De copa en boca: Navazos-Niepoort 2015

Barquín-Ojeda

Navazos-Niepoort 2015-001

El equipo Navazos

Seguimos poniendo nombre y caras a los “padres” de las criaturas que tanto nos hacen disfrutar. En este caso Barquín y Ojeda son los “alma pater” junto con Dirk Niepoort en la realización de un vino que nos provoca un auténtico flasback devolviéndonos doscientos años atrás a una Andalucía en la que el vino se elaboraba para consumo local bajo criterios de crianza biológica y, por lo tanto, muy alejados de los vinos fortificados o encabezados tal y como conocemos hoy a los vinos del Marco.

Como bien explican en su web,

Si a esto unimos el dato de que la clasificación de los viñedos de la zona conforme a un criterio de mérito estaba sobradamente asentada a inicios del mismo siglo XVIII, se infiere que las señas de calidad del vino de la época venían a ser: a) uva palomino fino, b) procedente de los mejores pagos, c) fermentado en bota, d) con levaduras autóctonas, e) criadas bajo el velo de flor  que comenzaba a formarse inmediatamente, una vez que las levaduras de fermentación acababan su tarea y dejaban el campo abonado para la intervención de las levaduras de flor, f) sin adición de alcohol. Este vino, antes de generalizarse la denominación “vino de manzanilla”, originaria de Cádiz, era conocido localmente como “vino blanco”.

El vino

Las uvas se prensaron suavemente, seguido de la fermentación con levadura autóctona, en botas de roble americano (40 años). La temperatura fue controlada naturalmente, debido a la pequeña dimensión de las cubas (600 l). El vino fue envejecido durante 8 meses de crianza bajo velo de flor a graduación natural. Los barriles se llenaron hasta 5/6 de su capacidad, para que las levaduras pudieran desarrollarse.

Elaborado con 100% palomino fino. 12% vol. Embotellado en 2017 para Equipo Navazos.

La cata:

Amarillo con ribete ligeramente dorado. Limpio y brillante. Bonito.

Aromas con notas de manzanilla en flor acompañadas de toques de albariza y sutiles aportes de frutos secos y recuerdos cítricos junto con sensaciones salinas.

Navazos-Niepoort 2015

Boca con una excelente acidez. Se muestra fresco, elegante, ligeramente untuoso y con muy buen recorrido.

Retronasal marcada por las notas minerales de las albarizas que le ven nacer acompañada por el aporte floral de la manzanilla, los frutos secos y el toque cítrico.

Excelente. Beber y disfrutar. De los mejores, si no el mejor año, del Navazos-Niepoort hasta hoy.

Foto de portada de Equipo Navazos.

Vinos Blancos para salir de la monotonía.

Los vinos de la cata. Blancos

Estamos en pleno verano y la mayoría de los mortales consideran que es la época idónea para disfrutar de los vinos blancos que nos rodean, pero en este post quiero alejarles de la monotonía y adentrarles en un mundo en el que también existen elaboraciones distintas que se diferencian del resto en base a sus variedades, a sus procesos de elaboración, a la geografía imposible dónde nacen sus uvas, a los protagonistas que los crean o a que no son lo que parecen.

Pero vamos por partes. Les presento: aquí unos amigos, aquí “otros” blancos.

1.- Condes de Albarei “En rama” 2010.

Elaborado con un 100% de uva alvariño de viñas de más de 25 años sobre suelos arenosos en la subzona del Valle del Salnés y 13,5% de vol. Bodega Condes de Albarei. D.O. Rias Baixas.

Fermentación alcohólica: prensado suave de granos despalillados y desfangado en frío 36 horas. La fermentación se realiza durante 10 días. Levaduras autóctonas.

Crianza en depósitos de acero inoxidable desde el final de la fementación hasta su embotellado con tres cambios de lías. Se mantiene en botellero durante 6 meses antes de su comercialización.

Condes de Albarei en rama

Es un triple lías. Esto quiere decir que el vino de la cosecha X se deja un año con sus lías, 3-4 meses moviéndolas y el reto del año se mantienen tranquilas en el fondo del depósito. Al año siguiente se quitan las lías y se añade el mismo volúmen de lías nuevas de otro depósito del año X+1 y se vuelven a mover y reposar igual. Y al tercer año se repite la operación con las lías del año X+2.

