De copa en boca: L’Ombre 2015, el proyecto de Jorge Pérez

Siempre que busco vinos de una zona determinada para organizar una de mis catas suelo contactar con vinotecas que trabajen en la zona, ya que prefiero que me recomienden vinos que no suelen salir del entorno al ser pequeñas elaboraciones realizadas por gente enamorada de la viña, del entorno, del terruño, que buscan evitar que se pierdan variedades abocadas al olvido.

En este caso, Roberto Juncal, propietario de Juncal Alimentación, me envió, junto con los vinos de Xurxo Alba, este L’ombre 2015 del que no tenía noticias ni sobre el elaborador, Jorge Pérez, ni sobre su bodega situada en Lentille (Orense), por lo que entré en modo “busca y captura”.

Jorge Pérez, viñador

Jorge Pérez, viñador

Creo que nadie mejor que él para contar en primera persona su historia, su filosofía de trabajo y sus proyectos:

Bueno mi proyecto fue una locura ya que las circunstancias me obligaron a tomar una decision de hacer esto, el nacimiento de mi hijo en 2010 provoco todo esto , dejar mi antiguo trabajo , y emprender y emprender , primero alquilando una bodega en la que estuve 5 años , hasta que el dueño me quiso subir el alquiler al doble y obligandome a dejarlo ya que el hijo queria seguir el con mi esfuerzo y retomar el la bodega.

Y el año pasado a seguir emprendiendo ya que mi contrato se acaba en diciembre de 2016 y encontre una bodega derruida completamente con 400 años de antiguedad, y restaurandola al 100 por cien , en pocos meses , sin ayudas economicas , hipoteca y para adelante , y aqui estoy con mi ilusion y sin parar.

Entrada de bodega y viñas

Los viñedos los recupere de gente que los abandona y que cuentan con edades de mas de 60 años de antiguedad y alquilando esos terrenos y trabajandolos yo .
Tengo poca produccion sobre una hectarea de viñedo y sobre 8.000 botellas anuales.
Elaboro un treixadura monovarietal (6500 botellas mas o menos ) , un caiño blanco monovarietal (unas 800 botellas ), y este año he sacado un tinto caiño tambien 100 % (400 botellas ). junto con otros pequeños proyectos que he comenzado también este año.

Los suelos son graniticos y de poco rendimiento organico .

Mis vinos se elaboran sin levaduras , fermentacion expontanea y sin añadidos quimicos , estoy en niveles de sulfuroso muy muy bajos un 5 % total.

En viña no utilizo productos quimicos ni herbicidas , lo mas organico que puedo, y los vinos se embotellan en el mes de junio, se dejan descansar bajo tierra hasta que salen a la venta 7 o 8 meses despues , salvo el caiño que sale al cabo de 2 años.

parras-ribeiro

L´ombre del francés “sombra” refleja el trabajo que hago y se representa en mi sombra, que es mi hijo, por ello la etiqueta del vino lleva las huellas de su mano, parte fundamental de mi vida.

L’ombre 2017.

Elaborado con 100% uva treixadura en la zona de Lentille-Cenlle (Orense) bajo DO Ribeiro. 12% vol. P.VP. 10,50 €

Lombre 2015 en copa

La Cata:

Preciosa vista de color amarillo verdoso intenso y limpio con ligera untuosidad en agitación.

Nariz marcada por notas de fruta blanca muy bien conjuntada con sutiles toques de laurel, puntas minerales y aromas anisados.

En boca muestra una excelente acidez. Fresco y a la vez con sensaciones grasas. Largo, elegante y con un toque de amargor final que lo hace aún más adictivo.

Excelente trabajo con la treixadura a la par que se va recuperando casta, terruño y bodega.

Espero seguir el desarrollo de este interesante proyecto en el que Jorge Pérez ha puesto tanto esfuerzo, dedicación y sacrificios para ir en busca de su sueño.

¡Y no duden de que lo contaré aquí, en su blog!

¡Salud y buen vino!

A pita cega: el vino que nace en Lagar de Sabariz, mi “Shangri-La”

A pita cega 2011

En mi último viaje a Galicia invitado por el CRDO Ribeiro, y del que dejé constancia en mis post sobre Riberio I y Ribeiro II, tenía pendiente la visita a una bodega fuera de la DO, de la que había leído y escuchado cosas interesantes sobre su filosofía de trabajo y  su vino: A pita cega 2011.

