De copa en boca: Miksei?! 2015 (¡¿Y por qué no?!)

Alex Craighead

Alex Craighead

Alex nació en Sidney pero ha vivido casi siempre en Nueva Zelanda, en Christchurch, donde empezó a trabajar como cocinero y dónde, cuando por suerte decidió dedicarse a hacer vino, se formó como enólogo en la Lincoln University.

Ha estado trabajando en muchas bodegas con diferentes estilos de elaboración en Nueva Zelanda, Australia y en Europa, muchas, desde que empezó en el 2004 en Felton Road, bodegas como Muddy Water, Peregrine, Laffort, Ceretto, Domaine Fery…

En Europa pudo conocer una forma de entender la elaboración bastante diferente a la rigidez y predeterminación que ofrece la industria con la que él se formó en Nueva Zelanda. Este país tiene uno de los mejores programas vitivinícolas sostenibles del mundo para crear un ecosistema biodiverso y, de hecho, la mayoría de viñedos y bodegas están acreditados por algún tipo de programa de producción sostenible y asociaciones como Sustainable Winegrowers New Zealand (SWNZ), pero, en general, no se potencian los cultivos orgánicos reales si no que se fomenta los rendimientos altos, el cultivo en planicies, el riego monitorizado y se permite el uso de algunos productos químicos sintéticos.

Miksei 2015 (¡¿Y por qué no?!)

Miksei 2015

Miksei 2015 está elaborado con uvas de garnacha peluda, sumoll y syrah de Falset de Celler Comunica  junto con los componentes finlandeses de Three Barrel Proyect. 14 % vol. PVP 16,10 €

Vino  sin ninguna adición “externa” y fermentado a partir de una maceración carbónica con las uvas enteras.

Cata:

Precioso e intenso color de cereza picota con una intensidad media-baja y ribete carmesí que anuncia su juventud. Lágrima fina y densa.

Aromas marcados por las notas frescas de fruta roja, sutiles verdores, toques balsámicos acompañados de aportes terrosos y monte bajo. Recuerdos de flores azules.

Miksei 2015 en copa

Boca fresca y carnosa. Pura fruta. Sutiles sensaciones carbónicas que juegan en la boca. Tanino propio de la fruta que le aporta estructura. Buen recorrido. Se aleja de los maceraciones carbóncias de “piruleta” siendo un vino complejo y personal.

Si se cruzan con él, no lo dejen pasar. Me lo van a agradecer, espero.

Biografía de Alex Craighead: www.monvinicstore.com

Fotografia cabecera www.monvinicstore.com. Vino: autor.

De copa en boca: Loveblock 2014 Malborough

Erica y Kim de Loveblock Wines

Loveblock Wines

 Loveblock Winers Ltd. nace en el 2004 de la mano de Erica y Kim con la finalidad de “restaurar el equilibrio del suelo y la fertilidad sin fertilizantes comerciales y la protección química. Hemos aprendido que el ritmo de la tierra es inamovible, que debemos someternos y respetarla para obtener lo mejor de ella”.

La base de la agricultura orgánica es el suelo rico, robusto y fértil y las vides saludables y equilibradas a través de la gestión proactiva de la biodiversidad de plantas, microbios y insectos. Los productos orgánicos fomentan el uso de diversas plantaciones y la vida de los insectos, pero sólo permiten los productos derivados de la protección natural.

De forma simplista, está prohibido el uso de productos químicos sintéticos (fertilizantes solubles, pesticidas, herbicidas).

Loveblock

Por ejemplo, el abono natural, los cultivos de cobertura y el ganado se utilizan para mejorar la salud del suelo. Se establece una población residente de insectos beneficiosos para controlar las plagas y el crecimiento de las malas hierbas es manejado mecánicamente por el cultivo o la siega sin cultivar.

El viñedo de la bodega situado en el valle de Awatere de Marlborough es orgánico certificado por BioGro Nueva Zelanda. Incorporan métodos que tienen siglos de antigüedad, como el compostaje para promover la biodiversidad y la construcción del suelo, pero se basan en la tecnología moderna y en el equipo para hacer los viñedos más eficientes en relación con la huella de carbono.