Esto quiere decir que el vino del año X, ha tenido lías del año X, X+1 y X+2, y se autoestabiliza por lo que no hace falta pasarlo por frío, ni siquiera filtrar. De ahí que se denomine “En rama”.

Cata:

De precioso color amarillo con ribete dorado y reflejos verdosos, se muestra brillante, limpio y untuoso en agitación. Lágrima fina y densa.

Aromas complejos que aúna notas florales (acacia y cala) junto con aportes de fruta amarilla (pomelo), apuntes especiados, miel y sutiles toques salinos y minerales (granito).

En boca muestra excelente ataque y acidez que lo hacen envolvente y sin aristas. Mantiene muy buen recorrido y una retronasal en la que las notas florales, furtales y de miel se mantienen conjuntadas con un final puramente mineral que reivindica su terruño granítico del paleozoico.

2.- Aspriu Pardas 2011

Elaborado con un 100% de uva xarel.lo de la viña “La Lola”, 1,2 Has. de suelos de arcilla y calilza, de exposición sur situada en el Serral del Titet en la Finca de Can Comá, y compuesta por tres parcelas diferenciadas por edades y porta-injertos dentro de un microclima singular. 13,7 % vol. Celler Pardas. D.O. Penedés.

Aspriu Pardas blanco

Vendimia y selección manual de la uva en la viña. Maceración pre-fermentativa de 12 horas con los hollejos. Desfangado a 12º y prensado del mosto con frío.

El 54% realiza una fermentación y envejecimiento en depósito de cemento durante 8 meses y el 46% restante fermenta y envejece con las lías en barricas nuevas de 300 l.

Se embotellaron 1.300 botellas el 3 de julio de 2011.

Cata:

Precioso color amarillo verdoso, limpio y brillante.

Nariz con un protagonismo inical del aporte mineral del terruño que se acompaña con notas de manzana, toques cítricos e hidrocarburos, champiñones y almendras tostadas. Complejo.

Boca con muy buena acidez, envolvente y largo. Retronasal marcada por las notas cítricas y minerales. Muy disfrutable.

3.- Honorio Rubio Añadas 2007-2010

Quizás sea el vino más singular de entre todos los catados ya que no deja de ser un vino elaborado con 100% uva viúra, pero  lo que le hace diferente es que procede del ensamblaje de cinco añadas distintas trabajadas durante cinco años en un sistema de soleras como el que se emplea para los vinos de Jerez y que han permanecido en barricas de roble americano, roble francés y de acacia una media de tres años.

Honorio Rubio Añadas blanco

Una auténtica rareza con una edición limitada a 1.000 botellas que fueron embotelladas el 10 de mayo de 2016 tras permancer en bodega durante 9 años.

Bodegas Honorio Rubio. D.O.C. La Rioja. 13% vol.

Cata:

En vista muestra un color precioso amarillo brillante con reflejos dorados. Untuoso en agitación. Llamativo de inicio.

En nariz se muestra complejo, yendo desde aromas florales como el jazmín, a notas de madreselva, dulce de membrillo, toffe, mostaza, manzanilla, incienso o notas cítricas y suaves tostados. Pura complejidad.

En boca muestra muy buena estructura, equilibrio y acidez. Es un vino fresco, largo, complejo, elegante y adictivo. Excelente vino que no les dejará indiferentes. Bueno, al menos, a mí no me dejó.

4.- El Cuentista 2013

Elaborado como blanc de noir con uvas de tempranillo recogidas en 8 pagos distintos, a una altitud de 813 msm, en base a una selección de las de mayor maduración con las que conseguir una mayor estructura.

Realiza una crianza sobre lías de uva verdejo en depósitos de roble americano durante 9 meses. Producción de 6.110 botellas. Bodegas Pradorey.

Cuentista 2013 blanco

Cata:

De color amarillo pajizo con toques acerados y de baja intensidad. Limpio y lágrimas finas y densas.

Aromas uraños con toques de fruta roja muy sutiles (fresa) y blanca (lichis)  acompañados de recuerdos tostados y flores blancas.