Lagar de Sabariz
Lagar de Sabariz

Así pues, y antes de iniciar las actividades organizadas por el Consejo Regulador, realicé como copiloto de Pilar Higero una escapada a Lagar de Sabariz recorriendo esas carreteras sinuosas que hacen mágica la Galicia de interior .

Lagar de Sabariz
Lagar de Sabariz

Llegamos a la bodega en la que ella es el “alma mater” de una pequeña explotación vitivinícola bajo la filosofía de la agricultura biodinámica y que nada más llegar describí como un “Shangri-La”, un biotopo en el que la máxima es la armonía que queda reflejada a lo largo de todo el proceso vinícola. Me sentí como  Ronald Coman en Horizontes Perdidos cuando atraviesa el pasadizo acompañado de Jane Wyatt que los conduce al paríso tibetano en el que vive una idílica y utópica comunidad . ¡Todo un privilegio!.

Lagar de Sabariz Bodega exterior

Pequeña hacienda rodeada de suaves colinas y bosques que la aislan de toda influencia “maligna”. El Miño a escasos 400 m. en línea recta, pero del que no llegan sus malditas nieblas. Ovejas, gallinas y ocas, romero, rosales, lavanda, hierbabuena, fresas -¡mon dieu! nunca olvidaré ese aroma a fresa de Sabariz-, Tempranillo, fiel perro guardián de vidas y hacienda, y vides de albariño y treixadura.

Viñas de Lagar de Sabariz 17-06-2013 11-45-03

Se siente la armonía y el equilibrio de la naturaleza reflejada en un vino que ha conseguido hacerse un hueco en el mundo vinícola por trasmitir una filosofía de vida dentro de una botella y apreciada en una copa excelentemente plasmado en el post sobre A pita cega 2011 de Joan Gómez Pallarès

A pita cega 2011
A pita cega 2011

El vino, A pita cega 2011 está elaborado con uvas de albariño, treixadura casi al 50% y otras bajo cultivo biodinámico provenientes de 4 ha. en Sabaríz (Orense) situadas en suelos ácidos, sueltos y bien oxigenados que Pilar define como “viticultura de granito”,  que se vinifican por separado y se crian durante 2-3 meses con sus lías finas, realizando una estancia de un año en depósitos de acero inoxidable. 13,7% vol. Botella totalmente reciclable y eliminación de la etiqueta en favor de tinta vegetal no contaminante. El respeto por el medio ambiente llevado a su máxima expresión.

La cata:

El vino en vista se muestra amarillo pajizo con menisco alimonado. Lágrima fina y densa. Untuoso en agitación.

Nariz que va evolocionando con el tiempo iniciando un predominio de notas frutales (manzana) y continuando con el aporte de aromas cítricos y minerales. Sutiles florales (lavanda).

En boca muestra una muy buena acidez. Untuoso, envolvente, largo, con ese punto de amargor que lo hace adictivo. Elegante y muy disfrutable.

A pita cega 2011 ha sido elegido hace unas semanas como el mejor vino blanco del año 2013 para la web especializada www.elmundovino.com y por mi parte, unos meses antes, en las útlimas navidades, lo incluí en mi lista de “top ten” del año 2013 en la web www.prwinenews.com con la que colaboro.

Si tienen ocasión, pruebenlo, mejor dicho, disfrútenlo porque no les dejará indiferentes, y si quieren comentar sus impresiones están en su casa, están en su blog.

¡Salud y buen vino!

Adega do Moucho: el reino de la uva treixadura

Gracias a Germán Muñoz, experto en terroirs y suelos, amén de buen amigo, tuve la oportunidad de disfrutar con un gran vino elaborado en una bodega en la que la uva treixadura es la reina: Adega do Moucho.

El vino catado es de  la añada 2010  cuyo viñedo es posiblemente uno de los pocos que se encuentra situado dentro de un nucleo urbano, en este caso en Ribadavia (Orense) y del que apenas se elaboran 3.700 botellas. Todo un lujo.

