Crónica de una interesante muestra de hostelería en Salamanca

Hace ya algunas semanas que nuestro grupo se reunió para una cata en formato diferente aprovechando la oportunidad de la XII muestra de Hostelería de Salamanca. Lo primero es agradecer a José Luis de Comercial GM y a Ángela, nuestra compañera de goces enológicos, también de GM, la organización del evento y la oportunidad para participar en la degustación de parte de los vinos que ellos distribuyen en Salamanca, y decimos parte porque el tiempo no llegó para todos.

La organización general excelente el primer día, el segundo día un poco mas complicada por la afluencia de público. Este último día la falta de escupideras nos hizo tragar algo más de lo que nos hubiera gustado.

El primer día nos acercamos atraídos para escuchar la conferencia de Manuel Manzaneque hijo sobre los vinos de pago españoles. Durante cerca de una hora Manuel nos contó la historia de su bodega, o lo que es lo mismo de Finca Élez, y el papel de ésta en el nacimiento de la asociación de Vinos de pago españoles. A destacar la pasión con la que nos contó la historia, pero sobre todo la pasión por la filosofía de su bodega y por una forma de elaborar vino. Un dato relevante sobre Finca Élez es la altitud a la que esta plantado su viñedo, lo que permite elaborar unos vinos muy frescos, a pesar de su latitud geográfica. La pena es que sólo estuvimos entre 20-30 personas en la sala, mientras fuera una multitud hacía cola para probar los distintos vinos.

Durante la charla Manuel nos guió a través de tres de sus vinos:

Chardonnay 2007, un vino fresco, jovial y perfectamente definido. Manuel nos hablo de un potencial de guarda de 15 años, lo que le deja muchos años de mejora que intentaremos seguir. En nuestra experiencia el vino está por encima del nivel de los Borgoñas genéricos que hemos probado y de la mayoría de los Chardonnay patrios (ver una excepción mas adelante). Sin embargo, esta opinión no era completamente unánime, alguno de los presentes le encontró una acidez un pelín desequilibrada.

Finca Elez Nuestra Selección 2005. Un vino fresco y magnifico para comer con él.

Escena 2005, el vino top de la bodega. En un estilo mas moderno pero muy elegante y manteniendo la frescura. El único problema es el precio, entorno a 30€, una ventana de precio en la que hay ya muchos excelente vinos.

Después de la charla acabamos en el stand de la Bodega donde queríamos probar sus Syrah. Junto con Verónica, la representante de la Bodega, catamos el 2004 y el 2006, y para gustos los colores, más sutil el 2004, mas bravo el 2006. Ambos muy ricos y al nivel de los buenos Syrah que se están haciendo en el sur de España. Y de ahí algunos se fueron a casa, a reponerse para la jornada siguiente que se suponía más densa, pero los más resistentes del grupo pudieron probar algunas otras cosas interesantes. Por ejemplo, el Chivite blanco sobre lías, amplio y equilibrado (que podría competir en complejidad con el Chardonnay de Finca Elez, luego hablaremos más de los excelentes vinos esta bodega), o los tintos de las Bodegas Frontaura (excepcional esta añada del Nexus proveniente de la Ribera del Duero, y tan elegantes, finos y frutales como siempre los Dominio de Valdelacasa y Frontaura crianza de la D.O. Toro) y Valduero (también elegantes y carnosos, bueno, menos el Sobresaliente, un blanco de albillo de 9º, notable en nariz, pero al que la falta de alcohol lo hace desequilibrado en boca, una elaboración extraña a medio camino entre los vinos desalcoholizados y los blancos ligeros).

Volvimos a la muestra con intenciones muy definidas, pero la realidad nos superó y probamos mucho más de lo que pensábamos inicialmente. No podemos hablar aquí de todo, así que nos centraremos en lo más relevante.

La primera parada fue en el stand de la bodega Ribera de Pelazas (DO Arribes), donde probamos todo lo que producen gracias a Catalina López Sernández, Directora Comercial.

. A destacar el Blanco fermentado en barrica, embotellado para la Feria y que saldrá al mercado por primera vez este año. Basado en uva malvasía tiene un punto de complejidad muy interesante que se añade a la golosidad de la uva y que habrá que seguir para ver su evolución. Abadengo crianza 2005, hecho con la variedad autóctona Juan García. Para nosotros es el vino con mejor RCP de la bodega con una gran originalidad marcada por la uva. Agradece una aireación previa. Desafortunadamente no es profeta en su Tierra, algo que Comercial GM está intentando cambiar. El Gran Abadengo, con su golosidad, carnosidad y concentración frutal, ya no es tan característico de la zona, pero es un gran vino, de lo mejor de Arribes del Duero, aunque aquí la opinión tampoco fue unánime. Dejamos para el final el exótico Bruñal, realizado como monovarietal a partir de la muy escasa uva del mismo nombre. Un vino bien hecho al que la uva le aporta características muy distintivas. Desafortunadamente el precio (aprox. 70€) lo sitúa en una banda donde hay magníficos vinos con los que sólo puede competir por su exotismo.

  

El segundo paso nos lleva a Bodegas Julián Chivite donde nos esperaba una de las sorpresas preparadas por Angela. Pero antes de esto probamos algunos de sus básicos y destacamos el Rosado sobre lías, excelente y con una magnifica RCP (al igual que el blanco ya comentado). La sorpresa era el Señorío de Arinzano (2000 o 2001), uno de los vinos de pago españoles. Decantado previamente, el vino resulto elegante y sutil, para beber y seguir bebiendo. El único problema el precio, en torno a 70€. Creemos que vale lo que cuesta, pero nos lo podremos permitir muy pocas veces. Mucha gracias a Ángela y a la Bodega.

Estábamos en ese momento alabando las bondades del Chardonnay de M Manzaneque y Cristián, el representante de la bodega, nos dice que ellos también saben hacer buenos Chardonnays y se empeña en demostrárnoslo, apareciendo como por encanto un Chardonnay FB colección 125 del 2005. Un poco frío al principio y sin decantación fue abriéndose poco a poco y apareció un soberbio y complejo Chardonnay al nivel de muchos buenos Borgoñas, con los que también comparte precio (55€ aprox). Nos quedó meridianamente claro que en España se pueden hacer muy buenos Chardonnays, por supuesto a diferentes niveles.

La traca final nos llego con las bodegas Emilio Moro, todas ellas representadas allí. El Hito 2008 resultó ser un vino con magnifica RCP, el hispano-luso D+D bien perfilado, con una frescura no demasiado frecuente a lo largo del Duero español y finalmente los Malleolus de Pago. El Valderramiro 2007, muy bueno pero aun tánico y necesitado de botella y el Sanchomartin 2007, soberbio, como un guante de terciopelo. Hacemos nuestras las palabras de Maria, la representante de la bodega, el mas masculino Valderramiro y el mas femenino Sanchomartin, vamos la pareja perfecta.

No hay más que contar, no sé si estas ferias ayudan a vender mucho mas vino, pero a nosotros nos alegraron dos tardes y algunas botellas hemos comprado. Gracias de nuevo a todo el equipo de GM y en especial a Ángela.

Artículo elaborado por César Roncero, Javier Mateos y Mario Estévez.

Fotos: Enogourmet, Decántalo, Viajerosdelvino y Verema.

Deja un comentario