En boca se muestra fresco y con buena acidez, equilibrado. No muestra el paso por barrica, lo que es de agradecer, aunque se echa en falta algo más de intensidad. Retronasal con recuerdos anisados y final ligeramente amargo que recuerda a notas de verdejo.

Un vino interesante que merece la pena seguir, si lo que quieren es conseguir un blanco con alma de tinto, aunque se aprecian matices en nariz más de tinto y una boca más de blanco. Curioso cuanto menos.

5.- Tega do Sal 2014

Primera vino de Daniel Gómez Jiménez-Landi y Fernando García, Comando G, para Viña Mein en la zona de Ribeiro, elaborado con un 75% de treixadura, 20% de albariño y 5% de loureira blanca en dos parcelas (Vilerma y Tega do Sal), en  el pueblo de Vilerma, dentro del valle de Avia, sobre suelos graníticos con arenas, guijarros y cantos rodados en su superficie.

Tega do Sal 2014 blanco

La vendimia se realizó en dos fases en días diferentes buscando la mejor maduración de las uvas. En bodega se utilizó mesa de selección y el prensado del racimo entero.

Fermentación y crianza durante 9 meses y sobre lías en barricas de usadas de 500 l. y 600 l. de roble francés. Producción 2.750 botellas.

Cata:

Atractivo color amarillo con reflejos verdosos. Intenso y brillante. Lágrima fina y densa.

Aromas de inicio minerales que van dando paso a notas de mantequilla, sutiles florales, toques lácteos, menta fresca, miel, fruta blanca y apuntes cítricos y tropicales (lichi). Complejo.

Boca marcada por una muy buen acidez y gran equilibrio. Se muestra de trago largo, envolvente, fresco y adictivo. Retronasal compleja reforzando el aporte aromático comentado anteriormente. Ligero amargor final. Pura elegancia. Excelente trabajo.

6.-Albillo piezas nº 2 2014

Elaborado con un 100% de cepas albillo criollo en pie franco de unos 30 años de edad de dos parcelas aterrazadas cuyo suelo volcánico está formado por capas franco-arcillosas con un porcentaje muy alto de limo (45%). Una de las parcelas está a unos 1.000 msm y la otra sobre los 1.200 msm.

Albillo criollo blanco

Sistema de conducción en vaso. Pie franco. Orientación SW.

Prensado suave con 1/4 de raspoón. Fermentación en depósito de acero inoxidable. Lebaduras indígenas y fermentación espontánea.

Se mantiene sobre lías durante 6 meses. 13% vol. Viña Bodega Matías i Torres. D.O. La Palma.

Cata:

Presenta un atractivo color amarillo con reflejos verdosos y lágrima fina y densa. Untuoso en agitación. Atractivo.

En nariz presenta inicialmente un toque azufrado que va desapareciendo en agitación, dando paso a notas minerales, ahumados, mantequilla, frutos secos, aromas tostados y sutiles recuerdos florales.

Envolvente en boca y con muy buena acidez que le da recorrido. Largo, elegante y con un ligero toque de amargor final. Retronasal compleja en la que se conjugan las notas aromátias.

Vino personal en cuanto a la casta y en cuanto a un terruño que queda casi fuera de los márgenes de la viticultura, incluso de la denominada como “heróica”. Excelente.

Vinos blancos en copas

Excelente cata en la que se consiguió el objetivo fijado: salir de la monotonía de los blancos que nos rodean y descubrir elaboraciones que ya sea por sus castas, sus métodos, sus autores o su arriesgada apuesta nos han hecho disfrutar, que al final, junto con seguir aprendiendo, es lo que se pretende.

Tengo un buen amigo que sólo bebe blanco y a ser posible de Rueda, ¡y no hay nada malo en ello!, pero tampoco deja de mirar al mismo punto del horizonte con lo amplio que es.

Lo dicho, ¡Salud y buen vino!.

Foto de Condes de Albare en rama de www.vinissimus.com

 

 

 

De copa en boca: El soplón 2015, Albillo de Gredos

Cristina Carrillo

La primera vez que probé los vinos de Cristina Carrillo de Bodega Finca Fuentagalana fue a través de José Manuel Mena, un buen amigo con una de las mejores vinotecas al oeste del río Tormes, La Vinoteca Mayor 22 de El Barco de Ávila, y me dejaron tan buen sabor de boca -declaro mi perdición por su Toro de Guisando Syrah- que desde entonces intento no perder de vista sus elaboraciones.