Quizá como una imagen vale más que mil palabras -aunque sea en gallego se entiende perfectamente- lo mejor es que conozcáis a los principales protagonistas:  José Manuel Martínez Juste (enólogo) y  Francisco García Pérez (bodeguero). Dos amantes de su tierra cuya inquitud queda refledada en la elaboración de este vino.

El vino: Adega do Moucho 2010

Elaborado con un 90% de uva treixadura y un 10% que aportan las variedades albariño, loureira, godello y caiño . 13,5% vol. D.O. Ribeiro

Vino de uva treixadura
Vino de uva treixadura

El vino fue macerado en frío durante 6 horas, con fermentación a 16º y realizando una crianza en barricas de roble Alier, Nevers y Húngaro durante 8 meses.

Cata:

Preciosa visa con tonalidad amarilla y menisco dorado. Lágrima fina y densa. Untuoso en agitación.

En nariz se muestra complejo, limpio y elegante, desplegando notas de fruta blanca y amarilla de hueso. Sutiles tosados debido a su paso por barrica. Apuntes florales (camomila) y elegantes aromas de bollería y notas cítricas.

Corcho Adega do Moucho 2010. Uva treixadura

En boca se muestra goloso, pero no empalagoso, fresco, pero no “simple”, mostrando una excelente acidez y untuosidad. Graso y envolvente, llenándote la boca de sensaciones y con una madera bien integrada que no predomina sino que conjunta las sensaciones gustativas.

Es largo y “adictivo” con una retronasal en la que las notas de fruta y crianza se conjugan con sutiles cítricos y minerales mostrando un elegante amargor final.

Realmente un gran vino que seguramente mejorará en botella habida cuenta de su buena acidez y estructura y que no habrá que perder de vista.

Video: Zafimar

Ribeiro (II): sus vinos

Tras dos días de visita por varias bodegas del Ribeiro, yendo en algunos casos a “maximus itineribus”, pude disfrutar y descubrir una serie de vinos que me gustaría compartir con todos vosotros. La mayoría de ellos blancos, elaborados con un mayor aporte de la uvas treixadura, otros en compañia de godello y en algunos caso aportaciones de uvas minoritarias como alvilla, lado, loureira, torrontés o mayoritarias, pero con pequeñas aportaciones en la elaboración, como la palomino fino.

Algunos elaborados como vinos jóvenes, otros elaborados sobre lías y algunos con su pase correspondiente de barrica.

Éstas en el caso de los vinos blancos, aunque si hablamos de vinos tintos, minoritarios en cuanto a cantidad, descubrimos la aportación de sousón, caíño, ferrón, brancellao o garnacha.

Os comento brevemente mis impresiones de 24 vinos, los que más me gustaron y con los que más disfruté. Para que luego no digáis que no tenéis vinos dónde elegir.

Los vinos:

1.- Casanova 2012:

Vino Casanova 17-06-2013 14-45-43

Elaborado con un 80% de treixadura y un 20% de godello, albariño y loureiro. 12,5%

Muestra un bonito color amarillo alimonado con lágrima fina y densa. Notas de fruta amarilla y flores blancas, puntas cítricas. Fresco, con buena acidez y buena estructura. Largo.

2.- Máxima 2010

Maxima de Casanova 17-06-2013 14-45-26

60% godello y 40% treixadura. 12,5%. Permanece en depósito con sus lías durante 6 meses y tres meses en botella antes de salir al mercado.

Amarillo intenso. Untusoso en agitación. Notas cítricas, a fruta de hueso -membrillo-, notas minerales y anisados. Boca con buena acidez. equilibrado. Notas salinas. Buen recorrido en boca con una untuosidad muy agradable.

3.- Sameirás 2012

Vinos de Sameirás 17-06-2013 17-40-42

55% Treixadura, 20% Albariño, 12% Godello, 8% Lado, 2% Loureira, 2% Torrontes y 1% Caíño Blanco. 13%

Bonita vista. Pajizo con menisco alimonado. Limpio y brillante. Lágrima fina y densa. En nariz notas de fruta blanca y apuntes de fruta amarilla. Florales y aportes minerales. En boca es amplio, con muy buena acidez y volúmen, de buen recorrido y persistente. Elegante.

