Cata de vinos de Levante – Sureste

Los corchos

Se acercaba la  cata mensual y uno, que es el encargado, tocó generala. Se reunía el “Enolobby charro” en torno a 8 vinos de Levante – Sureste que algunos definen como “mediterráneos” y otros les achacan la leyenda negra de “cálidos”, pero íbamos a salir de dudas. Sólo queda descorchar .

 1.- Santa Rosa 2001 (Bodega Enrique Mendoza)

 

Santa Rosa 2001
Santa Rosa 2001

El vino:

Elaborado con 70% Cabernet Sauvignon, 15% Merlot y 15% Shiraz. 13,5%

18 meses en barrica de roble francés Allier y Nevers. DO Alicante

La Cata:

Vista de color picota con menisco ligeramente atejado con capa media y lágrima fina.

Notas de higos, chocolate y cuero, hosjarasca y sutiles notas de champiñón junto con apuntes terrosos y de frutos secos.

En boca muestra una buena acidez con ciertos toques licorosos. Tiene buen recorrido, pero se le echa en falta algo más de fruta aunque en retro muestra notas de ciruela negra en licor, apuntes de torrefactos y chocolate. Pelín cálido.

2.- Beryna 2008 (Bodegas Bernabé Navarro)

Beryna 2008
Beryna 2008

 El vino:

Elaborado con un 80 % Monastrell, 20% otras (Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo). 15,5% vol.

Sus uvas parten de la Finca Balaguer con vieñdos entre 40 y 50 años de edad favorecidos por el micorclima de Sierra Morrón y su Solana al Norte y la Sierra de la Villa al Sur.

Viñedos de Finca Balaguer
Viñedos de Finca Balaguer

La cata:

Preciosa vista de capa alta con lágrima fina y densa ligeramente tintada.

A pesar de los años se muestra algo huraño haciendonos esperar el despliegue de aromas iniciales a terruño, a roca madre y a frutos negros e higos, que pasan a carne y balsámicos (regaliz negro).

En boca mantiene buena acidez y se muestra sedoso aunque aún altivo con un tanino aún ligeramente marcado aunque goloso dejando una cierta sequedad y un punto de licorosidad. En retro las notas de frutos minerales, balsámicos e higos marcan el recuerdo.

3.- Casa Castillo 2008 (Bodega Casa Castillo)

Casa Castillo 2008
Casa Castillo 2008

El vino:

Elaborado con un 100% de uva monastrell de viñas viejas plantadas a pie franco en 1941 y provenientes de la parcela La solana con una extensión de 8 ha. sobre suelos de glacis de acumulación (arenas y sedimentos finos) aluvinonado de la montaña próxima. Orientación S-SW. Producción entre 700 y 900 kg./ha.

Viñas de monastrell y terruño de Casa Castillo
Viñas de monastrell y terruño de Casa Castillo

Se elabora despalillando un 70% de los racimos y un 30% de racimos enteros encubados en lagares subterráneos. Descube a fudres dónde realiza la fermentación maloláctica. Crianza durante 19 meses en fudres.

La cata:

Color picota de menisco carmesí y capa media-alta. Bonito.

En nariz se muestra huraño a lo largo de la cata dejando dejes de notas minerales, cueros y balsámicos. Parece que esta botella no quiere compartir el “frasco de sus esencias”. Lástima. En toda la cata se mostró parco.

En boca tiene buena acidez con un paso de boca secante y cálido. La retro al igual que la nariz apenas mostró la fama que le precede y ciertamente defraudó. Una mala botella la tiene cualquiera.

4.- Curro 2009 (Bodega Bernabé Navarro)

Curro 2009
Curro 2009

El vino:

70% monastrell del Pago de La Arena y 30% tempranillo del Pago de La Carrasca del viñedo Finca Casa Balaguer (Viellena-Alicante) situado sobre suelos variados con predominio de arcillo calcáreos y arenosos. Las viñas cuentan con una edad de entre 15 y 50 años. 15% vol. Producción 3.000 botellas.

Vinificación en barricas abiertas de roble francés de 225 l. y maloláctica en roble francés. Envejecimiento de 16 meses en roble francés de un año con 4 trasiegos siguendo el calendario lunar.

Monastrell de Bodegas Beryna
Monastrell de Bodegas Beryna

La cata:

Picota oscura de capa alta, limpio y brillante. Lágrima fina y densa. Amenaza.

Nariz compleja con notas de fruta negra, vainillas, flores azules, grafito, regaliz y cierto aporte a laca, que no molesta.

