Xurxo Alba: el “alma pater” de Albamar

No tengo el placer de conocer personalmente a Xurso Alba, “alma pater” de Bodegas Albamar, -y espero no tardar mucho en hacerlo- pero sólo hace falta leer a Joan Gómez Pallarés en su libro “Vinos Natuarles en España” o a Mariano Fisac en su “Galicia entre copas” para, al menos, conocerlo por sus vinos. Y así ha sido. -Por cierto, les recomiendo ambos libros, para todo amante y enochalado de pro además de seguir a Joan en sus comentarios de El País Semanal-.

Con todo el vídeo es demostrativo de que Xurso disfruta con su trabajo. Yo desde luego me hubiera pensado muy mucho entrar ahí, más que nada porque no creo que saliera por tal diámetro.

Xurxo encubado

Si el mundo empresarial perdió un enólgo consultor con la crisis, los amantes de este mundo ganamos al “hombre que es capaz de trasladar el carácter de su vendimia al depósito de acero inoxidable y está empezando a conseguirlo también en botella. Cuestión de irle siguiendo…”, nos decía Joan allá por 2013. Yo doy fe de que ese paso ya está conseguido en base a los excelentes vinos que está elaborando tanto en las tres hectáreas situadas en Rías Baixas, como en los que él llama “caprichos” establecidos en Ribeira Sacra o en Valdeorras.

1.- Albamar Finca O Pereiro 2015

O Pereiro. Xurxo Alba

Vino blanco elaborado con uva 100% albariño. Plantada en 2004 sobre suelos de arcilla, mayoritariamente.

Elaboración clásica con racimos pertenecientes a la Finca O Pereiro situada en un suelo especial a 200 metros del mar. Fermentación en inox con battonages.

La cata:

De color amarillo, limpio, brillante y untososo en agitación. Atractivo. Nariz con toques florales (blancas), yodo y elegante acompañamiento mineral. Boca con una excelente acidez, sensaciones grasas y cítricas acompañadas de aportes florales, yoados y recuerdos a algas. Directo y disfrutable de principio a fin.

2.- Alma de Mar 2016

(no contamos con foto de etiqueta ya que aún no habían procedido a etiquetarlas, y más vale pájaro en mano…)

Uno de los mejores Albariños que se pueden encontrar en el mercado. Xurxo Alba es el culpable de esta maravilla. Viñas plantadas en 1982

Viticultura: Uvas procedentes de cepas viejas de la parcela “O Pereiro” situada a orillas del mar, allá donde desemboca el río Umia, plantadas sobre suelos arcillo-arenosos. Conducción en espaldera.

Vendimia: Vendimiado manualmente.

Elaboración: Máximo mimo en todo el proceso, tanto en el campo como en la bodega. El vino se descuba y realiza la fermentación alcohólica. Nada más terminar ésta se efectúan battonages de sus lías más finas durante 8 meses en depósito de indox dependiendo de la añada. Después se lleva a cabo una trasiega, se filtra y se embotella donde permanecerá reposando 3 meses.  Realiza maloláctica. 0 sulfuroso.

La cata:

Color amarillo con toques verdosos que le dotan de elegancia cromática. Limpio y brillante. Aromas marcados por el aporte mineral que se acompañan por notas salinas, recuerdos de “marea”, toques vegetales, puntos anisados y unas sensaciones sutiles de lima. En boca es puro equilibrio, largo, elegante, con una acidez que marca y pura complejidad.

3.- Albamar Pepe Luís 2016

(Al igual de Alma de Mar aún no las habían etiquetado)

D.O. Rías Baixas – 100% Albariño.

Se trata de una cuvee especial procedente de cuatro microparcelas muy cercanas al mar cuyas uvas se caracterizan por una acidez málica alta. Suelos arenosos.

El mosto arranca la fermentación en inox con levaduras autóctonas y a mitad de la fermentación se pasa a 2 barricas de 500 l. de roble francés de varios usos y un fudre alemán de 1.330 l. en las que se cría durante 9 meses con sus lías finas sin battonages. Ésta añada ha arrancado la maloláctica en una barrica y en el fudre, en otra no.

Posteriormente se realiza el coupage del vino.

La cata:

Color que sigue marcando las notas cromáticas amarillas con reflejos verdosos que lo hacen atractivo. Nariz en la que las notas de fruta amarilla (ciruela y melocotón), la albahaca, el aporte del laurel y los toques minerales se muestran como los protagonistas. En boca mantiene una excelente acidez, marca de la casa acompañada de un ligero amargor final y una retronasal en la que se remarcan las notas minerales, fruta y laurel. Largo y con una tensión que le hace mantenerse a lo largo de toda la cata. Excelente.

4.- Capitán Xurelo 2015

Capitán Xurelo

Vino tinto D.O. Rias Baixas.

Elaborado con las variedades autóctonas Mencía, Caiño y Espadeiro, con crianza de 12 meses en barricas de roble.

Se elabora de barricas de O Esteiro que no le convencen a Xurxo Alba y se envasan en exclusiva para Roberto Juncal de la enoteca pontevedresa de Juncal Alimentación, pero de “segundo vino” no tiene nada. ¡Para disfrutar “sin prisioneros”!.

Uvas procedentes unicamente de la subzona Val do Salnés.

Es una edicion limitada de 300 botellas numeradas.

La cata:

Bonito color picota de capa media-alta con menisco rubí. Nariz en la que predominan las notas de fruta roja, el aporte terroso, los toques ahumados, los sutiles minerales (pedernal) y los recuerdos mentolados. En boca muestra buena acidez, mostrándose fresco, ligero y toques de cierta rugosidad. Vino que necesita aireación para mejorar a lo largo de la cata. En todo caso es un 2º vino de bodega digno y disfrutable, pero alejado de sus hermanos mayores que comentamos a continuación.

5.- Albamar O Esteiro 2015

O Esteiro

Vino tinto elaborado con variedades de uva mencía, caiño y espadeiro con crianza de 12 meses en barricas de roble. Viñas viejas en suelos arenosos.

Uvas procedentes únicamente de la subzona Val do Salnés. Producción de 850 botellas

La cata:

Precioso picota con menisco rubí. Serio y llamativo. En nariz plena frutosidad de frutos rojos acompañados de sutiles tostados y toques de ligero verdor que le dotan de frescura. En boca se muestra fresco, con sensaciones de cierta tanicidad de la fruta manteniendo una buena estructura, cuerpo y recorrido.