Loveblock 2014

Loveblock 2014

Elaborado con un 100% de pinot gris en la zona de Malborough de Nueva Zelanda bajo parámetros de viticultura orgánica por el winemaker Kim Crawford. 13% vol. Viñedo acreditado por  SWNZ (Programa de viticultura sostenible unificado). PVP 18,70 €

La mitad de las uvas provienen del suelo de la zona del  valle en el que la naturaleza aluvial proporciona el peso y la potencia del vino. El resto proviene de la zona de ladera con base de arcilla, proporcionando el aporte aromático.

Cata:

Bonito color amarillo pajizo con un ribete oro pálido. Reflejos acerados y lágrima fina. Atractivo.

Aromas con un claro predominio de la fruta blanca (pera) junto con notas de melón y apuntes cítricos que se conjugan con toques minerales y sutiles notas florales.

Loveblock 2014 en copa

Boca con muy buena acidez. Se muestra fresco y de paso ligeramente untuoso, pero nada pesado. Marcado pura buena intensidad y recorrido, y con una retronasal en la que el aporte frutal sigue siendo el protagonista (pera, melón, cítricos) y un retrogusto ligeramente amargo que lo hace verdadramente adictivo. Muy rico.

Excelente compañero de charla o para acompañar con platos asiáticos y mariscos.

Es lo grande del mundo del vino, que siempre estás aprendiendo y descubriendo personas, terruños, vinos con los que disfrutar y compartir.

¡Salud y buen vino!

Fotos de bodega de Loveblock Wines. Cata:  autor.

De copa en boca: Cantayano 2014

Cantalapiedra padre e hijo

Isaac y Manuel Cantalapiedra.

Isaac y Manuel Cantalapiedra son un soplo de aire fresco en la zona de Rueda que se aleja de parámetros al huso y que a día de hoy están haciendo perder la identidad vinícola de esta tierra con la elaboración de vinos impersonales huyendo de pilares tan imprescindibles como casta y terruño.

Manuel e Isaac Cantalapiedra

Lo mejor para intentar entender un vino es conocer a las personas que hay detrás: Isaac esperó más de treinta años para hacer “su” vino y Manuel, su hijo, dejó su carrera profesional de pianista para que sus manos dieran sentido y armonía a viñas y terruño que nunca olvidó.

Quizás la mejor definición sobre ellos la hizo Luis Gutiérrez: son los “new non-Rueda Rueda producers”. De paso les recomiendo que lean la entrevista que les hacen en el magazine de Bodeboca, Vignerons.

El vino: Cantalapiedra + Moyano = Cantayano

Botella nº 3848 de 19.450 de las elaboradas por Isaac Cantalapiedra con verdejo ecológico de las parcelas Los Picones, Las Comas y El Chiviero de viñas de más de 30 años de edad a 720 msm en La Seca sobre suelos franco-arcillosos con afloraciones calizas y manto de canto rodado, muy pobres en materia orgánica. Viticultura ecológica y sostenible. La vendimia comenzó el 13 de septiembre de 2014, con un rendimiento de 4.400 kg/ha (2.860 L/ha).pedregosos de 5,85 ha.

Cantayano 2014

Tras una maceración pelicular de 6 horas, la uva se prensó suavemente para así obtener mosto de la más alta calidad. La fermentación se llevó a cabo durante 21 días en depósitos de acero inoxidable de 3.000 a 7.500 litros y un 10% en barricas de roble francés de 225 litros. Una vez terminada la fermentación se realizó una crianza sobre lías de 6 meses. Tras la crianza, se clarificó y filtró ligeramente para mantener todas sus cualidades. El vino fue embotellado el 20 de julio de 2015. Producción: 19.300 botellas.

Enmarcado como Vino Ecológico dentro de la denominación Vino de la Tierra de Castilla y León. 14% vol. PVP: sobre los 10€

Cata:

Preciosa vista con un color amarillo dorado con muestras de untuosidad en agitación. Lagrima fina y densa.