En boca la acidez es correcta con un tanino goloso pero con poderío. Complejo y con taninos sedosos. En retro marcan las notas dde fruta y minerales. Largo.

5.- Santa Rosa 2010 (Bodegas Enrique Mendoza)

El vino:

Elaborado con uvas en un 70% cabernet sauvignon, un 15% merlot y un 15% shiraz proveniente de la finca el Chaconero en Villena y recolectadas en diferentes pasadas para ser encubados los racimos con grano entero y fermentar a 28º C con una maceración post-fermentativa de 14 días. Envejecido en barricas nuevas de roble Allier durante 17 meses.

Terruño de Bodegas Mendoza
Terruño de Bodegas Mendoza

La cata:

Bonita vista de una capa con fondo picota y capa media alta, rematando con un menisco carmesí. Limpio y brillante.

Nariz inicial desconcertante con unas notas a caucho que desaparecen dando paso a notas balsámicas, tostados y sutiles aromas a naranja sanguina.

En boca, buena acidez y estructura que se mantienen con un correcto recorrido.

6.- Sentencia 2011 (Bodegas Sentencia)

Sentencia 2011
Sentencia 2011

El vino:

Partiendo de la producción de dos micro-parcelas situadas en la localidad de Los Pedrones de apenas 0,5 ha por parcela de las variedades bobal y garnacha -la primera planta a principios del s. XX y la segunda durante los años 60- trabajadas siguiendo una viticultura tradicional y bajo parámetros de agricultura ecológica y biodinámica, se elabora este vino con un 70% de bobal y un 30% de garnacha y syrah con una crianza de 12 mees en roble francés (90%) y en roble americano (10%).

Terruño de Bodega Sentencia
Terruño de Bodega Sentencia

La cata:

Bonito color picota de capa alta con lágrima fina y densa la del único representante de la zona de Utiel-Requena.

Notas de fruta negra e incienso iniciales que compagina con ciruela negra y chocolate. Con todo hay que trabajárselo en nariz ya que parece que no quiere mostrar sus aromas. Cerrado a lo largo de toda la cata.

En boca tiene buena acidez y se muestra ligeramente cálido. El paso se muestra plano y simple sin apenas notas retronasales.

7.- El Sequé 2011 (El Sequé-Artadi)

El Sequé 2011
El Sequé 2011

El vino:

Uvas 100% monastrell de viñedos situados a 600 m. de altitud sobre suelos arenosos con un subsuelo arcilloso. 14,5% vol.

Vinificación en depósitos abiertos de madera y fermentación durante 10-12 días con dos pisados diarios y un pequeño remontado. Maloláctica en barrica y una crianza de 12 meses en barrica de robla francés de 500 l.

Viñedos de El Sequé
Viñedos de El Sequé

La cata:

Picota de capa alta.

Nariz con fruta negra y minerales que sobresalen. Toque balsámicos y un ligero recuerdo a aromas de rebotica.

En boca se muestra potente, agresivo y secante. Buena estructura. Vino con muy buenas echuras al que sin duda le falta botella para dar todo lo que lleva dentro de una forma más elegante y sutil.

8.- Quincha Corral 2011 (Bodegas Mustiguillo)

Quincha Corral 2011
Quincha Corral 2011

El vino:

Uvas de la variedad bobal provenientes de la finca El Terrerazo situadas a 800 m. de altitud sobre suelso calizo dolomítico con textura franco arenosa. Viñas plantadas en 1919 y 1945. 14,5% vol.

Vinificación: maceración en frío a 6º. Doble mesa de selección, racimo y bayas. Fermentación en barrica abierta de 225 l. durante 12 días con pequeños “pigeage” manual. Maloláctica en barrica de 5 a 8 semanas con batonage y crianza en roble francés durante 21 meses.

La cata:

Bonito color picota de capa alta, lágrima fina y densa tintada.

Nariz compleja con notas de vainillas, minerales, carbón, mentolados y fruta negra. No empieza a dar sus “frutos” hasta pasadas dos horas en copa.

En boca es potente, duro, con buena acidez. Con un tanino goloso, pero astringente y una sensación cálida. Está claro que es un vino al que le falta mucha, pero mucha botella y que apenas te muestra toda su complejidad, aún salvaje.

Viñas de monastrell en Bodegas Mustiguillo
Viñas de bobal en Bodegas Mustiguillo

Conclusiones:

No se si el día para la cata de vinos de Levante – Sureste estaba marcada en el calendario biodinámico como “tronco”, pero desde luego el equipo del Enolobby Charro se tuvo que emplear a fondo en una cata compleja y que hizo trabajar sobre todo en nariz a los miembros del grupo.