6.- Vino O Esteiro Mencia 2015

O Esteiro Mencía

Xurxo vinifica por separado las diferentes variedades y parcelas de sus tintos, antes de ensamblar su tinto O Esteiro seleccionando las mejores barricas y orígenes para elaborar monovarietales. Todas las uvas proceden del valle del Salnés.

Fermenta con levaduras propias, realiza una crianza de 12 meses en barricas francesas de diferentes tamaños y tonelerías.

Monovarietal de Mencia de la añada 2015

La cata:

Preciso color rubí con menisco atejado y lágrima viva. Sensaciones olfativas hurañas en inicio, pero que acaban desplegando las notas de fruta roja, pétalos de rosa, hojarasca y toques de verdor que le hacen fresco y adictivo. En boca presenta una excelente acidez con aportes ahumados, terrosos y sutiles sensaciones ligeramente astringentes. Atlántico por los cuatro costados. Excelente y, en mi opinión, el mejor de los tintos.

Dice Oliviere Rivière que si Europa es el Viejo Mundo, España es en la actualidad el Nuevo Mundo, vinícolamente hablando. Y no puedo estar más de acuerdo con él ya que sólo hace falta ver la cantidad de “savia” nueva que está aflorando y aportando, no sólo aire fresco, sino recuperando castas, elaboraciones de otros tiempos y vinos que siempre se hicieron y se perdieron en la noche de los tiempos en aras a la cantidad y se alejaron de la calidad.

No están todos los que son, pero si són todos los que están. Me guardo en la manga algunos de sus vinos para comentarlos en el apartado “De copa en boca” y así conseguir cierto “suspense”, mon ami!.

Espero que hayan disfrutado del post y ahora sigan mi consejo y disfruten con los vinos de Xurxo Alba cómodamente. ¡Están en su blog!

De copa en boca: Altos de Losada 2007 y 2008

Re-cata de Altos de Losada 2007 y 2008 cuatro años después.

Hace ya cuatro años que disfruté de estos dos vinos, Altos de Losada 2007 y 2008, en una magnífica cata dirigida por Amancio Fernández, enólogo de Losada Vinos de Finca, y guardé estas dos botellas para comprobar su evolución con unos años en sus espaldas y así poder comparar las sensaciones y cambios generados en este período de tiempo.

Llegó el día para ver los resultados y comparar cómo han cambiado ambos vinos, los dos elaborados con uva Mencía de cepas viejas y con una crianza de 15 meses en barricas de roble francés en un periodo de 4 años:

1.- Altos de Losada 2007.

Altos de Losada 2007

De color picota de capa media-alta con reflejos ligeramente atejados. Lágrima fina y densa.

En nariz necesita aireación para dejar escapar esas notas de reducción iniciales que dan paso a un predominio de notas fruta negra compotada, cacao, sutiles notas de vainillas, toques balsámicos (regaliz) y minerales.

Altos de Losada 2007 copa

En boca muestra una buena acidez, largo y con buena estructura. Ataque fresco y goloso. Complejo.

En retronasal el aporte de las notas balsámicas y de cacao sobresalen sobre las notas frutales, pero dejando un largo rastro que lo hace muy disfrutable. Muy elegante.

2.- Altos de Losada 2008.

Altos de Losada 2008

Precioso color picota de capa alta con lágrima fina y densa. Se muestra serio y anuncia su potencial.

En nariz la pauta la marcan las notas de frutas negras maduras acompañadas de aromas de fruta roja en licor, toques de tostados y especiados, sutiles florales y señales de lavanda conjuntadas con aportes lácteos y de cacao, notas minerales y balsámicos. Complejo sigue ofreciendo recuerdos terrosos y unos ligeros apuntes de verdor que le dotan de frescura.

Altos de Losada 2008 copa

En boca es todo elegancia. Es sedoso y mantiene una buena acidez acompañada de un tanino carnoso y goloso. Rico.

El alcohol se encuentra muy bien integrado mostrando excelente equilibrio con la acidez que evitan hacerlo pesado.

En vía retronasal muestra su seriedad recordando la complejidad olfativa y marcando al final pinceladas de elegante amargor de chocolate negro junto con notas de fruta en licor que lo hacen adictivo.

Excelente.

Conclusiones:

Una vez re-catados los vinos habría que indicar la excelente evolución en botella y lo bien que les ha sentado el tiempo a las dos elaboraciones como se observa en un afinamiento en boca de ambos vinos. En el Altos de Losada 2007  el aporte frutal va cediendo protagonismo ante el buquet, aunque sigue manteniendo notas primarias que le dotan de frescura y elegancia. Si hace cuatro años las notas de madera marcaban su paso por boca, en la actualidad se han integrado completamente dejando un paso sedoso, equilibrado y muy disfrutable.

Mencía de Vinos Losada

Altos de Losada 2008 ha sufrido menor evolución, desde mi punto de vista, y los cambios son menos apreciables aunque, como es normal, la fruta está empezando a dejar paso a las notas de crianza, pero de forma más pausada. Quizás dónde más se observe la evolución sea en el paso de boca en la que la sedosidad actual aporta elegancia, estando perfecto para consumir, aunque tal vez con menos recorrido en el tiempo y menos complejidad que la añda 2007.

Resulta muy esperanzador el comprobar cómo dos vinos de distintas añadas muestran distintas personalidades dejando de un lado las “elaboraciones clónicas” a las que lamentablemente estamos tan acostumbrados, gracias a un excelente trabajo de campo y bodega en la que se deja constancia de las castas y del terruño de donde proceden.

¡Salud y buen vino!

Proyecto Viños de Encostas

Viños de Encostas, el proyecto de Xose Lois Sebio

Tuve el placer de conocer, aunque fugazmente, a Xose Lois en una visita a Coto de Gomariz hace unos años y en la breve charla que tuvimos y en las explicaciones que nos dio se dejaba entrever la ilusión y el compromiso para con la tierra y las personas que trabajan la viña. Creo que viene como anillo al dedo la entrevista que le realizó Orlando Lumbreras -actualmente abducido en  Proyectos vinícolas como RuboR– en su programa Placeres Mundanos en Radio 3 para acercarnos a conocer la personalidad de Xose Lois Sebio y entender el por qué de este proyecto.