4.- Sameirás 2012

Caíño 30%, Sousón 30%, Brencellao 20% y Mencía 20%. 12,2%. Uno de los pocos tintos que probamos … y que me gustaron. Bonita capa picota con menisco carmesí. Lágrima tintada. Brillante. Nariz con mucha fruta roja, fresas, balsámicos y un toque mineral y especiado que lo hacen muy elegante. Boca con buena acidez y recorrido. Fresco, agradable y frutal.

5.- Viña Mein 2012

Viña Mein 2012 17-06-2013 18-36-39

Elaborado mayoritariamente con uva treixadura y distintas proporciones de godello, loureira, torrontés, albariño y lado.

Amarillo pajizo con menisco alimonado. Aromático en nariz aunque tal vez le falte algo de frescura. Notas cítricas, pomelo, flores blancas y ligeros herbáceos. En boca muestra buena acidez aunque ligeramente graso y con marcado amargor final. Desde mi punto de vista le falta redondear y ajustar “parámetros”.

6.- Terra do Castelo 2011

Treixadura 100%. 12,5%

Amarillo pajizo con menisco ligeramente verdoso. Huraño en nariz despliega aromas florales, cítricos y apuntes minerales. En boca muestra buena acidez, redondo, con buen recorrido. Fresco.

7.- Terra do Castello 2010 Selección sobre lías

100% treixadura.

Color amarillo. Untuoso en agitación. Notas de membrillo compotado, jengibre, notas cítricas y balsámicas, flores blancas. Apuntes de notas de fruta de hueso y de pinar. En boca es fresco, con una acidez muy biencompensada y sin aristas. Buen recorrido. Muy disfrutable.

8.- Cuñas Davia 2011

Cuñas Davia 2012 18-06-2013 10-50-09

70% Treixadura, 205 Albariño, 8% Godello, 2% Lado. 13,50%

De color amarillo pajizo. Limpio y brillante. Nariz aromática con notas de fruta madura (manzana), sutiles anisados, apuntes florales y notas cítricas. En boca se muestra fresco con una acidez equilibrada, agradable, fresco y envolvente. Pelín de sensación secante del tanino en boca, pero con un amargor final elegante.

9.- Cuñas Davia FB 2010

Elaborado con treixadura y albariño. Fermentación y crianza sobre lías en barrica con batonage durante 3 meses.

Amarillo pajizo con menisco alimonado. Nariz con notas de fruta de hueso, compota de membrillo, ligeros apuntes melosos y fruta blanca, nota de pan tostado. Madera muy bien integrada, sutil. Fresco, largo y con estructura.

10.- Cuñas Davia 2011

Mencía, Brancellao, Caíño, Sousón. Crianza de 6 – 8 meses en barricas bordelesas y 6 meses en botella.

Preciosa vista de color picota con menisco cardenalicio. En nariz fruta negra, fresco, alegre. Notas minerales y ligeros tostados y notas especiadas. Madera muy bien integrada. En boca pelín secante por los taninos al usar raspón, pero sin molestar. Fresco. Incita a seguir bebiéndolo.

11.- Finca Teira 2012

Finca Teira 2012 18-06-2013 12-11-33

65% Treixadura, 20% Godello, 15% Torrontés. 12,5%

Amarillo pajizo con menisco verdoso. En nariz floral y frutal con toques minerales y notas alimonadas. En boca se muestra fresco, goloso, con buena acidez y recorrido. Muy disfrutable. Directo, “adictivo”.

12.- Tostado de Teira 2006

Tostado de Teira 18-06-2013 12-25-50

Vino elaborado con treixadura 100%. Vino naturalmente dulce en el que se utiliza para su elaboración el mosto procedente de una selección de las mejores uvas pasificadas a cubierto.

Precioso en vista. Ambarino, untuoso. En nariz tiene un punto de volátil. Es complejo con notas de miel, dátil, café, cáscara de naranja confitada. Muy buena acidez que lo hace fresco en boca. Goloso. Elegante. Para “levitar”.

13.- El Paraguas Atlántico 2012. Bodegas El Paraguas.

85% treixadura, 10% godello y 5% albariño. 3 meses en barrica de 300 l. de roble francés. 13%

Amarillo pajizo. Limpio y brillante. Nariz con aporte de flores y frutas blancas, notas cítricas. Boca sedosa, elegante, franca, con buena acidez y un punto salino. Una grata sorpresa para una bodega que elabora su segunda añada. Por cierto, si encuentran el 2011, no lo dejen en el estante.

