Alfredo Maestro: De viticultor autodidacta a “magister of wine”

Hace apenas unos días que conocí personalmente a Alfredo Maestro -¡cómo no, en un evento vinícola gracias a los amigos de www.alavole.com!-, aunque nuestra relación “virtual” lleva existiendo varios años. Lamentablemente no pude hablar mucho con él, pero tal vez en ese corto período de tiempo se refleja una nítida sensación de su personalidad: la honestidad.

Alfredo Maestro (foto www.josepastorselections.com)
Alfredo Maestro (foto www.josepastorselections.com)

Esta honestidad de Alfredo Maestro se constata en sus vinos, sinceros, sin maquillajes, dejando que la naturaleza hable por sí sola y consiguiendo elaboraciones alejadas de los cánones del mercado y de las líneas marcadas por la “doctrina”. Lo tiene claro y fija su personalidad en las castas, en las variedades de uva con las que los elabora y en un terruño libre y limpio de “aditivos”. En la viña el viticultor no marca las línas a seguir, es él el que debe de continuar el camino marcado por la naturaleza.

Majuelos en Ribera del Duero (foto www.josepastorselecions.com)
Majuelos en Ribera del Duero (foto www.josepastorselecions.com)

Cuando debatimos sobre cuáles serían los vinos que se deberían de elaborar siempre llegamos a la conclusión que han de ser frescos, disfrutables, directos, con personalidad, dejando hablar a la viña y no sientiéndose amordazados por el “azote” de la madera o por el “disfraz” de las levaduras artificiales, y creo que Alfredo Maestro ha conseguido, al menos para el que escribe, esas sensaciones de naturalidad.

Como bien dicen los Evangelios, “por sus obras los conoceréis”, y no cabe duda que las elaboraciones de Alfredo Maestro llevan su firma y una forma de tratar la viña y de elaborar sus vinos que los hacen diferentes, siendo un claro discípulo de lo que hoy se ha venido en llamar como la corriente de los “vinos naturales”, entre los que se encontrarían entre otros  Friederich Schatz, Beatriz Herranz Sanz, Pablo López Betancort, David Sampedro, Goyo García Viadero, Fernando Maíllo y Alberto Martín Vaz, … y que tan bien ha reflejado Joan Gómez Pallarés en su libro “Vinos Naturales de España” -les recomiendo su lectura y que le sigan su blog De Vinis-.

¿Cuál es el mayor riesgo y el gran desfío al que se enfrentan sus vinos? La longevidad. Sus vinos al no estar protegidos ni estabilizados con aporte externo de anhídrido sulfuroso se enfrentan al peligro de la evolución sólo con la defensa del SO² que la fermentación libera por su propio proceso químico y eso tiene sus riesgos a la hora de su evolución en botella, aunque habrá que ver y esperar cómo responden en el tiempo.

¡Qué ustedes disfruten!

Los vinos:

1.- Lovamor 2014

Lovamor 2014

La primera vez que vi el vino, no se por qué, me recordó la película de Casablanca con la cándida Indgrid Berman -caperucita- y el vividor de Humbhrey Bogard -el lobo-. Jueguen ustedes con las palabras love-lobo-amor, disfruten con el vino y dejen que Sam toque otra vez la canción de los amantes en París.

Variedad: 100% Albillo. Viña y suelo: Distintos majuelos plantados desde 1891 a 1910 sobre suelo calizos y arcillosos principalmente, cultivadas entre 770 y 1000 metros de altitud bajo las premisas de la agricultura orgánica.

Elaboración y crianza: fermentación con levaduras autóctonas en depósitos de acero inoxidable.

PVP: sobre 10 € – 11 €

La cata:

Amarillo dorado con ligera turbidez. Lágrima fina y densa. Aromas de manzana asada, frutos secos, toques minerales, sutiles notas de holeljos y levaduras, toques de miel, de membrillo y de escondidos mentolasdos. En boca tiene muy buena acidez, siendo un vino fresco, ligero, distinto. O lo amas o lo odias. Yo soy de los primeros, pero no deja a nadie indiferente y eso, para mi, lo hace grande.

2.- El Rey del Glam 2014

El Rey del Glam 2014

Algunos se preguntarán de dónde viene el nombre de este vino y les doy algunas pistas por si quieren investigar: Glam_rock, T. Rex, movida madrileña, Alsaka y Dinarama, … y si no mejor, escuchen la canción y déjense llevar. Lo de hacerlo con “zapatos de tacón de aguja, los labios pintados dos kilos de rimel muy negro” o “esmalte de uñas negro, leopardo y cuero” es cosa suya.

Variedad: 100% garnacha. La uva proviene un 50% de viñedos en Navarredondilla (Ávila) y el otro 50% de viñedos en Peñafiel (Valladolid), se mezclan suelos de roca granítica con suelos franco arenosos, arcillosos y calizos. Las altitudes oscilan entre los 1.152 metros de la Sierra de Gredos y los 700-920 de las diferentes zonas de Peñafiel.