Con todo fue una cata en la que se observaron evoluciones positivas en algunos de los vinos, como el Santa Rosa 2001, que aunque se nota un cierto declive mantiene cuerpo y estructura, aunque pierde en cierta forma potencia para aguantar toda la cata.

De igual forma el Beryna 2008 marca “territorio” y se hace notar. Tiene “chicha” y poderío, aunque se hizo esperar en nariz. Curro 2008 ha evolucionado muy bien desde la última vez que lo probamos, aunque se observa que es un “corredor” de fondo.

En el apartado de “infanticidios” estarían Quincha Corral 2011 y también El Sequé 2011. El primero se mostró huraño, pero ya casi al final se dignó a “hablarnos”. Es justo uno de los vinos a los que yo les daría tiempo en botella porque potencia, al igual que El Sequé 2011, le sobran.

Los vinos de la cata
Los vinos de la cata

Por útlimo Casa Castillo 2008 fue, junto con Sentencia 2011,  la gran decepción. Ya sabemos que cualquiera tiene una mala tarde y en el mundo del vino, cualquiera una mala botella, y la de Casa Castillo 2008 fue la que nos tocó. La espectación y las ganas de probar el vino eran grandes ya que los que lo habían probado hablaban maravillas y los que no lo conocíamos estábamos en “ansia viva”.

Sentencia 2011, único exponente de la bobal y de la zona de Utiel-Requena, se mostró muy huraño en nariz y plano en boca, lo que nos llevó a la conclusión de que “no hay dos sin tres”. Lástima porque también había leído buenos comentarios del vino. Habrá que darle, junto a Casa Castillo 2008, una segunda oportunidad.

Como supongo que después de leer el post tendrán las papilas realmente secas no se corten, ya  saben que están en su blog, así que descorchen lo que quieran ya sean vinos o comentarios.

¡Salud y buen vino!

Y aprovechando que pasaban por aquí… (III): Bodegas Lazo

Para terminar con la trilogía que comenzamos con “Y aprovechando que pasaban por aquí (I): Las manzanillas” conoceremos al causante de que en pleno mes de julio se tocara a rebato entre el retén del enolobby charro y se acercaran a compartir sus vinos Pepe Herrero, de Herrero Bodega, y José Augusto -Novena Privincia, para los allegados al FB-: José Alberto Antequera, “alma pater” de Lazo Agroturística.

Pero conozcamos un poco más a José Alberto.

Jose Alberto y la siguiente generación

P.- ¿Cómo llega un profesor de geografía a gestionar una bodega como La Zorrera?

R.- Me hice bodeguero porque en casa teníamos una viña de unas seis hectáreas.  La uva se vendía a cooperativas de Jumilla cuando tenía algo de precio y cuando no lo tenía, que era casi siempre, nos hacía vino alguien del pueblo.  Llamar vino a aquellos brebajes infumables es un acto de bonhomía: se fermentaba a la romana, con la vendimia sin despalillar, en lagares mugrientos… En fin, con todos los inconvenientes de una zona pobre y de escasa tradición vinícola.  El resultado era unos vinos claretes y alcohólicos, que se oxidaban con mirarlos, groseros, acéticos, guarrillos.  Vino agrete, buen traguete decía la gente por aquí, pa que te te hagas una idea.  Aunque hoy, con el cambio de paradigma y tanto tardohippy vinificando igual a eso  le llamaban terroir

El monte y la viña. La Zorrera.

Perdón por la digresión, sigo.   Al filo de los 30 años, cuando empecé a aficionarme al vino, decidí intervenir, compre pequeños depósitos de inoxidable y una mini prensa y una despalilladora manual y poco más y  en el sótano de casa comencé esta andadura de aprendiz de brujo…

En 2007 tomamos (Mª Angeles, mi mujer, y yo) la decisión de construir una bodega y reconstruir nuestra vida en torno a esta pasión.  En mi descargo he de decir que la situación actual no la venían venir ni los listos, así que te puedes figurar este que suscribe…

P.- Situémonos ¿dónde está la bodega y variedades que cultivas?

R.- La bodega está en Férez, en la Sierra del Segura Albaceteña.  La finca tiene un nombre muy simpático: La Zorrera (de ahí el apócope: Bodegas LAZOrrera…).  El paisaje es realmente hermoso: olivos, viña y monte… Un sitio pobretón pero poco machacado.  En la comarca queda muy poca uva, pero interesante.  Son viñedos de montaña, situados entre los 600 y los 850 metros de altitud y dominados por la monastrell, plantada en pie franco, que aquí recibe un curioso nombre endémico: Alcayato…

Monastrell nevada

 Además de monastrell tenemos  un poco de bobal, tempranillo y moravia agria, como variedades españolas, y también algunas parcelas de syrah, cabernet sauvignon, cabernet franc, y petit verdot.