14.- Terra Minei 2012. Adegas Frandicso Fernández Sousa

100% treixadura.

De color amarillo pajizo, su fuerte está en su nariz en la que las notas florales y la fruta de hueso se acompaña por notas minerales. En boca muestra buena acidez con buen aporte frutal y un amargor final que lo hacen elegante y adictivo. Para mí todo un descubrimiento.

15.- Cunqueiro III Milenium 2012. Bodegas Cunqueiro

Treixadura, Godello, Albariño y un justo porcentaje de Loureira. 12%

Bonita vista del vino con color amarillo pajizo y menisco ligeramente verdoso. Nariz huraña en un principio, pero va desplegando notas de flores blancas y apuntes herbáceos. Boca con buena acidez, estructura y untuosidad, pelín grasa. Muy disfrutable.

16.- Alberte 2012. Bodegas Nairoa

100% treixadura.

Amarillo pajizo. Limpio. Huraño en nariz con aporte de notas de flores blancas. En boca muestra su mejor forma con una retro marcada por las notas florales, una buena acidez y un elegante amargor final.

17.- Manuel Rojo 2011. Adegas Manuel Rojo

Treixadura, godello y lado. 13%

Vino de un pequeño colleiteiro que elabora apenas 10.000 botellas de un vino que se muestra bonito en vista, amarillo, limpio, intenso. Con una nariz compleja con notas florales, fruta amarilla y apuntes minerales. Boca fresca, con buena acidez, untoso, y con esctructura e intensidad.

18.- The Flower and the Bee 2012. Bodegas Gomariz.

The Flower and de Bee 2012 18-06-2013 20-16-13

Elaborado con la variedad treixadura y manenido durante 7 meses en depósito de acero inoxidable. 13%

Bonito en vista, amarillo con menisco ligeramente dorado. Ligeramente untuoso en agitación. Nariz floral, cítrica, con sutiles anisados y notas salinas. En boca es un vino muy agradable de beber, fresco, con buena acidez y untoso. Una muy buena opción para sorprender desde su etiqueta, llamativa y alegre.

19.- Gomariz X 2012.

95% albariño y 5% treixadura. 13%

Amarillo, limpio. Notas florales y fruta blanca con notas ligeramente minerales. Boca fresca, elegante, de buena acidez, equilibrado y agradable.

20.- VX Cuvée de Caco 2007

Cuvee Caco VX 2007 09-03-2013 14-36-32

100% sousón. 20 meses en barrica nueva de roble francés y ameriano. 14%

Picota de capa media-alta y menisco carmesí. Notas de fruta madura y ligeros tostados. Huraño en inicio que va despelegando aromas a fruta negra madura, notas mentoladas, torrefactos y tostados, apuntes balsámicos y minerales. En boca es potente, pero no agresivo. Buena acidez. Largo y envolvente con una excelente y compleja retronasal. Un gran vino tinto en tierra de blancos.

21.- 7 Cupos. Bodegas Casal de Armán.

7 cupos 18-06-2013 21-54-11

Treixadura, Godello, Albariño, Loureira, Caiño Blanco y Torrontés. 13%

Pajizo con menisco alimonado. Notas de flroes blancas, punta de resina, fruta amarilla. En boca es equilibrado, fresco, largo. Una buena opción para disfrutar.

22.- Colección Costeira 2012.

100% treixadura.

Amarillo pajizo. Nariz aromática con aportes de cítricos, fruta blanca y sutiles notas anisadas. En boca mantiene un buen equilibrio. Es fresco, con buena acidez y una retro de mediana intensidad, pero muy agradable.

23.- Vino espumoso 1989 de Viña Costeira

Curioso este vino espumoso elaborado por el método champanoise con un 100% de uva treixadura y degollado a las 15 horas del día 17 de junio de 2013. Servido a las 21 h.

Amarillo con reflejos dorados. Burbuja viva y constante. Notas de avellana y pan tostado, punta de fruta amarilla de hueso, membrillo. Boca con buena acidez y burbuja amable, pero con un corto recorrido en retronasal y ligero amargor final. Sorprendente.