Nariz expresiva cuya protagonista es la verdejo. Claro predominio de notas frutales (amarilla) junto con aportes florales anisados (hinojo) y sutiles toques minerales (canto rodado) y de bollería fina. Complejo.

Cantayano 2014 en copa

En boca tiene un paladar fresco marcado por una excelente acidez con un tacto pulido y un final aromático. Largo, envolvente y untuoso. En retronasal vuelve el abanico aromático de fruta, flores y minerales con buena intensidad.

Elegante vino dotado de una gran personalidad que reivindica la personalidad de una casta castigada por adjetivos ajenos a la misma y que tanto daño han hecho a las elaboraciones de esta zona.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: Isaac y Manuel (www.bodeboca.com). Etiqueta y vino (autor)

De copa en boca: Zerberos Arena 2009

vinedos Zerberos

Proyecto Cebreros

El proyecto de Dani Ramos se inicia en el año 2005 cuando el viticultor hispano-australiano y Pepi San Juan fijaron su objetivo en las viñas centenarias de garnachas situadas en la zona de Cebreros (Ávila). En el 2008 amplían sus objetivos a viñas de las zonas de El Tiemblo y El Barraco, también en la zona avileña de Gredos.

Lo mejor será que nos los cuente él:

Viñas de más de 100 años asentadas sobre suelos de arena granítica y esquistos de pizarra y a altitudes que van de los 750 a los 950 msm.

En el año 2013 cuentan con su propia bodega en la población de El Tiemblo, dentro de la antigua cooperativa, con el fin de elaborar sus vinos marcados por la personalidad de los distintos terruños de los que provienen y conjugando técnicas antiguas y modernas siempre desde el respeto a la pureza del vino que desean obtener y alejado de toda influencia externa.

Zerberos Arena 2009

Este vino se ha realizado con las uvas de las fincas de suelos de arena granítica de Llano Toledo, de viñedos de en torno a 100 años de edad, podadas en vaso y a 850 msm.

Zerberos Arena 2009 etiqueta

El rendimiento de producción fue de 1000 g por planta(1400 kg/Ha – 1000 li/Ha). Realiza la fermentación maloláctica en barricas y un envejecimiento en barricas de roble francés de 225 de segundo y tercer año durante 12 meses. Se embotellaron sólo 832 botellas. 14,9% vol. PVP 42,00 €

Cata:

Bonito color rubí abierto de color con reflejos en abanico que van del atejado al anaranjado. Capa baja y lágrima fina y densa.

Aromas marcados por notas de fruta roja (fresa) en licor acompañdas de sutiles aportes de canela, minerales (granito), plantas aromáticas (lavanda, tomillo) y toques terrosos. Complejo y sin defectos. Elegante nariz.

Zerberos Arena 2009 en copa

En boca nos encontramos con una excelente acidez y un tanino propio de la uva que te deja cierta sequedad entre las encías. Retronasal con un “deja vu” de apuntes de fresa y notas terrosas y minerales.

Sedoso, cálido y ligeramente licoroso. Distinto, atípico y fuera de toda clasificación.  Largo en boca y con excelentes sensaciones finales. Vino marcado por una doble personalidad: la fijada por las castas y el terruño del que nacen y la propia del autor en la consecución de un vino alejado de influencias externas. Busca la pureza y la ha encontrado en este Zerberos Arena.

¡Salud y buen vino!

 

De copa en boca: Navazos-Niepoort 2015

Barquín-Ojeda

Navazos-Niepoort 2015-001

El equipo Navazos

Seguimos poniendo nombre y caras a los “padres” de las criaturas que tanto nos hacen disfrutar. En este caso Barquín y Ojeda son los “alma pater” junto con Dirk Niepoort en la realización de un vino que nos provoca un auténtico flasback devolviéndonos doscientos años atrás a una Andalucía en la que el vino se elaboraba para consumo local bajo criterios de crianza biológica y, por lo tanto, muy alejados de los vinos fortificados o encabezados tal y como conocemos hoy a los vinos del Marco.