Viños de Encostas (= rampas, laderas o declive de un monte) es el proyecto personal de Xose Lois Sebio, director técnico de Coto de Gomariz, en busca de vinos más directos y elaboraciones arriesgadas en zonas marcadas por una identidad propia. Zonas olvidadas en muchos casos en las que realiza elaboraciones diferentes, algunas tradicionales y otras innovadoras pero buscando en todos los casos sacar de viñas de bajo rendimiento y altos costes de cultivo vinos definidos por una personalidad propia.

vina_suelo_xistos

No hay una ortodoxia única en cuanto a métodos de cultivo y a veces trabaja en ecológico o biodinámico y otras de forma convencional, dependiendo de la orografía o de la varidad de la uva, pero siempre centrando su objetivo en la búsqueda de la identidad de la zona de donde proceden.

Viños de Encostas se centra en conseguir vinos marcados por la autenticidad y alejados de modas y convencionalismos buscando la pura expresión de terruños, zonas y castas que el propio autor define como “vinos sin maquillaje ni artificios, sólo viños de encostas en estado puro”.

Sebio-Valdeorras

La etiqueta de cada vino es ideada por Xose Lois trasmitiendo luego el concepto al diseñador. Los nombres hacen referencias a la elaboración, la finca o situaciones de la propia vida.

La cata está realizada en orden de menor a mayor estructura. De más acidez a menos acidez con el fin de no realizar saltos en los vinos y tener una conducción precisa en la tensión y salinidad de la costa, pasando por la frescura y la acidez de Valeorras a la elegancia y terruño de Ribeiro. En tintos pasaremos del canto rodado y arcilla de la zona más fría de Valtuille a los suelos de xisto y arcilla de Gomariz.

Los vinos.

1.- O Con 2013

O Con

Elaborado, en un proyecto conjunto con Xurxo Alba, con la variedad albariño de viñas viejas de unos 40 años de edad de la zona de Castrelo (Sanxenxo) sobre suelos de xábrego pegados a la costa a una altitud de 10 – 60 msm. Fermentación en inox a muy baja temperatura. Crianza en inox sobre lías durante 11 meses. 13,1% vol. Acidez total en tartárico 8,1 g/l. PVP 17,50 €

La imagen de la etiqueta recrea la gran roca costera próxima a las viñas, O Con.

Cata:

Precioso color amarillo con menisco alimonado. Nariz compleja con aromas florales, minerales, toques salinos y a pan tostado y recuerdos cítricos y sutiles aromas a pomelo. Excelente acidez en boca, mostrándose largo, untuoso, glicérico y con perfecto equilibrio acidez-untuosidad. Retro compleja en la que la mineralida y el aporte frutal se muestra a partes iguales. Personalidad en estado puro.

2.- Mais Alá 2013

Uvas de godello de unos 20 años situadas en una zona alta en ladera (500 – 600 msm) de la zona de Barranco Rubio en A Rúa (Valdeorras) sobre suelos de arcillas y arenas, en un proyecto junto con Bodegas A Coroa. Crianza de 10 meses en barricas de 500l y 228 l de dos vinos. 13,9% vol. Acidez total en tartárico 6,4 g/l. PVP 17,50 €

La imagen refleja la montaña de dónde se obtienen las uvas.

Cata:

Amarillo con menisco alimonado. Untuoso y con una lágrima fina y densa en vista. Nariz algo huraña en principio pero que con un poco de aireación esparce un abanico de aromas con predominio de la fruta amarilla y blanca (pera), los toques florales, sutiles anisados y recuerdos de su crianza. Boca con muy buena acidez, fresco, elegante, paso de boca glicérico y con volumen, largo, complejo, adictivo y con una retro fiel espejo de su nariz. Puro carácter.

3.- Heaven & Hell 2012

heaven-and-hell

Vino de albariño, treixadura y godello mezcla de cepas viejas de entre 20 y 70 años de varias zonas, unas altas y frías y otras calurosas y secas, sobre suelos graníticos, arcillas y cantos rodados. Elaborado con mezcla de mostos y vinos de distintas zonas que realizan una crianza en barricas de 228 l, 300 l, 500 l y 600 l usadas, durante 10 meses. Acidez total en tartárico 6 g/l.

La imagen es una recreación de los ángeles bueno y malo que aparecen en el vídeo de la canción del mismo nombre de Ronnie James Dio. El cielo representa las viñas en alturas y el infierno las viñas de zonas bajas y seca.

Cata:

En vista refleja una brillante intensidad conjuntada con las notas cromáticas de un amarillo pajizo. Lágrima fina y densa. Nariz más floral y menos mineral aunque deja muestra de los suelos graníticos de donde proviene. Aporte de frueta de hueso y toques salinos. Boca en la que mantiene una buena acidez y recorrido siendo muy disfrutable con un “deje” de amargor final que lo hace adictivo.

4.- Salvaxe 2013

Salvaxe

Elaborado de cepas muy viejas de Lado y Silveiriña junto a una mezcla de cepas más jóvenes de Treixadura, Albariño, Godello y Caiño blanco de la zon ade Arnoia y Gomariz sobre tierras de arcillas y arenas a una altitud de entre 180 y 250 msm. Una parte de las uvas vienen de un proyecto conjunto con el viticultor Bernardo Estévez y la otra de viñas viejas de Gomariz bajo parámetros de una viticultura tradicional y de cultivo biodinámico. Crianza en barricas de 500 l nuevas y de 2º vino durante 10 meses. Acidez total en tartárico 6,1 g/l. PVP 24,50 €

La imagen de la etiqueta refleja el zarpazo de una fiera salvaje que no fue domesticada, como el vino elaborado sin manipulación ni intervención, “atrapado” en botella.

Cata:

Bonito color amarillo pajizo, brillante, limpio y con una lágrima fina y densa. Sorprendente y compleja nariz con un variedad de aromas que van de las notas florales de la acacia y limonero a los toques de bollería, de los sutiles tostados a las notas de hueso de melocotón o a los recuerdos minerales de la caliza. En boca mantiene una equilibrada acidez mostrándose fresco, elegante, con volumen y largo. La retronasal certifica la diversidad aromática del vino. No cansa. Pura complejidad y concentración.

5.- Coios 2012

Coios

Vino elaborado con uvas mencía de ladera alta en la zona de O Val (Valtuille) en Bodegas Demencia. Viñas situadas sobre “coios” (cantos rodados) y arcillasa. Las uvas se despalillaron a mano y se encubaron en cuba abierta en la que se realizan bazuqueos manuales durante la fermentación. Crianza de 14 meses en barricas de 300 l de dos vinos. Acidez total en tartárico 5,8 g/l. PVP 17,50 €

La etiqueta refleja el suelo de coios de donde proviene el vino.

