar de participar en el ciberespacio con este blog -aunque la verdad es que tengo que buscar tiempo debajo de las piedras-, es el título de uno de los últimos libros que he leído gracias a la recomendación del buen amigo Gabriel Haro.
Sándor Márai

El libro escrito por el el autor húngaro Sándor Márai se desarrolla en un castillo de caza de Hungría en el que dos amigos de la juventud, que no se han vuelto a ver desde hace cuarente años, se vuelven a reunir para desvelar un secreto en torno al recuerdo de una mujer.
Excelente narrador, te envuelve en la historia resaltando no sólo la gran descripción de ambientes sino la gran sensibilidad a la hora de describir las sensaciones.

Como vino recomendado -y que disfruté a lo largo de la lectura del libro- mencionar el Bürklin Wolf 2005 Ruppertsberger. Pfalz. 100% riesling y con 13º.
Sobre la bodega tenéis una reseña en el blog del amigo Joan Gómez Pallarès dentro de la cata que hizo sobre otro vino de la bodega.

Cata:
En vista se mostró amarillo con menisco dorado. Lágrima viva y untuoso en agitación en copa.

En nariz predomino de aromas cítricos, notas tropicales, fruta amarilla y minerales -con notas de piedra caliente-.
En boca muestra una excelente acidez con un ligero amargor final. Buen paso de boca, fresco, largo, envolvente y con una retronasal elegante.

También recordaros que el día 23 tenemos la IEC#6 en la que el tema de cata serán vinos elaborados por enólogos volantes y a la que estáis todos invitados.

5 opiniones en “El último encuentro”

  1. Excelente básico de Bürkiln-Wolf, que un un poco de reposo, está cada día más estupendo.El otro día, Alder Yarrow, de Vinography, proponía alternativas a la “simple” ingestión de vino y comida. Y yo le propues dos: citar paisajes que te seduzcan junto con el vino que te gustaría tomar mientras los contemplas; y, dos, pensar en obras de arte y vinos con que te gustaría estarlas contemplando.Tú abres una vía apasionante: qué vino asociarías con una lectura determinada. Sandor Marai con un riesling que no tenga mucho azúcar residual es una gran idea.Felicitaciones, de veras.Por lo demás, en esta ocasión sí he tenido tiempo y mi “flying winemaker” ya está en el hangar a punto de despegar el día de autos!!!Saludos!Joan

  2. Me alegro de que te gustase el libro, es impresionante como describe el autor los paisajes y esas sensaciones olfativas de los lugares, y el final un poco amargo, aunque por otr lado bastante logico. Mario y ¿ que me dices del Chablis de la novela? o ese vino que toman, que se elaboro el año de su graduacion militar. Por otro lado me parece magnifica la eleccion de ese riesling, un vino elegante y muy sensual, de gran belleza.Un abrazo

  3. Bueno, no esperes mucho, amigo mío, para mañana. Mi presupuesto no dió (ya lo avanzo) para lo que tenía in mente y tuve que recurrir a mi plan B. No está mal, vaya el vino está muy bien, pero no será ninguna sorpresa para nadie.SaludosJoan

  4. Joan,sorpresa será porque aún no sabemos cuál es, y ya se sabe que lo que ha de estar bien es el vino. Excelentes vinos he probado por menos de 10€ y no te digo nada la excelente RCP del ya mítico Borsao del año ;-).Un saludo,Mario.

Deja un comentario