Como bien explican en su web,

Si a esto unimos el dato de que la clasificación de los viñedos de la zona conforme a un criterio de mérito estaba sobradamente asentada a inicios del mismo siglo XVIII, se infiere que las señas de calidad del vino de la época venían a ser: a) uva palomino fino, b) procedente de los mejores pagos, c) fermentado en bota, d) con levaduras autóctonas, e) criadas bajo el velo de flor  que comenzaba a formarse inmediatamente, una vez que las levaduras de fermentación acababan su tarea y dejaban el campo abonado para la intervención de las levaduras de flor, f) sin adición de alcohol. Este vino, antes de generalizarse la denominación “vino de manzanilla”, originaria de Cádiz, era conocido localmente como “vino blanco”.

El vino

Las uvas se prensaron suavemente, seguido de la fermentación con levadura autóctona, en botas de roble americano (40 años). La temperatura fue controlada naturalmente, debido a la pequeña dimensión de las cubas (600 l). El vino fue envejecido durante 8 meses de crianza bajo velo de flor a graduación natural. Los barriles se llenaron hasta 5/6 de su capacidad, para que las levaduras pudieran desarrollarse.

Elaborado con 100% palomino fino. 12% vol. Embotellado en 2017 para Equipo Navazos.

La cata:

Amarillo con ribete ligeramente dorado. Limpio y brillante. Bonito.

Aromas con notas de manzanilla en flor acompañadas de toques de albariza y sutiles aportes de frutos secos y recuerdos cítricos junto con sensaciones salinas.

Navazos-Niepoort 2015

Boca con una excelente acidez. Se muestra fresco, elegante, ligeramente untuoso y con muy buen recorrido.

Retronasal marcada por las notas minerales de las albarizas que le ven nacer acompañada por el aporte floral de la manzanilla, los frutos secos y el toque cítrico.

Excelente. Beber y disfrutar. De los mejores, si no el mejor año, del Navazos-Niepoort hasta hoy.

Foto de portada de Equipo Navazos.

De copa en boca: Cielos y besos 2015 de Charlotte Allen

Racimo de Juan García

Desde luego que Charlotte no ha podido ponerle mejor nombre, más que nada porque de bien nacidos es agradecer al cielo -cuando se porta bien- lo que aporta a la tierra y corresponder con besos los frutos que harán posible vinos como el que comento y recomiendo hoy.

Vino incorporado el año pasado a  su porfolio, les recomiendo el post sobre una cata de sus vinos realizada hace cuatro años para que conozcan las elaboraciones de una mujer luchadora que ha conseguido su sueño. No es el último vino que ha salido de su bodega, pero ya nos pondremos al día en futuros posts.

El vino:

Cielos y besos 2015 de Charlotte Allen

Elaborado por Charlotte Allen de Bodegas Almaroja con uva mayoritaria de juan garcía y otras, como un vino jóven, dentro de la DO Arribes en la zona zamorana de Fermoselle. 14% vol. PVP 10,80 €

La cata:

Atractivo y llamativo color picota con ribete carmesí de capa media. Limpio, con lágrima fina y lenta.

Aromas con un predominio inicial de fruta roja y negra que va dando paso a un abanico de sensaciones olfativas que van de los apuntes florales (lavanda), sutiles balsámicos, aporte mineral (granito) y toques de regaliz negro (léase “juanola”).

Cielos & Besos 2015 en copa de Charlotte Allen

Boca carnosa y con muy buena acidez acompañada por un sedoso tanino de uva que le aporta cuerpo y estructura. Equilibrado y sin aristas que “anulan” los 14º que contiene haciéndolo fresco, pero complejo y muy disfrutable. Sutil toque carbónico y con una retronasal intensa en la que la fruta, las notas balsámcas y florales vuelven a resaltar acompañadas de un ligero amargor final que no molesta.

Rico, rico.