Cata:

De color picota y menisco carmesí. Atractivo. Aromas de fruta roja, fresa, toques lácteos finos, notas de café, cacao, ahumados y minerales. Boca con buena acidez y frescura que compensa muy bien con el alcohol. Tanino con cierta rugosidad, pero sin agresividad. Volumen y buen recorrido. Elegante.

6.- Súper Héroe 2012

Super Héroe

Vino que sale de una mezcla de viñas situadas sobre suelos de arcillas con xisto en la zona de Gomariz, en fuertes pendientes y de difícil cultivo que hace que sean las últimas en ser recogidas. Fermentación en depósitos abiertos de 2.000l. Crianza de 14 meses en barricas de 500l de 3 vinos tintos. 14,9% vol. Acidez total en tartárico 6 g/l. 17,50 €

La ilustración de la etiqueta refleja al Héroe que ayudará a combatir lo diferente contra lo globalizado, lo personal contra lo impersonal, lo distinto contra lo común y comercial.

Cata:

De color picota de capa media y menisco rubí. Intenso y brillante. Lágrima fina y densa. Aromas de fruta negra, tofe, balsámicos y toques terrosos y minereales que se acompañan con apuntes ahumados y sutiles aromas lácteos. Goloso en boca muestra buena acidez y recorrido. Fresco, largo y con cuerpo. Retronasal compleja en la que la intensidad frutal vuelve a manifestarse. Rico, rico.

7.- Hush 2010

Hush

Fruto de uvas de cepas muy viejas situadas en fincas de difícil cultivo que hacía que fueran las últimas en vendimiarse e incluso que no lo fueran por su dificultad, situadas en suelos de xisto y arcillas de la zona de Gomariz (Ribeiro). Crianza de 14 meses en barricas de 500 l de un vino blanco. 14,5% vol. Acidez total en tartárico 6,3 g/l. PVP 24,50 €

La imagen refleja las gotas de vino / sangre que vertieron a lo largo de los años estas cepas con multitud de heridas y cortes del tiempo que llevan en Silencio. Además es un homaje al grupo Deep Purple cuya música acompañó a Xose Lois Sebio en su juventud.

Cata:

Precioso color picota de capa alta y menisco rubí. Avisa en vista. Nariz compleja con un abanico de aromas que van de la fruta negra al tofe, de los toque balsámicos a los terrosos y del aporte mineral de xisto a un sutil toque lácteo. Excelente boca. Perfecto equilibrio, sin aristas. Largo, carnoso, goloso y con volumen. Retronasal en la que la intensidad frutal se desmarca acompañada de notas de xisto. Excelente.

Los Viños de EncostasComo conclusión y a modo de resúmen podemos destacar la personalidad propia de cada vino lo que nos hace muy difícil decidirnos sobre cuál fue el vino más distinguido de la cata. Desde mi punto de vista de entre los blancos sobresale Salvaxe, juega otra liga siendo como mucho el más complejo de los cuatro seguido por O Con, con mucha personalidad,  y Mais Alá. Heaven and Hell fue el “más fácil” de los cuatro.

Vinos en copas

En tintos hubo un cambio de papeles siendo Coios, mencía, el más “gallego” a pesar de ser vino del Bierzo. Super Héroe se mostró, como bien dice su nombre, súper: complejo, fresco, con aguante a lo largo de la cata, muy disfrutable. Y por último Hush marcó la diferencia: serio, silencioso pero marcando territorio, equilibrado, largo y realmente excelente.

Todo un placer disfrutar con unos vinos alejados de “tumultos”, marcando terruño, casta y buen hacer. ¡Chapeau Xose Lois!.

Proyecto Envínate: Vinos de autor, de terruño,… de paisaje.

Envínate

Proyecto Envínate.

Vendimiando 07-09-2012 10-59-00

Se oye, se comenta, se leen artículos sobre vinos elaborados por un gurpo que se denomina proyecto Envínate, pero ¿quiénes forman parte del proyecto Envínate?. ¿Cómo se podrían definir los vinos realizados por cuatro enochalados -permítanme el calificativo- que se dedican a elaborar en zonas como Ribeira Sacra, Extremadura, Orotava y Albacete?. ¿Cuál es su filosofía de bodega?

Después de realizar una cata con 7 de sus vinos, la verdad es que la curiosidad nos corroe. Pero comencemos por el principio.

El equipo.

El equipo de Envínate está formado por cuatro amigos y enólogos que se conocieron en la Universidad Miguel Hernández de Alicante: Laura Ramos, José Martínez, Roberto Santana y Alfonso Torrente, y que decidieron comenzar una filosofía de bodega con un claro objetivo: la primacía del terruño.

A partír de ahí deciden ir en busca y “captura” de viñas minoritarias que no hayan sufrido el castigo “humano” realizando una viticultura alejada del uso de herbicidas, utilizando abono orgánico y siguiendo los ciclos lunares. ¿Podemos definirlos como elaboradores biodinámicos?, tal vez, pero ¿realmente importa?. Para  mí, en absoluto. Lo relevante es su decisión de recuperar viñas olvidadas y elaborar vinos que Maite Corsín definió perfectamente como “vinos de paisaje“. Vinos acordes con su entorno, con la naturaleza que le rodea y que están mantenidos y cuidados conforme a la tradición establecida a lo largo de los tiempos.

Margalagua

Vinos elaborados con cepas olvidadas y con otras que para muchos de nosotros resultan totalmente desconocidas: Listan blanco, marmajuelo, gual, forastera, trincadeira preta, vijariego negro, moscatel negra o listán gacho.

Viñas que sin su entorno no son nada. Pierden su personalidad, su alma y cuyos nombres reafirman su procedencia: Táganan (“rodeado de montañas“), Valdemedel (hace referencia al arroyo que transita por la parcela), Viña de Aldea, Lousas (“pizarra” en gallego), Margalagua (“madre del agua“) o Albahra (“mar pequeño” o “laguna“, relacionandolo con Alpera debido a la red de manantiales naturales y fuentes que tiene).

Pequeños tesoros que no llegan a 600 botellas en algunos casos y cuyos comentarios de cata quiero compartir con todos vosotros.

Los vinos.

(Para ver la ficha técnica de los vinos abra el enlace picando con el ratón sobre su nombre)

1.- Táganan blanco 2013.

Envínate. Taganan Blanco 2013

Cata:

Amarillo dorado de lágrima fina y densa. Untuoso en agitación. Nariz compleja con notas de fruta amarilla (membrillo), cítricos, apuntes tostados, toques de manzanilla (¡florpower!), pan, toques amielados y minerales, pedernal. En boca muestra una buena acidez con un ligero picor en boca. Toques salinos, ligero en boca, pero marcando personalidad. Intenso, de buen recorrido, largo y con un toque final con cierta amargosidad que incita a seguir disfrutando.