Tuve el placer de invitarla a compartir con el Enolobby Charro sus vinos en una de nuestras catas mensuales y se afianzó aún más mi creencia de que se hablaría tanto de ella como “viñadora”, como de sus vinos, aunque no sean elaboraciones con castas al “uso” en la zona de Gredos. Y doy fe de que mis premoniciones se van cumpliendo.

Es más, estoy convencido de que el destino jugaba en mi favor a la hora de catar El Soplón 2015 ya que tras dar casi por perdida la ocasión -y la botella- surgió de entre las estanterías del Mesón Los Rosales en el camino de vuelta de unos días de vacaciones en la costa alicantina. ¡Y no me digan que es sólo casualidad!. Estoy seguro que el dios Baco jugó en mi favor.

El vino:

El Soplón 2015

Elaborado con uvas de viñas jóvenes en Navahondilla (Ávila) sobre suelos graníticos y arenas degradadas y a 640 msnm, es el primer vino elaborado con esta casta por la Bodega Finca Fuentegalana.

Fermentación en depósito de acero inoxidable. Crianza sobre lías el 50% en barrica de castaño y el otro 50% en depósito de acero inoxidable. 14% vol.

La cata:

De color amarillo con reflejos de pan de oro, lágrima fina y ligeramente acerada.

Nariz limpia y algo “huraña” que necesita aireación para conseguir un despliegue de aromas que van desde notas de fruta amarilla (membrillo fresco) acompañada de toques de frutos secos, sutiles florales (manzanilla) junto con recuerdos de tofe y aportes minerales (granito).

El Soplón 2015 en copa

Boca untuosa, elegante y con buena acidez, y retronasal marcada por las notas olfativas a las que se añade una nota cítrica. Elegante amargor final y buena intensidad.

Me ha gustado, y mucho. Distinto y con personalidad propia. Esperando la nueva añada 2016 que acaba de salir para comprobar un inicio con muy buen pie.

Sigo con la idea de poner cara a los elaboradores de vinos que me hacen disfrutar por lo que aún tengo mucho trabajo por delante. Espero que me acompañen en este viaje.

Y para que les quede, a parte de un buen sabor de boca, una sonrisa, les dejo el enlace a la “cata” del Colectivo Decantado que hicieron de este blanco de Cristina Carrilo.

¡Salud y buen vino!

Fotos: Portada de Abel Valdenebro, Bodega Finca Fuentegalana y autor.

De copa en boca: Vimbio 2013 de Martín Crusat

Vimbio

Los “padres” de Vimbio

La aventura de Vimbio surge en 1985 cuando Venancio Crusat compra la finca y planta las primeras cepas de un proyecto que han culminado su hijo Martín, biólogo, y su pareja Patricia Elola, licenciada en medioambiente, con el nacimiento en 2012 del primer vino. El proyecto evoluciona y la cosecha del 2015 ya la elaboran en su bodega a pie de viñas.

Vimbio

Se parte de 2,5 hectáreas de un conjunto de tres pequeñas fincas anexas: Casendo, Veque y O Eido. Están situadas en la parroquia de Goian (Tomiño), entre el valle del Miño y la Serra do Argalo, dentro de la subzona Rosal de la Denominación de Origen Rias Baixas.

Las viñas tienen una edad entre 20 y 30 años.

El vino

 

Vimbio, vime o vimbieira es el término gallego para mimbre, arbusto de largas y flexibles varas utilizado tradicionalmente para atar las vides a las guías. Es la promesa y el compromiso de Martín y Patricia de trabajar de una manera artesana, manual y cercana a la tierra.

Vimbio

Elaborado en Tui para Martín Crusat con un 90% de albariño -que le aporta estructura- y resto de caíño branco -acidez noble-  y loureiro -aromas frutales y especiados-. Suelo mixto de aluvión, esquisto y arcillas. Producción. 8.000 botellas.

La cata:

Precioso color amarillo con reflejos ligeramente dorados. Untuoso en agitación. Brillante y atractivo.

Complejo en la fase olfativa muestra un abanico de aromas florales (cala) fruta amarilla (piña y manzana), minerales (granito) y aportes herbáceos y cítricos acompañados de recuerdos de camomila e hinojo.