24. Tostado Costeira 2007.

Tostado de Costeira 17-06-2013 22-07-41

Elaborado con uva treixadura y con una pasificación de la uva por aire (a cubierto), prensado, maceración y crianza en roble.

Preciosa vista ambarina. Brillante. Nariz compleja que despliega aromas a miel, membrillo, punta medicinal, caramelo. Boca untuosa en la que se repinten en inicio las notas medicinales, pero agradables, dando paso a naranja confitada, miel tostada y delicadas notas de pastelería. Muy bien equilibrada la acidez y el dulzor. Muy agradable. Para disfrutar con una copa en una buena sobremesa.

Obviamente no están todos los que son y no me he aventurado a incluir las notas de vinos que probé de forma muy rápida y a los que quiero dedicar más tiempo a su análisis y disfrute. Le dejo algunos nombres como N 2011, Pousadorio 2011 y 2012, Eduardo Peña 2012, Val de Nairoa 2012, Salvaxe 2011, Hush 2009 y 2010, Wish 2011, Finca Os Loureiros 2011 o A pita cega 2011.

¡Qué disfruten!

Ribeiro (I): sus tierras, sus viñas,… sus gentes

Muchos soñamos en tener ante nosotros grandes maravillas del mundo construidas por el hombre como la Torre Eiffel, El Museo del Prado, la Alhambra, Manhattan,…pero en este viaje, invitados por el Consejo Regulador de la D.O. Ribeiro y tras recorrer en casi 72 horas más de 12 bodegas y probar cerca de 70 vinos no te quedas con el nombre de las bodegas visitadas o de los vinos catados, sino con el nombre de las personas que hacen posible que con el trabajo duro de un viña de treixadura, godello, loureiro, sousón o caíño plantadas sobre suelos de esquisto, sábrego o granito, pobres en materia orgánica y en algunos casos en acusadas pendienes (socalcos) que dificultan aún más su labor, den como fruto vinos que están intentando romper con la “leyenda negra” de los vinos de la zona, los turbios. Y doy fe de que los esfuerzos están dando sus frutos.

Cuando nos enfrentamos a una copa de vino describimos su color, extraemos sus aromas y sabores, disfrtuamos con ellos o los rechazamos por distintos motivos, pero esta visita me hace reflexionar sobre las personas que intentan sacar lo mejor de sus tierras.

Claustro de San Clodio 17-06-2013 10-54-42

Teniendo como “cuartel general” el impresionante hotel-monasterio de San Clodio partimos hacia un recorrido intenso, vivo, en momentos estresante, pero en todo caso enriquecedor.

Nos encontramos en las grandes cooperativas la lucha de los enólogos como Ibán Vázquez Pateiro, de Terra do Castelo, en el que a pesar de ser una empresa jóven fundada en el 2004, contar con más de 100 socios y controlar más de 200 ha., consigue vinos como su Terra do Castelo 2010 Selección sobre lías o Manuel Castro, enólogo de la mayor cooperativa de la DO –Vinícola do Ribeiro-, que ha de controlar la producción de 800 socios y una extensión de 586 ha, y que nos hace disfrutar con el Colección Costeira Treixadura 2012 o mantiene vinos tradicionales como su Tostado de Costeira.

Bodega de Terra do Castelo -depósitos- 17-06-2013 19-33-05

En medio de cooperativas y colleiteiros se enmarcan las Adegas, algunas de gran tradición familiar y que han sabido recuperar e impulsar una viticultura basada en la sabiduría de los mayores, pero adaptadas a las nuevas tecnologías. Tuve la suerte de conocer el proyecto de Carlos de la Peña, propietario de la bodega Pazo Casanova, preciosa propiedad de 10 ha. de la que se surte para la elaboración de sus vinos Casanova y Máxima de Casanova y con el que mantuvimos a lo largo de la comida intercambios sobre las vicisitudes y preocupaciones en los hábitos de consumo de los españoles.

Viñedos de Pazo Casanova 17-06-2013 16-26-28

Recuperado hace treinta años por la familia Carreiro visité el primer coto vinícola de la Península Ibérica, Coto de Gomariz, teniendo el placer de contar como cicerone a Xosé L. Sebio, en cuyas tierras situadas en el valle de río Avia se realizaron las primeras plantaciones de viñas de la orden del Císter en el s. X y en el que se apuesta por las bajas producciones por planta y por la elaboración de vinos monovarietales bajo un concepto de terruño.