2.- Tinta Amarela, Parcela Valdemedel 2012.

Envínate. Tinta Amarela parcela de Valdemedel

Cata:

Bonito color picota con menisco carmesí y con lágrima fina, densa y ligeramente tintada. Nariz con predominio de la fruta roja y el aporte mineral. Fragrante, limpio, con toques florales, canela y cacao. En boca tiene buena acidez, frescura, elegante, goloso y largo, con predominio de la fruta. Retronasal larga, elegante, con estructura. Un vino excelente, equilibrado,  en el que la fruta habla por sí misma, es la protagonista dejando muda a la barrica, aunque sea francesa.

3.- Lousas Viño de Aldea 2012.

Envínate. Lousas Viña de Aldea

Cata:

De color picota y capa alta con menisco carmesí. Lágrima densa, fina y ligeramente tintada. Inicalmente se muestra huraño en aromas, pero dejándolo respirar nos deleita con notas de fruta roja (guindas, cerezas), sutiles aromas de raspón, aporte mineral, cacao. Boca sedosa, con buena acidez que le dota de frescura y una retronasal elegante y con unos toques balsámicos muy agradables. Buen vino y muy disfrutable.

4.- Lousas Parcela Seoane 2012.

Envínate. Lousas Parcela Seoane

 Cata:

Color picota de capa alta, menisco carmesí. Limpio y brillante. Atractivo. Nariz marcada por los aromas de fruta roja, balsámicos, notas florales, higuera, tabajo, mineral, cardamomo y naranja sanguina. Complejo y rico en matices. Boca fresca con un ataque goloso, sedoso, con muy buena acidez y recorrido. Retronasal marcada por las notas minerales, balsámicas y de sotobosque. Muestra una excelente evolución a lo largo de toda la cata. Buen vino, con personalidad y marcando diferencias de terruño a pesar de compartir casta con Lousas viña de Aldea.

5.- Táganan Parcela Margalagua 2012.

Envínate. Taganan Parcela Margalagua

Cata:

Picota de capa media, lágrima fina y densa. Menisco carmesí. Brillante. Nariz que necesita aireación inical y que tras ella empieza a desgranar aromas de roca volcánica, florales (rosas), sutiles torrefactos, toffe, notas especiadas y de sándalo. Boca marcada por una buena acidez, fresco, sedoso aunque se echa en falta algo más de recorrido. Sabroso y con personalidad.

6.- Albahara 2013.

Envínate. Albahra 2013

Cata:

Color picota con ribete rubí de capa media baja. Brillante. En nariz inicios con notas de reducción que necesitan aireación. Tras ella se muestra mineral (talco), fruta roja madura y floral. En boca muestra volumen, buena acidez, estructura, cuerpo y potencia. Es largo y envolvente. Excelente vino en el que la fruta manda y que incita a seguir disfrutando de él.

7.- Táganan Tinto 2013.

Envínate. Taganan Tinto 2013

Cata:

De color cereza picota y cuerpo medio con menisco carmesí. Notas iniciales de sulfídrico y azufre. ¡¡¡Aireación!!!. Tras ella abre a notas de fruta roja y  especiadas, mentoladas, eucaliptos y tostados, pero no muestra notas de franqueza. Hay problemas en el vino. En boca se muestra complicado, difícil y en algunos momentos presenta síntomas defectuosos que no hacen posible el disfrute del vino. Espero recatarlo en breve y poder completar la cata con otra botella que se encuentre en mejores condiciones.

Envínate. Vinos

 Conclusiones:

No cabe duda de que nos encontramos ante vinos muy personales en los que el terruño y las castas predominan sobre la acción del hombre. Guiados por las normas que dicta la naturaleza y marcando los “tempos” que indique “Selene”, los vinos del Proyecto, o mejor dicho, del Equipo Envínate van dirigidos a enochalados de mente abierta, sin prejuicios y con el sólo fin del disfrute de elaboraciones muy bien hechas, aunque tal vez el rozar el nivel mínimo de sulfuroso en algunas elaboraciones conlleve ciertos riesgos.

Seoane

La frase “lo más personal es el terroir, la uva es el medio de comunicación” tal vez resuma la filosofía de estos jóvenes, pero expertos viticultores y con unos objetivos muy claros en su punto de mira.

Con tiradas que van de las 650 botellas del Lousas Parcela Seoane 2012 o del Táganan Parcela Margalagua 2012 a las 7.000 del Albahra 2013 queda claro que su intención no es vivir de estas elaboraciones, sino disfrutar en un proyecto claramente personal de recuperación del terruño.

¡Afortunados los que habéis conseguido una botella, porque de vosotros será el disfrute!

Totum revolutum. Septiembre (II): entre petunias, lavandas y balsámicos.

No cabe duda de que junto a la primavera, el otoño es una de mis estaciones favoritas. Quizás porque en ella se producen los marcados aromas de hojarasca o de barruja (hoja de pino), los apuntes florales tardíos de petunias que en septiembre aún envuelven el ambiente o porque también la flor de la lavanda se intercala con las notas balsámicas que enhalan de los abetos, pinos piñoneros y otras pináceas que junto a la lluvia resaltan el carácter balsámico en el ambiente.

Metidos en harina, el mes ha sido anárquico, sin normas, de un “acá para allá”, y así he ido deshojando la margarita comenzando por un vino de Ribeira Sacra al que tenía pendiente de recatar -y ha sido un acierto la espera- como Régoa 2008, elaborado con mencía y alvarello con una crianza de 6 meses en barrica de roble allier, que se mostró huraño en nariz, pero que se fue viniendo arriba con el tiempo desarrollando aromas de fruta negra y roja, apuntes minerales y notas de sutiles tostados, jugando al gato y al ratón con unas notas mentoladas que aparecían escondidas al final.

Regoa TN 2008 25-11-2012 12-10-16

Se muestra bien conjuntado, no hay notas disonantes y desarrolla un paso de boca serio, potente, pero no agresivo, con carácter, pero no secante y manteniendo una buena acidez.

En retronasal el buen recorrido hace que sea aún más disfrutable y que las notas de fruta y terruño predominen en un conjunto fresco, sedoso y elegante.