Boca fresca con una excelente acidez y un paso de boca graso y envolvente. Puro equilibrio y placer. Vino sin aristas que va desgranando una retronasal  que nos devuelve una complejidad olfativa mantenida en un paso largo que te hace disfrutar y culmina con un toque ligeramente amargo que embriaga y crea adicción.

Excelente elaboración que sigue demostrando el gran error de consumir los vinos blancos sin darles tiempo en botella y acabar cometiendo infanticidios al impedir que den lo mejor de sí con un poco más de paciencia.

Desde luego lo que no pienso es dejar de perder de vista las siguientes elaboraciones de Martín y Patricia si es que consiguen algunas de sus escasas botellas.

Así que entren en modo “Busca y captura”.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: Vimbios (http://oscmaroscelestes.blogspot.com.es/), Adega do Vimbio y autor.

De copa en boca: As Sortes 2004. La primera añada de Rafael Palacios en Valdeorras.

Rafael Palacios

As Sortes 2004 es la primera añada que se elaboró en la Bodega Rafael Palacios procedente de 4 parcelas del Valle de Bibei: O Soro, Sorte Coalleira, Os Caniros y Chao do Couso, adquiridas 4 meses antes de la vendimia y en las que no pudo intervenir en la viticultura.

Elaborada con uva 100% godello de viejos viñedos, algunos de hasta 95 años, asentados sobre suelos de textura arenosa y pizarra, y cultivados bajo los parámetros de una viticultura tradicional. 13,5% vol. Producción de 11.500 bot. Bodega Val do Vivei. D.O. Valdeorras

suelo de pizarra viñedo valdeorras

Climatológicamente 2004 fue un año frío de maduración lenta con un octubre muy frío que ayudó a fijar la acidez tartárica.

Se elaboró en fudres nuevos de 3.000 l. de roble francés con sus lías hasta su embotellado en 2005.

As Sortes 2004 etiqueta

La cata:

En vista presenta un color amarillo dorado con reflejos ambarinos fruto del paso del tiempo en botella. Muestra una ligera turbidez a la vez que se manifiesta untuoso en agitación con una lágrima fina y densa.

Complejo abanico de aromas en los que predominan sutiles aportes de flores blancas (cala) acompañados de tostados y fruta amarilla (melocotón) que se complementan con notas cítricas, miel, frutos secos y recuerdos minerales.

As Sortes 2004 en copa

Paso de boca en la que mantienen muy buena acidez aunque muestra un recorrido de mediana intensidad. La retronasal manifiesta de nuevo la complejidad reflejada en la fase olfativa con las flores blancas y el aporte mineral como protagonistas.

Podemos decir que va tocado, pero para nada hundido, resultando un vino muy disfrutable en el que se aprecia una muy buena evolución tras el paso de casi 13 años.

Un gran trabajo de Rafael Palacios, apasionado por la elaboración de vinos blancos, en el que vuelve a demostrar que éstos, y en este caso un gallego de Valdeorras, pueden mantenerse a lo largo del tiempo, evolucionando, como no puede ser de otra forma, pero sin renunciar a su personalidad inicial y sin olvidar de donde viene: fruta y terruño.

Fotografías: http://urbinavinos.blogspot.com.es/, bodega y el autor.

De copa en boca: La Bota de Florpower nº 57 MMXII

Seleccionado por el Equipo Navazos la Bota de Florpower 57 MMXII es un vino blanco sin fortificar  elaborado con uva palomino fino de viñedos situados en terrenos de albariza del Pago Miraflores permaneciendo 30 meses bajo velo de flor, 8 meses en bota y un año y diez meses en depósito de acero inoxidable, hasta su salida al mercado en julio de 2015. 12,5% vol.

Florpower 2012

Algunos recomiendan beberlo pronto, no seré yo, aunque para los escépticos siempre pueden tener dos botellas y beberselas en distintos períodos. En mi caso el observar, y disfrutar, con la evolución de estos vinos elaborados sin fortificar, es cada día más sorprendente en el buen sentido de la palabra, provocando un incremento de la complejidad. Afortunadamente no todo está escrito y en muchos casos sólo basta con mirar atrás para encontrar elaboraciones que fueron denostadas y olvidadas debido en gran parte al desconocimiento y, por qué no decirlo, también al propio mercado.