Viñas de Coto de Gomariz 18-06-2013 20-14-26

En otro escalón la relación hombre-terruño se acerca aún mas bajo la denominación de colleiteiro,  y tuve el placer de conocer a Antonio Cajide Gulín, de Adega Sameirás, preocupado por conseguir el mejor clon de treixadura en parcelas que en pocos metros pasan de estar a 100, 200 y 280 m. sobre el nievel del mar que se diferenecian por estar en tres tipos de suelos distintos, o con orientaciones distintas en la Ribera del Avia.

Antonio Cajide 17-06-2013 17-30-18

O el ímpetu desbordante de Manuel Formigo de la Fuente de Finca Teira, hombre con ideas claras, con 2 ha. de viña y 35.000 l. de producción y con un elegante  Finca Teira 2012 y un inolvidable Tostado elaborado según sus ascestros. O el deseo de Alfredo Fernández de Adega Pousadorio en darnos a conocer, a parte de sus vinos, el entorno que nos rodea y disfrutar con una visita enoturística por el valle del Miño y subiendo al Coto de Novelle en el que las vistas de la zona son realmente espectaculares.

Manuel Formigo 18-06-2013 11-35-41Vistas desde el Coto de Novelle 18-06-2013 14-20-32

No quiero olvidarme la bodega de Alberto García Úbeda de Adega Valdavia, que aunque jóvenes, él y la bodega, pues lleva elaborando desde el 2004, muestra el claro concepto de colleiteiro basado en el terroir, en el terruño y a la vez apuesta por un diseño jóven e innovador en la presentación de sus vinos. Con una extensión de 1,8 ha. plantadas con treixadura, godello, alvariño y lado, como variedades blancas, y sousón, brancellao, caíño y mencía, como tintas, elabora, en esta propiedad con 4 parcelas diferentes, 12.000 l. Por cierto, este año 2013 recibió el premio al mejor vino blanco de la D.O. Ribeiro por su Cuñas Davia 2012. ¡Parabens!

Alberto de Adega Valdavia 18-06-2013 10-14-37

Como bodegas nacidas a finales de los 80 y principios de los 90 y que apuestan por el enoturismo cabría resaltar, por un lado, Viña Meín en la que Javier Alén ha sido uno de los impulsores de los vinos de Riberio fuera de Galicia y Casal de Armán, en el que la familia González Vázquez elabora en siete parcelas vinos de gran personalidad como Os Loureiros o Finca Misenhora.

Viñedos de Miña Mein 17-06-2013 18-14-47

Por último quería resaltar, aunque se encuentra fuera de la DO. Riberio, la bodega Lagar de Sabariz con Pilar Higuero Bisbe a la cabeza. Propiedad de 4 ha. de viñedo en el que se cultivan las variedades de treixadura y albariño con bajos rendimientos y en suelos pobres de sábrego. Podría definirse como un verdadero “Shangri-La” en el que la viticultura se encuentra basada en un concepto biodinámico enmarcado en un conseguido biotopo armónico. Elabora un único vino, A pita cega, desde mi punto de vista totalmente distinto a los probados. Algunos lo califican de “mágico”, yo no llego a tanto, pero si lo definiría como muy personal marcado por el terruño en el que nace.

Viñas de Lagar de Sabariz 17-06-2013 11-45-03

Obviamente no están todos los que son, pero son un fiel reflejo de la tendencia por el cambio que se observa en uan DO enmarcada entre dos zonas como Rias Baixas y Ribeira Sacra, que está apostando por la presentación en el mercado de vinos propios, diferentes al concepto de jarra blanca y tazón, y que en mi humilde opinión, y no sin esfuerzo, considero que está consiguiendo.

Viñas de Ribeiro 17-06-2013 17-08-09

Bueno y seguramente estaréis esperando el comentario de los vinos catados qué más me han gustado, pero creo que es mejor que disfrutéis de hombres y haciendas en esta primera parte y dejemos los vinos para la siguiente, “Ribeiro: sus vinos”, en los que comentaré aquellos que me han parecido más disfrutables aunque he de reconocer que muchos de ellos los volveré a catar con más tranquilidad y sosiego.