De Ribeira Sacra nos acercamos a la zona de Rias Baixas con un Tempus Vivendi 2012 de la casa de Alberto Nanclares y elaborado con un 100% alvariño y 12,5% de vol. que se mostró bonito en vista: amarillo con menisco dorado, limpio y brillante, pero desarrollando su potencial en una nariz fresca y muy agradable en la que las notas de fruta amarilla, su punta cítrica, los apuntes salinos, la aportación mineral, los sutiles anisados y las elegantes notas florales (jaras) realmente te embriagan.

Tempus Vivendi

En boca aporta una excelente acidez, mostrándose fresco, pero no ligero de equipage, marcando su peso con un buen ataque y una retro en la que las notas de fruta y mineralidad, aún sobresaliendo sobre el aporte salino, definen un buen recorrido y un agradable disfrute que lo hacen adictivo.

Sin dejar la copa tomamos dirección al Priorato con un vino serio, bonito hasta en la etiqueta y que no te deja indiferente, sobre todo para aquellos con un concepto “clásico” de los vinos de la zona: Les Cousins 2011. L’Inconscient de Marc y Adriá.

Les Cousins

Elaborado con 35% cariñena, 25% garncha, 15% cabernet sauvignon, 15% merlot y 10%syrah. El mosto fermentó a temperatura controlada en tinas de madera de roble francés de 7.000 L durante 12 meses y se crió en depósitos de acero inoxidable durante 2-3 meses.

Si tiene que hacer un regalo, no hace falta ni que lo envuelva porque la etiqueta, curiosa, ya le hace de “papel de regalo” y el interior…

Tiene un precioso vestido de color picota con menisco carmesí. Lágrima fina y densa.

A copa parada notas de flor de manzanilla, abriéndose hacia fruta negra y balsámicos, monte bajo y minerales. Es un vino complejo y variado de matices  que le harán escudriñar y obligarán a trabajar a sus papilas olfativas para buscar y enlazar los aromas desplegados con sus recuerdos. Prueben y luego me cuentan.

En boca se muestra equilibrado, con una acidez que hace olvidar que estamos ante un vino de 14,5%, redondo y largo como una revolera.

Se muestra goloso, amplio, con buena armadura, largo, con taninos sedosos y marcando en boca una media verónica que te deja pensativo y ensimismado, pero con ganas de seguir disfrutando.

Buen vino, o mejor dicho, muy buen vino que no te dejará indiferente. Es más, te hará repetir “encelado” en su disfrute.

Obssidiana

Por último acabamos en La Rioja con Obssidiana cr. 2010 de Bodegas Íñiquez de Mendoza, elaborado con uva 100% tempranillo y con una ciranza en barrica de 12 meses. 13% vol.

Preciosa puesta en escena de etiqueta y botella. Muy “Stendhal” ¿adivináis por qué?. … ¡Exacto!

En vista presenta un bonito color picota de capa media con menisco carmesí, limpio y de lágriam fina.

En agitación se muestra un pelín huraño auque acaba desplegando notas de fruta roja conjuntada con sutiles tostados y apuntes de regaliz. Ligeros ahumados y notas de vanilla que se acompañan con apuntes minerales.

Es un vino para darle un tiempo o decantarlo antes, aunque como bien sabéis no soy nada partidario de estas prácticas y prefiero que el vino me vaya hablando según establecemos nuestra relación, algunas de amor y otras de odio.

En boca mantiene un tanino sedoso, equilibrado y con buena acidez. En retro el predomino de la fruta y las notas de crianza es notorio, manteniendo un mediana intensidad en el recorrido, pero sin defectos.

Seguimos disfrutando de los aromas otoñales, escarbando en la memoria e intentando reconocer las notas olfativas inconexas que se nos cruzan al atravesar un jardín, al pasear por un bosque o al perderse por un sendero.

¡Salud!

De vueltas con la Ribeira Sacra: Vinos de Dominio de Bibei

Botellas 14-03-2013 22-16-22

Hace unos días le comentaba a un periodista, que me hacía una entrevista para un períodico digital, mi predilección por dos zonas contrapuestas en todos los sentidos (por castas, por clima, por terruños y por situación geográfica), como eran la zona NW y la SE de la península ibérica. Zonas en las que se están produciendo tal vez los cambios y las aportaciones más atractivas del panorama vinícola español, en mi modesta opinión, claro está, y hablando como zonas en su conjunto y dejando aparte nombres emergentes de forma individual en el resto de las zonas vinícolas.

Gutier enologo 14-03-2013 21-00-39

Asi pues el poder participar en una cata-presentación de vinos de una de las bodegas más atractivas de la zona de la Ribeira Sacra, como Dominio de Bibei a través de su enólogo Gutier, era todo un lujo, y como trovador, cronista o escribano -seleccionen ustedes lo que más les guste- paso a describir las sensaciones que me produjeron los vinos presentados, que veo que, como en el anuncio de la fabada, los veo con prisa y “ansia viva” por conocer mis comentarios sobre los vinos de esta bodega con 32 ha. de producción y parcelas de alta densidad de vides y corta producción.

Los vinos.

1.- Lapola 2010.

70% godello, 20% albariño y 10% Dona Blanca. 12,5%. 6 meses en barrica sobre lías.

Lapola 2010 14-03-2013 21-05-53

Cata:

Presenta un color amarillo con menisco alimonado. Limpio y brillante. Untuoso en agitación. La nariz muestra notas cítricas y ahumadas iniciales. Apuntes de crianza en madera, mantequilla, fruta amarilla (membrillo). En agitación despliega matices de flores blancas y minerales. Atractivo.

Lapola copa 14-03-2013 21-11-18

En boca muestra buena acidez, untuosos, envolvente y largo. Retro marcada por notas minerales y apuntes de tostados. Madera muy bien integrada y un final ligeramente amargoso, sin molestar.

2.- Lalama 2009

85% mencía, 15% brancellao, mouratón y garnacha tintorera el resto. Fermentación en depósitos troncocónicos.

Cata:

Color picota de capa media y menisco carmesí. Notas de fruta roja (fresa) y negra. Apuntes ahumados, notas mienerales (grafito), balsámicos y ligeros apuntes de sangre. Compleja y elegante nariz.

Lalama 2009 copa 14-03-2013 21-33-22

En boca tiene buena acidez, se muestra fresco, con volúmen y una retronsasal en la que aparecen notas minerales, balsámicas (regaliz) y notas lácteas (yogur de fresa).

3.- Lacima 2009

Elaborado con un 85% mencía y un 15% brancellao. 13% vol.