Buena propuesta para iniciarse en una zona como Las Arribes del Duero y con una casta, nada fácil, como  la juan garcía, pero muy bien elaborada por Charlotte Allen. Si se cruzan con él, seguramente será ya su 2016, no lo duden y disfrútenlo.

¡Salud y buen vino!

Foto portada racimo juan garcía: www.doarribes.es

 

De copa en boca: El soplón 2015, Albillo de Gredos

Cristina Carrillo

La primera vez que probé los vinos de Cristina Carrillo de Bodega Finca Fuentagalana fue a través de José Manuel Mena, un buen amigo con una de las mejores vinotecas al oeste del río Tormes, La Vinoteca Mayor 22 de El Barco de Ávila, y me dejaron tan buen sabor de boca -declaro mi perdición por su Toro de Guisando Syrah- que desde entonces intento no perder de vista sus elaboraciones.

Tuve el placer de invitarla a compartir con el Enolobby Charro sus vinos en una de nuestras catas mensuales y se afianzó aún más mi creencia de que se hablaría tanto de ella como “viñadora”, como de sus vinos, aunque no sean elaboraciones con castas al “uso” en la zona de Gredos. Y doy fe de que mis premoniciones se van cumpliendo.

Es más, estoy convencido de que el destino jugaba en mi favor a la hora de catar El Soplón 2015 ya que tras dar casi por perdida la ocasión -y la botella- surgió de entre las estanterías del Mesón Los Rosales en el camino de vuelta de unos días de vacaciones en la costa alicantina. ¡Y no me digan que es sólo casualidad!. Estoy seguro que el dios Baco jugó en mi favor.

El vino:

El Soplón 2015

Elaborado con uvas de viñas jóvenes en Navahondilla (Ávila) sobre suelos graníticos y arenas degradadas y a 640 msnm, es el primer vino elaborado con esta casta por la Bodega Finca Fuentegalana.

Fermentación en depósito de acero inoxidable. Crianza sobre lías el 50% en barrica de castaño y el otro 50% en depósito de acero inoxidable. 14% vol.

La cata:

De color amarillo con reflejos de pan de oro, lágrima fina y ligeramente acerada.

Nariz limpia y algo “huraña” que necesita aireación para conseguir un despliegue de aromas que van desde notas de fruta amarilla (membrillo fresco) acompañada de toques de frutos secos, sutiles florales (manzanilla) junto con recuerdos de tofe y aportes minerales (granito).

El Soplón 2015 en copa

Boca untuosa, elegante y con buena acidez, y retronasal marcada por las notas olfativas a las que se añade una nota cítrica. Elegante amargor final y buena intensidad.

Me ha gustado, y mucho. Distinto y con personalidad propia. Esperando la nueva añada 2016 que acaba de salir para comprobar un inicio con muy buen pie.

Sigo con la idea de poner cara a los elaboradores de vinos que me hacen disfrutar por lo que aún tengo mucho trabajo por delante. Espero que me acompañen en este viaje.

Y para que les quede, a parte de un buen sabor de boca, una sonrisa, les dejo el enlace a la “cata” del Colectivo Decantado que hicieron de este blanco de Cristina Carrilo.

¡Salud y buen vino!

Fotos: Portada de Abel Valdenebro, Bodega Finca Fuentegalana y autor.

De copa en boca: Forlong Assemblage 2013

forlong-cdc

Forlong, el sueño hecho realidad.

Alejandro Narváez -con experiencia en el château Smith-Haut-Lafite- y Rocío Áspera -Máster en Viticultura y con experiencia en Bodegas Luis Pérez-, son los propietarios de Bodegas Forlong, iniciando un proyecto que vio la luz en año 2014 con la salida al mercado de su primera añada.

Uvas tintas de Frolong

Bodegas Forlong está asentada en el Puerto de Santa María, en la finca  El Olivar de Forlón que en el s. XVIII perteneció a un comerciante inglés apellidado Furlong y tanto Alejandro como Rocío  aprovecharon  para “jugar” entre el nombre del comerciante y la expresión inglesa “for a long time” con el fin de expesar sus deseos de continuidad en el tiempo.