Elaboración: Vendimiado la primera semana de octubre de 2014 de forma manual; todos los racimos fueron encubados enteros sin estrujar ni despalillar. Vinificado en depósito de acero inoxidable de 1.000 litros con las propias levaduras autóctonas de los diferentes viñedos de ese año en concreto, no se realizó corrección ni aportación alguna al mosto. Desfangado e inicio de la fermentación maloláctica también en depósito de acero inoxidable para a continuación sacar el vino al exterior y aprovechando los rigores del invierno clarificar y estabilizar de forma natural el vino.

PVP: sobre 10€ – 11€

La cata:

Precioso color picota con menisco cardenalicio de lágrima fina y aspecto brillante. Nariz con un claro protagonista: la fruta, presente a través de las notas de fresa, que se ve acompañada de unas notas florales y sutiles verdores que no molestan. En boca tiene muy buena acidez, es fresco, rico, muy agradable y un pelín secante debido al tanino de la fruta.

3.- El Marciano 2014

El Marciano 2014

Yo creo que Alfredo Maestro no ha visto nunca marcianos, pero estoy seguro que a ellos las parcelas repletas de batolitos graníticos de dónde nace este vino les recordarían a su planeta -aunque yo creo que por las características del terreno me iría más a Vulcano del sr. Spock que al planeta rojo- y  están dispuestos a abducirlo y llevárselo a “su caaaaasa” para disfrutar de este vino “intergaláctico”.

Variedad: 100% garnacha. Todos los viñedos esta situados en Navarredondilla (Ávila) con una altura media de 1.152 metros, en ladera con orientación sur, edad media de 70 años, suelo compuesto por arenas de granito y roca madre granítica a escasos centímetros de la superficie.

Elaboración: Vendimiado la primera semana de octubre de 2014 de forma manual. Todos los racimos fueron despalillados sin estrujar. Vinificado en depósito de acero inoxidable de 2.000 litros por parcelas con remontados diarios, maceración de 23 días. Desfangado e inicio de la fermentación maloláctica también en depósito de acero inoxidable.

PVP: sobre 10€ – 11€

La cata:

Precioso color picota de capa alta. Limpio. Nariz frutal, flores de lavanada, toques minerales, aportes balsámicos y sutiles notas de frambuesa y guindas en licor, naranja sanguina. Boca con buena acidez, tánica y pelín secante que estoy seguro pulirá con algo más de botella. Retro de buen recorrido, marcada por las notas olfativas. Excelente. Un vino para disfrutar.

4.- Almate 2014

Almate 2014

 Variedad: 100% tempranillo. En esta cosecha 2014 la uva proviene de varias zonas principalmente de viñedos de Peñafiel y de Valtiendas (Segovia).

Elaboración: Vendimiado la primera semana de octubre de 2014 de forma manual; despalillado y estrujado inmediatamente después de su recolección. Vinificado en depósito de acero inoxidable de 1.000 litros por parcelas con remontados diarios, maceración de 12-15 días. Desfangado e inicio de la fermentación maloláctica también en depósito de acero inoxidable durante 30 días aproximadamente para a continuación realizar los trasiegos oportunos para que el vino pase a descansar en barrica de roble francés azuelado.

PVP: sobre 7 €

La cata:

Color picota de capa media-alta. Lágrima fina y ligeramente tintada. Antes de nada, necesita aireación para que pueda desplegar notas frutales y florales acompañadas de un aporte balsámico y sutiles verdores, aunque de corta intensidad. En boca se muestra mejor que en nariz con correcta acidez y retro marcada por las notas de fruta, de verdor y un amargor final aportado por notas de regaliz y chocholate.

5.- Almate garnacha 2013

Almate Garnacha

Variedad: 100% Garnacha. Viña y suelo: Viñedos situados en Peñafiel plantados en vaso entre 1894 y 1910  sobre suelos calizos principalmente a una altitud media de 900 m.

Elaboración y Crianza: Fermentación en inox con levaduras autóctonas y crianza en barricas de roble francés azuelado y no tostado durante 12 meses.

PVP: sobre 27 €

La cata:

Bonito color picota de capa media y ribete carmesí. Lágrima fina y densa que tiñe la copa. Nariz con predominio de las notas de frutos rojos, toques mentolados, sutiles lácteos y toques de cacao. Boca con buena acidez. Tanino goloso y sensaciones de cierta rugosidad. Se muestra fresco, con cuerpo y estructura. Largo en sensaciones retronasales en las que las notas de fruta y el toque láceo vuelve a marcar. Muy disfrutable.

6.- 46 Cepas 2014

46 cepas 2014

Variedad: 100 % merlot. Viñedo situado en Bocos de Duero (Valladolid) a orillas del río Duero con suelo franco arenoso con cantos rodados y poca retención hídrica y de nutrientes. Altitud 775 m.

Elaboración: Vinificado en depósito de acero inox con las propias levaduras autóctonas. Maceración de 12-15 días. Maloláctica durante 20-30 días.