Lacima 2009 14-03-2013 21-43-36

Cata:

De color picota de capa media-baja. Menisco caremsí con reflejos azulado y lágrima fina.

En nariz se muestra cerrado de inicio, algo huraño. Con más tiempo de oxigenación muestra notas minerales, fruta madura roja, balsámicos, apuntes de hojarasca y torrefactos.

Lacima 2009 copa 14-03-2013 21-46-17

En boca tiene buena acidez. Es goloso, fresco, elegante y un pelín secante, sin molestar, más bien sedoso. Muy buen recorrido y retro complejo y elegante.

4.- Refugallo 2009

90% mencía, 10% garnacha, brancellao y mouratón. Envejecido sobre lías durante 20 meses, 65% en barricas de roble francés de 300 litros y 35% en foudres de 45 Hl. y, posteriormente, durante 18 meses en botella. Uvas procedentes del viñedo más jóven de la bodega.

Refugallo 2009 14-03-2013 21-26-12

Cata:

Muestra un bonito color picota de capa media-baja y menisco carmesí. En nariz notas de fruta roja, apuntes ahumados y ligeros minerales (pizarra), con notas herbáceas.

Refugallo 2009 copa 14-03-2013 21-26-52

En boca muestra un correcta acidez, fresco y ligero, algo corto y  “frugal” de sensaciones.

5.- BM Brancellao 2007

60% brancellao, 40% mencía. Fermentación alcohólica en barricas 500l. Envejecido sobre lías durante 20 meses en barricas de roble francés de 300l. y, posteriormente, en botella durante 30 meses más. Sólo se han elaborado 1000 botellas.  12,5%

Cata:

Color cereza con menisco ligeramente atejado y de capa media-baja. Lágrima viva.

BM Brancellao 2008 copa 14-03-2013 22-05-05

En nariz muestra notas iniciales de reducción y medicinales que desaprecen en aireación. Se muestra cerrado. Necesita tiempo para que despliegue las notas de fruta negra, balsámicos, minerales y ligeros mentolados. Apuntes de cáscara de naraja y florales (¿violetas?).

En boca muestra muy buena acidez, mostrandose complejo, largo. Notas en retronasal marcadas por los ahumados y minerales con un final de recuerdos balsámicos (regaliz).

Vino que nos ha parecido muy en la línea de los vinos de tendencia “borgoñona” con una boca que predomina sobre las sensaciones olfativas.

Esto es lo que dio de sí la excelente cata (y post-cata) en la que la zona vuelve a demostrar un gran potencial y un claro elemento diferenciador apostando por castas autócontas y por el terruño, algo que en un mundo globalizador -y la viticultura no escapa a ello- siempre es de agradecer.

¡Salud y buen vino!

5 Rosas sobre lías 2012.

5 Rosas 2012 26-01-2013 12-35-39

La verdad es que no es muy común que en enero salga al mercado un rosado ya que suelen ser vinos más destinados al consumo veraniego, pero en Losada Vinos de Finca se han soltado la melena y nos han dado un soplo de aire fresco, de alegría y de color con este 5 Rosas sobre lías 2012 elaborado exclusivamente con mencía, fermentado en depósito de acero inoxidable, con sus 13% de vol., y con una excasa producción: 2.000 botellas para afortunados, entre los que me encuentro.

El vino es precioso en vista, con un color fresa y ribete ligeramente azulado. Limpio y brillante, atractivo.

En nariz se muestra limpio y sin defectos, desplegando aromas de fruta roja fresca, regaliz rojo, apuntes de caramelo de nata y notas florales (claveles)

Fresco en boca, con muy buena acidez, envolvente y untuoso. De paso ligero, pero vivo, agradable, goloso y adictivo.

Retronasal marcada por las notas frutales y con un ligero amargor final que lo hace elegante.

La verdad es que me ha gustado y he disfrutado con él. Lástima que en este país no se valoren más este tipo de vinos, los rosados, de entre los que les recomiendo Mas Comtal rosat de lagrima (merlot), Viña Salamanca (rufete y tempranillo), Docetañidos (un Cigales con 80% Tempranillo, 10% Albillo, 5% Verdejo y 5% Sauvignon Blanc), Pago del Vicario (manchego elaborado con petit verdot), o los Chivite 125 y Viña Tondonia Gran Reserva.

Por cierto, si se animan, aporten sus rosados favoritos que aunque estamos ahora sufriendo los rigores del invierno hay que ir empezando a elaborar la lista para este verano.

Losada Vinos de Finca y Amancio Fernández, todo un placer.

No deja de ser todo un lujo, y así lo reconozco siempre, el que se acerque a Salamanca el enólogo, director técnico, winemaker, … de una bodega  para explicar a un grupo de enochalados el “de donde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir”.

En esta ocasión tuvimos el placer de recibir la visita de Amancio Fernández, enólogo de Losada Vinos de Finca, jóven bodega asentada en El Bierzo y con tres vinos en el mercado actualmente: Losada, Altos de Losada y La Bienquerida, de los que Amancio nos acercó Losada 2009, Altos de Losada 2006, 2007 y 2008 -casi una vertical ya que sólo faltaba el año 2005 imposible de conseguir-, y La Bienquerida 2009,  aunque de ellos hablaremos más tarde.

La bodega está situada enfrente del yacimiento arqueológico de Castro Ventosa -del que os cuelgo este mini-reportaje de Youtube-, con una viticultura que se aparta del criterio general de buscar viñas en pendiente de pizarra y se centra en recuperar viejos viñedos de mencía, practicamente abandonados por encontrarse en zonas arcillosas, logrando uvas con hollejos más finos que suavizan la estructura del vino y consiguiendo un tacto más sedoso.

La elaboración se realiza de forma tradicional, con vendimia manual, mesa de selección y vinificación por parcelas además de un uso de la madera que no ensombrece el protagonismo del terruño.

Los Vinos:

1.- Losada 2009:

Elaborado con uva 100% mencía proveniente de viñedos viejos situados sobre suaves laderas de arcilla y ubicados en el área de influencia de la finca Losada, propiedad de viticultores locales. Crianza de 12 meses en barricas de roble francés y americano de 2º y 3er año. Elaboración anual de 160.000 botellas de 75 cl.

Cata:
Picota de capa media-alta con lágrima fina y lenta. Limpio y brillante. En nariz se muestra cerrado dando paso a  notas de  frutas rojas, lácteos, apuntes terrosos y ligeros tostados. En boca muestra buena acidez, fresco, con volumen, sedosa tanicidad y buen recorrido. En retronasal vuelven las notas de fruta y terrosas con un ligero amargor debido a la uva más que a su paso por barrica. Alcohol bien integrado y una buena estructura que lo hace apetecible.