Cuentan con 6 hectareas de palomino en la finca de Plantalina en Balbaina Alta, tenemos 1 hectárea de merlot, 1 de syrah 1 de tintilla y una de cabernet sauvignon en el Lomopardo y 1 hectarea de PX, 1/3 hectarea de palomino, 2 de Tintilla de Rota, 2 de syrah y 2 de merlot en la finca de Forlong en Balbaina baja.

Suelos de Forlong

Practican una viticultura ecológica con apuntes biodinámicos y cuentan con el certificado del Comité de Agricultura Ecológica tanto por el viñedo como por la elaboración posterior de sus vinos en los que sólo emplean levaduras autóctonas.

El proyecto supone un soplo de aire fresco en la zona comenzando desde las propias etiquetas y terminando por un concepto de vino de autor con marcada personalidad en las que los protagonistas son las castas y el terruño de donde nacen.

El vino:

 

Elaborado con un 40% de syrah, un 30% de merlot y un 30% de tintilla de Rota procedentes de viticultura ecológica de viñedos sobre tierra de albarizas.

Tinajas de barro de Forlong

Las uvas una vez despalilladas se introducen en tinajas de barro en las que comienza una maceración prefermentativa en frío.

Crianza sobre lías durante doce meses en barricas de roble francés (90%) y resto en robles americano, húngaro y español.

Producción 8.000 botellas.

La cata:

Precioso color picota de capa media-alta con ribete carmesí y fina lágrima densa y tintada. Atractivo.

Aromaticamente complejo en el que se combinan las notas de fruta negra madura con toques especiados y elegantes aportes minerales y florales (violetas), junto con sutiles apuntes terrosos y salinos gracias al viento que acerca gotas de agua salina que impregnan las viñas de El Puerto de Santamaría.

Forlong assemblage 2013

Boca con buena acidez acompañada de muy buen volúmen y estructura con un paso por barrica muy bien ensamblado que en retronasal apenas predomina sobre las notas olfativas apareciadas. A pesar de sus 15º se muestra fresco, gracias a esa buena acidez.

Retronasal en la que las notas de fruta negra, florales y especiadas se acompañan con apuntews mentolados, regaliz, punta de café y romero. Tanino sedoso y sin aristas. Puro equilibrio.

En recorrido se muestra largo, elegante y con un toque final a cacao ligeramente amargo que me encanta y crea adición.

Seguimos con nuestro recorrido personal de dar a conocer no sólo los vinos, sino las caras de aquellos que nos hacen disfrutar con sus elaboraciones. El próximo post… -mantengo la incertidumbre, o como dicen los críticos de cine, el “suspense“-, así que manténganse alerta.

¡Salud y buen vino!

Fotos de Bodegas Forlong y autor (vino)

De copa en boca: Rufián 2013 de Ismael Gozalo

Ismael Gozalo elaborador de Rufian

Rufián

No es la primera vez, ni la última espero, que me acerco a los vinos de la Sierra de Francia, que tantas alegrías nos están dando una vez entendida la uva más complicada de la zona,  la rufete.

Rufián 2013, segunda añada y con 0% sulfuroso, está elaborado con la uva rufete proveniente de dos pequeñas parcelas de Miranda del Castañar situadas en plena Sierra de Francia de Salamanca: La Cerrá, con suelos de arena y granito blanco, datada en 1909 y El Vínculo con viñas de unos 40 años de edad asentadas sobre suelos de pizarra y granito, trabajadas en tándem bajo parámetros biodinámicos y con escasa intervención en bodega  por Ismael Gozalo, viñador de MicroBioWines.com junto con Mauro Bergesio de Bergesio Collezione, responsable de la uva y coproductor, socio y propietario de la marca.

Mauro Bergesio - Rufian

Como bien queda definido en www.elmundovino.com, Ismael es

uno de los personajes más interesantes dentro del pequeño pero creciente círculo de viñadores independientes castellanos

y por lo tanto alguien del que no hay que perder de vista sus elaboraciones en las que plasma su propia filosofía de vida, sus vinos con alma.