PVP: sobre 9 €

La cata:

Precioso color picota con dejes amoratados en el ribete. Lágrima fina. Limpio y brillante. Cerrado de inicio en nariz por lo que necesita aireación que permita aflorar sus aromas aunque aparecen toques dulzones,  notas de pirazina y aceite de nuez que no presagian nada bueno. En boca se muestra secante, plano y con un toque de verdor al final. Lástima.

 

7.- Viña Almate La Guindalera 2012

La Guindalera 2012

Variedad: 100% Tinto fino. Todas las cepas se plantaron en espaldera en el año 1999, su formación es doble cordón Royat. Viñedo: De nombre LA GUINDALERA, está situada en Bocos de Duero (Valladolid) a una altitud de 756 metros.

Crianza: 12 meses en barrica de 500 l. de roble francés azuelado y no tostado.

PVP: sobre 27 €

La cata:

Bonita capa cereza picota con menisco carmesí y lágrima tintada. Aromas de fruta compotada, balsámicos, aportes minerales, cacao y tinta china. Complejo. Boca con buena acidez y entrada elegante con un tanino un poco secante, pero que no molesta. Fresco, largo, envolvente y con buen recorrido. Excelente.

8.- Viña Almate La Olmera 2012

La Olmera

Variedad: 100% tinto fino de cepas plantadas en 1986 en el viñedo de nombre La Olmera, situado en Bocos de Duero (Valladolid).

Elaboración: Se vinifició en depósito de acero inox de 1.000 l. con bazuqueos diarios. Maceración durante 15 días y maceración maloláctica en barrica de roble francés durante 20-30 días. Crianza de 12 meses en barrica de roble francés azuelado y no tostado.

PVP: sobre 27 €

La cata:

Bonito color picota de capa media-alta. Nariz con toque de volátil y sutiles notas de brett conjugadas con fruta roja, café y notas de fósforo. Boca con buena acidez, fresca, con un tanino con nervio y un buen recorrido manteniendo una correcta intensidad.

9.- Viña Almate La Asperilla 2013

La Asperilla 2013

Variedad: 80% Tinto Fino (Tempranillo) trabajado en ecológico y 20% otras (Albillo, Moscatel, Palomino…), del viñedo llamado LA ASPERILLA,  situado en Peñafiel (Valladolid) a una altitud de 750 metros y orientación Este. Plantado en 1932.

Elaboración: Se vinificó en depósito de acero inoxidable con bazuqueos diarios con las propias levaduras autóctonas del viñedo de ese año en concreto, no se realizó corrección ni aportación alguna, maceración de 15 días. Desfangado e inicio de la fermentación maloláctica en barrica francesa durante 20-30 días aproximadamente, a continuación se realizan los trasiegos oportunos para que el vino pase a descansar durante 12 meses en un tonel de 2.000 litros de castaño.

PVP: sobre 29 €

La cata:

Picota de capa media-alta con lágrima fina. Nariz que precisa aireación y que tras ella nos despliega aromas a fruta roja, toques de vainilla muy sutiles junto con un aporte lácteo elegante. Café, toques especiados y sutiles notas de brett que no molestan acompañadas por elegantes pinceladas de jazmín. Buena acidez en boca con un tanino aún secante y con un mediano recorrido.

4 opiniones en “Alfredo Maestro: De viticultor autodidacta a “magister of wine””

  1. Hola Mario,
    de Alfredo Maestro he probado Lovamor, Almate y El Marciano. Me parecieron vinos correctos y agradables. No especialmente destacables, pero sí correctos.

    Saludos,

    Jose

  2. Hola Jose. Almate, como digo en el post, se muestra correcto, y El Marciano me pareció un muy buen vino si lo comparamos con algunas garnachas que hay en el mercado y con muy buena RCP. Y Lovamor me parece un vino muy personal, distinto, aunque mi experiencia después del segundo año no haya sido muy positiva tal vez por el tema del escaso uso de sulfitos.
    Como siempre amigo, para gustos,… 😉

  3. Muy buenas amigo,

    comparto contigo las impresiones sobre los vinos de Alfredo Maestro. He podido probar muchos de sus productos y la palabra que mejor se ajusta es que en general no te dejan indiferente.

    Algunos me gustaron mucho (y sobre todo si uno valora su RPC) y otros un poco menos. El Marciano no estaba bien por tiempo (era una añada de 2011) pero lo había probado antes y resultó un gran vino. Los Almate me gustaron todos… En fin… Lo que tu dices, yo creo que la cosa en el mundo del vino actual, tan maquillado, debe ir por estos lares.

    Buen post! Aplausos a Alfredo.

    Salutes!

  4. Gracias Rumovino por tu comentario.
    La verdad es que los vinos de Alfredo Maestro lo que no hacen es dejarte indiferente, aparte de ser, como no podía ser de otra manera, distintos según las añadas huyendo de la homogeneización y marcados siempre por la uva y el terruño.
    Como “pero”, y tú lo indicas, la evolución en el tiempo que algunos nos aguantan si no se mantienen “sobre algodones” y bien conservados debido a su escaso aporte de sulfuroso, pero pienso que debemos darle tiempo al tiempo.
    Abrazotes,

Deja un comentario