Tempranillo y CS. Parcela de El Molino

P.- ¿De qué producción estamos hablando y clase de vinos elaboras?

R.- La producción de la bodega es muy pequeña, años de 10.000 botellas (2011) y años de 15.000 (2009) y se articula en torno a tres vinos: el Cabeza de Hierro con una base de monastrell y pequeños y variables aportes de otras variedades.  El Fianza, años dominado por la syrah y años por la tempranillo.  Y el Fianza Selección, un vino que no hacemos todos los años, solo cuando entra en bodega una partida de uva que nos mata (2007, 2010, 2011 pero no 2012). De los 2011 que catamos en Salamanca, hay unas tres mil y poco botellas de cada uno… y un rosado experimental de petit verdot y syrah, Rosa y Oro, (500 botellas, que ha gustado mucho e igual este año repetimos)

Los vinos

En 2012 hemos hecho una monastrell  certificada ECO, de nombre Lacerta, seis barricas, que he vendido en premier…  (te lo cuento y aún se me pone cara de gusto…)

Aunque no soy ningún fanático de la religión Bío,  lo cierto es que nos va muy bien la práctica de una agricultura muy poco agresiva.  No utilizamos sistémicos ni abonos inorgánicos ni herbicidas ni fungicidas ni pesticidas ni otros venenos.  Eso sí, en bodega, acero inoxidable, máxima higiene, control de temperaturas de fermentación y mínimos aportes de sulfuroso…

Los vinos catados.

Vinos de Lazo1.- Fianza 2010

90% syrah y 10% monstrell. 14,5% vol. Crianza en barrica de roble francés

Cata:

Bonito color picota con menisco rubí. Lágrima fina y capa media-alta.

En nariz necesita aireación ya que muestra notas de reducción, pero que con el tiempo despliega notas de fruta negra compotada, tostados y ahumados, apuntes de regaliz y balsámicos, sutiles notas de flores azules y cacao, y notas especiadas.

En boca muestra una buena acidez aunque resulta un pelín cálido. Tanino secante que habrá que pulir, pero muy disfrutable y con buen recorrido. Retro marcada por las notas frutales y balsámicas.

2.- Fianza Selección 2010

60% tempranillo y 40% syrah. 14,5% vol.

Cata:

Picota de capa media-alta. Atrativo y brillante.

En nariz notas iniciales de yogur de fresa y violetas, fruta negra y petalos de rosa secos, punta cítrica con sutiles minerales y notas de regaliz.

En boca muestra muy buena acidez con un tanino ligeramente secante. Retro con notas de regaliz y balsámicas. Se muestra goloso, fresco y largo. Muy disfrutable.

3.- Cabeza de Hierro 2011

50% monstrell, 17% bobal y el resto otras variedades. 14,5% vol.

Cata:

Picota de capa alta y menisco carmesí. Bonito. Lágrima fina, lenta y tintada.

Nariz marcada por las notas minerales, la fruta negra, los aportes florales, sutiles aromas de regaliz y mermelada de fresa.

En boca mantiene buena acidez y tanino goloso, pelín secante y astringente. Retro en el que predominan las notas minerales.

Vino con cuerpo, estructura y volumen. Largo y con vida. Para recatar y volver a disfrutar.

Los vinos en sus copas 18-07-2013 22-08-49

4.- Fianza Syrah 2011

100% syran. 15,3 % vol.

Cata:

Picota, capa alta, opaco. Brillante. Precioso.

En nariz flores azules, chocolate, minerales. Complejo e intenso. Para disfrutar moviendo la copa.

En boca tiene una excelente acidez que le da frescura en boca. Goloso y pelín tánico. Retro en la que la intensidad y la complejidad que se ha observado en nariz vuelve a dar sensaciones que lo hacen un excelente vino.

5.- Fianza Syrah Selección 2011 (muestra de barrica).

100% syrah. 15,78% vol.

Cata:

Impresionante en vista en la que se muestra con un color picota de capa alta, practicamente opaco. Limpio y brillante. Precioso.

En nariz toques lácteos iniciales que dan paso a notas de fruta negra, notas minerales, balsámicos, regaliz y apuntes de flores azules. Complejo.

En boca con esa graduación se mantiene fresco, lagro, envolvente y con volumen. Intensa retro que lo hacen candidato a ser un muy buen vino dentro de un año.