Entre viñas y olivos - Rvfian_opt-1

Crianza de 9-10 meses en barrica borgoñona.

La cata:

Colo rubí con degradaciones en el ribete que van desde las tonalidades rosáceas a azuladas. De capa media-baja.

Aromáticamente de mediana intensidad, pero compleja, con sensaciones iniciales marcadas por las notas de fruta roja madura matizada por aportes terrosos y minerales (pizarra y granito) acompañadas por apuntes de monte bajo, plantas aromáticas y elegantes toques florales (jara). Final con un ligero toque terciario que no molesta.

Rufian 2013

Boca sedosa, elegante y sin aristas. Se muestra fresco y con buena acidez lo que hace que sea ideal para disfrutar desde el inicio. Directo, sin complejos, muestra lo que las viñas, el suelo y el clima de la Sierra de Francia dan e Ismael plasma en este excelente vino: terruño.

Retronasal con recuerdos de eucaliptos y sensaciones balsámicas junto con el aporte de la jara serrana. Cerrar los ojos y transportarte a la Sierra de Francia.

Me ha encantado. Excelente y complejo vino para disfrutar. Recomendación: ¡si se cruzan con él, no dejen de probarlo! y luego me cuentan. ¡Chapeau Ismael!.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: Ismael Gozalo (MicroBioWines.com), Mauro Bergesio y autor.

De copa en boca: Vimbio 2013 de Martín Crusat

Vimbio

Los “padres” de Vimbio

La aventura de Vimbio surge en 1985 cuando Venancio Crusat compra la finca y planta las primeras cepas de un proyecto que han culminado su hijo Martín, biólogo, y su pareja Patricia Elola, licenciada en medioambiente, con el nacimiento en 2012 del primer vino. El proyecto evoluciona y la cosecha del 2015 ya la elaboran en su bodega a pie de viñas.

Vimbio

Se parte de 2,5 hectáreas de un conjunto de tres pequeñas fincas anexas: Casendo, Veque y O Eido. Están situadas en la parroquia de Goian (Tomiño), entre el valle del Miño y la Serra do Argalo, dentro de la subzona Rosal de la Denominación de Origen Rias Baixas.

Las viñas tienen una edad entre 20 y 30 años.

El vino

 

Vimbio, vime o vimbieira es el término gallego para mimbre, arbusto de largas y flexibles varas utilizado tradicionalmente para atar las vides a las guías. Es la promesa y el compromiso de Martín y Patricia de trabajar de una manera artesana, manual y cercana a la tierra.

Vimbio

Elaborado en Tui para Martín Crusat con un 90% de albariño -que le aporta estructura- y resto de caíño branco -acidez noble-  y loureiro -aromas frutales y especiados-. Suelo mixto de aluvión, esquisto y arcillas. Producción. 8.000 botellas.

La cata:

Precioso color amarillo con reflejos ligeramente dorados. Untuoso en agitación. Brillante y atractivo.

Complejo en la fase olfativa muestra un abanico de aromas florales (cala) fruta amarilla (piña y manzana), minerales (granito) y aportes herbáceos y cítricos acompañados de recuerdos de camomila e hinojo.

Boca fresca con una excelente acidez y un paso de boca graso y envolvente. Puro equilibrio y placer. Vino sin aristas que va desgranando una retronasal  que nos devuelve una complejidad olfativa mantenida en un paso largo que te hace disfrutar y culmina con un toque ligeramente amargo que embriaga y crea adicción.

Excelente elaboración que sigue demostrando el gran error de consumir los vinos blancos sin darles tiempo en botella y acabar cometiendo infanticidios al impedir que den lo mejor de sí con un poco más de paciencia.

Desde luego lo que no pienso es dejar de perder de vista las siguientes elaboraciones de Martín y Patricia si es que consiguen algunas de sus escasas botellas.

Así que entren en modo “Busca y captura”.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: Vimbios (http://oscmaroscelestes.blogspot.com.es/), Adega do Vimbio y autor.