P.V.P. 18€

En copa

Cata:

Precioso color amarillo “oro viejo”. Llamativo. Elegante.

Aromas a frutos secos acompañados de fruta amarilla, toques de salinidad y apuntes minerales de albariza junto con sutiles notas de levaduras y miga de pan conjuntados con recuerdos cítricos.

En boca muestra una excelente acidez y notas punzantes. Se muestra fresco, complejo y largo. Retronasal en la que las notas de velo de flor se hacen más persistentes acompañadas por elegantes notas salinas, toques cítricos, miga de pan y frutos secos.

Excelente.

De boca en copa: Finca Calvestra 2013

Finca Terrerazo

Finca Calavestra está elaborado con uva merseguera en un 100% y realiza una crianza de 11 meses en barricas de roble francés de 228 l. 13% vol. Bodegas y Viñedos Mustiguillo.

racimo de uvas merseguera

Esta variedad, típica del levante español, ha sido injertada en viejos viñedos de bobal con más de 40 años de edad situados en la finca Calvestra en Requena, a más de 900 metros de altitud, siendo uno de los viñedos que se cultivan a más altura de la comarca con la finalidad de  extraer sus verdaderas posibilidades en una zona con un clima de alta montaña que favorece una maduración lenta de las uvas.

Etiqueta de Finca Calavestra 2013

Cata:

Vista de color amarillo pajizo con reflejos ligeramente verdosos. Lágrima fina y densa.

Abanico de aromas que van desde apuntes iniciales de fruta blanca y melón cantalup, hasta elegantes notas florales, sutiles tostados muy bien integrados con la fruta y toques de mantequilla y cítricos que le aportan untuosidad y frescura.

Cata de Finca Calavestra 2013

Boca con buena acidez. Se muestra fresco y con buen recorrido. En retronsasal vuelven las notas de fruta blanca, ligeros tostados, apuntes cítricos y de flores blancas.

Buena entrada, envolvente, grasa y con un “deje” final ligeramente amargo firma de la variedad. Rico y muy disfrutable.

Excelente vino de aire mediterráneo elaborado con una uva minoritaria recuperada por Toni Sarrión que, en mi opinión, dará aún lo mejor de ella si dejamos que el tiempo haga su trabajo en botella. Desde luego si lo encuentran no duden en hacerse con dos botellas -como mínimo- y compararlas en el tiempo. Me lo van a agradecer.

¡Salud y buen vino!

De copa en boca: Piesdescalzos 2013

De la mano de Fernando García Alonso, Piesdescalzos 2013 es elaborado por Bodega Marañones con uva albillo real de viñedos en ecológico de más de 50 años en la parcela Peña Cruzada de 0,77 ha. sobre suelos de granito rosa y a una altitut de 750 msn. Fermentación con levaduras autóctonas en barricas de roble nuevas de 700 l. y crianza con sus lías durante 12 meses en barricas de 500 l. 1.740 botellas. 13,5% vol. D.O. Vinos de Madrid.

Cata:

Amarillo pálido con menisco ligeramente alimonado. Limpio y brillante. Atractivo y untuoso en agitación.

De despertar huraño sólo necesita ligera aireación para que despliegue una intensa nariz de aromas florales y minerales conjuntados con notas de fruta blanca (pera) y de hueso, apuntes cítricos y sutiles anisados, mostrando una gran complejidad.

En boca nos sorprende con una marcada acidez que le dota de gran frescura antesala de una entrada marcada por la estructura, el toque graso y las sensaciones envolventes. Retronasal en la que la notas de fruta de hueso y blancas acompañadas por el aporte mineral se muestran en plena armonía. Largo en recorrido y con una madera muy bien tratada que se muestra siempre en un plano secundario. Final en el que el toque ligeramente amargoso, muestra de su crianza sobre lías, lo hace realmente adicitvo. Excelente.

Si se cruzan con alguna botella no lo duden, ¡háganse con una y disfrutenla! y si tienen paciencia guarden una, porque tiene vida por delante.

¡Salud y buen vino!