Conclusiones:

Si estamos en la tendencia de que se empieza a dar importancia al terruño en este país, creo que Bodegas Lazo debe de entrar en esa categoría. Vinos con personalidad, alejados de modas y gustos generalizados, pero en los que marca la tierra, el clima, la casta de unas viñas enclavadas en Sierra del Segura. Y si a eso añadimos una excelente RCP, pues miel sobre hojuelas.

Recuerdo que hace unos días Víctor de la Serna hablaba en www.elmundovino.com de que nos encontramos en un momento en que los nuevos viticultores apuestan más por el terruño:

Otra vuelta de tuerca al renacer del vino en España –algo en lo que se fijan más fuera de nuestras fronteras que aquí– es la que estamos constatando este año en las catas de elmundovino: no ya los nuevos/viejos viticultores apegados al terruño, a la viña y a los vinos sinceros sin manipulación tecnológica, sino una creciente insistencia en los vinos de un pago o de un majuelo determinado, en la expresión más particularizada del terruño. Y ello, en absolutamente todas las zonas vitícolas del país.

Ahora sólo falta apostar por ello e invertir la alicaída tendencia del consumo de vino en España disfrutando de las elaboraciones que salpican esta piel de toro de la mando de excelentes viticultores y bodegueros (les recomiendo que lean el artículo de Víctor).

Y como el camino se anda con pan y vino nos reunimos en nuestra sede en la que disfrutamos con un Carpaccio de bola de ibérico y tomateCarpaccio de morucha 18-07-2013 22-12-03y con un Cilindro de rabo de toro deshuesado, entre otros platos elaborados por el equipo de cocina del Gastrobar Lilicook.

Cilindro de rabo de toro 18-07-2013 22-58-51

¡Salud y buen vino!

La Malkerida 2011: excelente bobal fruto de un sueño.

Siempre me habían explicado que sin buena materia gris y sin buena materia prima difícilmente podría elaborarse un buen producto, y la verdad es que en este proyecto contamos con todos los ingredientes para que el resultado final no decepcione y cumpla con las expectativas:

Tenemos materia gris:

  1. David Sampedro, 5ª generación de viticultores y enólogos riojanos, que ha centrado la búsqueda de su Grial vinícola en el terroir y en el trabajo del viñedo como lo hicieron sus antepasados.
  2. Bruno Murciano, enamorado de la bobal y sumiller de reonocido prestigio nacional e internacional.
  3. Emilio, ex-propietario de las viñas que viendo el camino de abandono al que iban predestinadas,  se las ofrece a Bruno para hacer realidad su sueño de bobal.

Tenemos materia prima:

  1. Situadas en Caudete de las Fuentes y a 800 m. de altitud, cuentan con 7.5 Ha. de viñas de bobal en la ladera de una colina rodeada de un bosque de pinos con exposición NO a SE.
  2. 3 «terroirs» diferentes: calizo, arena rojiza y arcillas con cantos rodados, y viñedos en vaso de 70-80 años de edad.

Si a esto unimos un buen hacer basado en:

  • Retrasar la poda a finales de febrero
  • Realilzar una vendimia en verde a mediado de agosto
  • Y reducir drásticamente los tratamientos fitosanitarios

Se consiguie un buen vino bautizado como La Malkerida, 100% bobal, con una fermentación y maceración realizada en depósitos de hormigón, y 12,5% de vol.

Supongo que el nombre se ha tomado de la obra de Jacinto Benavente aunque añadiendo esa k en homenaje a los orígenes vascos de David (por cierto si no la han leído se la recomiendo).

La Malkerida 2011.

Cata:

Bonito color picota de menisco amoratado de capa media-baja. Limpio y brillante.

Notas en nariz de fruta negra con ligeros verdores que no molestas y le dan frescura, balsámicos, ligerso especiados y ahumados, monte bajo y romero.

En boca muestra buena acidez y taninos golosos aportados por la fruta, “pelín” secantes, pero que no molestan. Retronasal marcada por las notas de fruta y balsámicas. Sedoso y de buen recorrido con un regusto muy agradable que incita a seguir disfrutando. Muy expresivo y distinto, algo que hay que agradecer en estos tiempos de globalización.

En resumen un vino que agrada en vista, se muestra franco y sin desequilibrios en nariz y se manifiesta fresco, goloso y en cierto modo “adictivo”, y con 12,5% de vol. que también ayudan a disfrutar de la botella de inicio a fin.

Y lo mejor de todo es que después de La Malkerida han hecho su Sueño realidad, claro que de éste hablaremos en otro post… cuando lo catemos.