2.- Altos de Losada 2008

Todos los Altos de Losada tienen como común denominador estar elaborados con mencía de 21 pequeñas parcelas de viñedo viejo recuperadas y cultivadas desde el año 2005 por Losada sobre laderas de arcilla de diversa orientación. Crianza de 15 meses en barricas de roble francés. Producción de entre 30.000 y 35.000 botellas al año.

Cata:

De precioso color picota de capa media-alta y lágrima tintada que demuestra su potencia cromática. En nariz inciales notas de reducción que van dejando paso a fruta madura, apuntes lácteos con recuerdos a fresa, notas de chocolate, regaliz y especiadas. Según se va desarrollando la cata aporte de notas florales (violetas). En boca se muestra con volumen, excelente acidez que compensa el aporte del alcohol y se acaba mostrando fresco y sedosos. Con muy buena proyección, aunque ya está muy disfrutable.

3.- Altos de Losada 2007

Si en el resto de España fue un año cálido en El Bierzo no tuvo tanta incidencia.

Cata:

De color picota de capa media-alta, lágrima fina y lenta. Nariz muy futal con notas ahumadas y aportes terrosos, con tostados más marcados que atenúan el aporte de fruta a lo largo de la cata. Notas cítricas, de café, florales de canela y mentolados. En boca mantiene una buena acidez y una madera más protagonista que en la añada anterior. Se muestra más tánico y con un tanino más goloso, aunque más afinado que el 2008.

4.- Altos de Losada 2006

Año cálido como demuestran los 14,6º que tienen el vino y la fecha de inicio de la vendimia: 22 de agosto de 2006.

Cata:

Como sus hermanos mantiene una capa media-alta y un bonito color picota junto con una lágrima fina y densa. Muestra ligeros depósitos que recomiendan su decantación.

En nariz, al igual que su hermano, mantienen notas de reducción que desaparecen en aireación y dan paso a fruta madura, apuntes cítricos y balsámicos. Le cuesta abrirse y va perdiendo su timidez a lo largo de la cata aflorando notas minerales, de chocolate negro, florales, de té e higos secos. En boca muestra buena acidez y volumen, seodos, elegante, redondo, largo y un pelín secante. Excelente.

5.- La Bienquerida 2009

Vino proveniente de una parcela que lleva su nombre con cepas de 1906, pero no prefiloxéricas, ya que en El Bierzo no existen, asentadas sobre suelos de pizara y en zona de altura. Cepas con 2 m. de suelo y luego todo es roca madre. Estamos en el centro del núcleo Paleozoico. Elaborado con un 90% de mencía y el resto con distintas variedades locales poco conocidas. Crianza de 15 meses en barrica de roble francés de diferentes tamaños. ¿La niña bonita de Losada?. A Amancio le brillaban los ojos cuando hablaba de La Bienquerida.

Cata:

Bonito color picota de capa media-alta con lágrima fina y densa aunque menos tintada al tener menos cantidad de mencía. Menisco carmesí. En nariz notas de reducción y cerrado en nariz que van dando paso a notas de fruta roja, chocolate, punta de cáscara de naranja, notas minerales y apuntes ahumados. En boca muestra buena acicez, sedoso, elegante, largo, con ligero amargor final y unas notas de astringencia que declaran su falta de botella. Le falta tiempo, pero muestra unas excelentes hechuras.

Y como no sólo de buen vino se sobrevive nuestro anfitrión Toño tuvo a bien agasajarnos con unos platos de minicocina tales como “Caldo de cocido con gota de arbequina, panceta desglasada y ravioli de morcilla con verduras”, “Timbal de boletus con mollejas de cordero, foie y vinagre de Módena”, “Patatas a la importancia con berberechos” y “Los tres charritos” (bolitas de salchichón con plátano, probadura de chorizo y patata meneada y farinato con frambuesa), de los que dejo muestras gráficas para su deleite.

 

Locuras de verano: Demencia 2008 seis meses después.

La verdad es que en estos meses veraniegos lo más normal es disfrutar con vinos blancos del mundo mundial frescos, afrutados, ligeros,…, pero, al igual que me sucede  cuando estoy de vacaciones más de diez días en mi retiro de Guardamar del Segura (Alicante) y necesito acercarme bien a Alicante o bien a Murcia para apaciguar a mi otro yo urbanita, también necesito, en cuestión de vinos, disfrutar con un buen vino tinto.

En este caso tenía ganas de volver a probar Demencia 2008, proyecto de Nacho León en tierras bercianas y del que tuvimos el placer de conocer y compartir copa y mantel hace unos seis meses dentro de las actividades del lobby charro de las que soy fiel escriba a través de este blog.

Sin entrar a indicar tipo de cepa, elaboración, crianza, … de los que ya dejamos constancia en el post ¡Más De-mencía por favor!, haré sólo referencia a las sensaciones que he observado transcurrido este tiempo a través de una nueva cata:

Vista: sigue manteniendo un precoiso color picota de capa alta -prácticamente opaco- con menisco carmesí. Lágrima fina y densa que tinta la copa. Limpio y brillante. Parece como si las raíces de la cepa de mencía hubieran tomado los pigmentos de un filón de carbón berciano.

Nariz: Notas de fruta negra compotada; apuntes lácteos, minerales, notas de monte bajo, cacao y punta de mentolados (recuerdos a bombón inglés) y regaliz negro. Compleja.

Boca: Muestra buena acidez y equilibrio. No se nota calor en boca a pesar de sus 15º gracias a esa acidez tan bien integrada. Retronasal en la que las notas de fruta negra y lácteos predominan. Buen recorrido. Taninos presentes y aún secantes aunque más matizados que hace séis meses. Sedoso.

El vino ha mostrado una buena evolución en este tiempo y eso que tal vez habría que haberlo probado más tarde, pero las notas de conjunción entre crianza y fruta se van ensamblando aunque no se haya llegado aún a una simbiosis completa que lo haga redondo. Tiempo al tiempo.

Muestra muy buenas maneras y por lo menos una evolución hacia un mayor disfrute. Qué necesita más crianza en botella es evidente, pero puede consumirse y disfrutarse ahora, siempre y cuando tengamos consciencia de que estamos cometiendo un pequeño “infanticidio”. Pero ¿no es en el verano cuándo se cometen las pequeñas locuras? y si no que se lo digan a David Lean.