De copa en boca: Reto de albilla 2014

ponce-hombres

Tal vez a muchos no les sonará ni la zona Manchuela -territorio comprendido entre los ríos Jucar y Cabriel en las provincias de Albacete y Cuenca-, ni la uva albilla, uva blanca autóctona y recuperada, que juega contra los grandes de la zona, las tintas bobal y en menor medida la moravia agria, pero es allí y con esta variedad donde la familia Ponce (les dejo un excelente artículo de www.enoarquía.com sobre bodega y viñedos) elabora este particular vino que vamos a comentar: Reto 2014. Reto porque en zona de tintos la elaboración de un blanco que no sea de la mayoritaria macabeo ya es todo una apuesta arriesgada, aunque después de probarlo he de concluir que es una apuesta ganada.

 

Reto 2013

Reto 2014 está elaborado por Bodegas y Viñedos Ponce dentro de la D.O. Manchuela con la uva albilla -autóctona de la zona y no emparentada con la albillo- de viñas de más de 50 años, sobre suelos de caliza y arcilla, y una crianza de 8 meses en barricas usadas de roble francés de 600 l. sin hacer maloláctica. PVP 13,95 €

La cata:

Bonito color amarillo pajizo con ribete alimonado. Limpio y brillante. Ligera untuosidad.

En fase olfativa muestra notas de vainilla -aporte de la crianza en barricas- acompañadas por sutiles aromas de fruta blanca junto con notas minerales, recuerdos cítricos y elegantes apuntes de salinidad. Complejo.

Reto 2013 en copa

En boca aparecen notas muy ligeras de notas carbónicas apenas imperceptibles que desaparecen. Excelente acidez que te hace salivar y toques grasos y untuosos. Volumen. Largo en recorrido y con una retro en la que las notas de crianza (mantequilla) dejan paso a aromas minerales y frutales acompañados por flores silvestres y hierbas aromáticas.

No lo podía haber definido mejor el maestro Joan Gómez Pallarés: “Reto 2014, geometría de la belleza“. Excelente y para disfrutar desde ya. Si se cruzan con él, acepten el “Reto”, me lo van a agradecer.

¡Salud y buen vino!

Fotos: Viñedos y Familia Ponce de www.bodeboca.com

De copa en boca: Fulcro O Equilibrio 2013

De copa en boca: Fulcro O equilibrio 2013.

Fulcro O Equilibrio 2013

Fulcro surge en el 2010 después de que los hermanos Moldes pasaran a elaborar en barrica usada de sexto año dando lugar a un vino que Mariano Fisac –bloguero de pro y enochalado confeso- en su libro Galicia entre copas lo define como:

“una balanza que busca y quiere representar el equilibrio desde lo esencial y lo artesano. La roca, el suelo, la fruta, la madera.”

Fulcro O equilibrio 2013 está elaborado en un 100% con uva albariño procedente de 1/2 Ha. de viñedo en suelos graníticos (xabre) situado en Dena, finca A Pedreira, a menos de 5 Km. del mar. 12,5% vol. Bodega Fulcro (Sanxenxo). D.O. Rias Baixas.

Fermenta en barricas de roble francés de sexto año en una barrica sin hacer maloláctica y realizando la crianza hasta la siguiente añada, pasando otra temporada más en botella. P.V.P. 14,50€. 900 botellas.

La Cata:

Precioso color amarillo ligeramente dorado y con reflejos verdosos. Limpio en vista y untuoso en agitación.

En nariz se muestra elegante y complejo con un abanico de aromas que van de la hoja de limón a la lavanda acompañados de sutiles minerales. Marcada por la variedad y el terruño con un aporte de la crianza en madera apenas perceptible.

Fulcro en copa

Boca con una excelente acidez -¡cómo tiene que ser un buen albariño del Salnés!-. Paso de boca graso, largo, con volumen y con una retro en la que vuelven los protagonistas del vino: notas cítricas, apuntes florales y elegantes minerales que se acompañan con esa salinidad reflejada por su cercanía al mar.

Excelente vino que auna equilibrio, como su nombre indica, y complejidad en una gran elaboración con una muy buena RCP.

Y como recomendación final: no se lo beban pronto y déjenlo que evolucione en botella porque es cuando se van a sorprender de lo que es capaz de dar un buen vino.

¡Salud y buen vino!

Fotos: de la bodega y del autor.