De copa en boca: Remírez de Ganuza Reserva 2001

Samaniego

Dice un entrañable amigo que un buen vino mejorará con el tiempo, pero está empíricamente demostrado que el que no irá a mejor sería él, y por lo tanto es mejor disfrutar de los vinos sin esperar a grandes guardas.

Estoy en parte de acuerdo con él y de un tiempo a esta parte intento no guardar mucho los vinos y disfrutarlos lo antes posible, sin que ello derive en infanticicios vinícolas.

En este caso el no haber seguido su máxima ha tenido como consecuencia el poder disfrutar y comprobar la evolución de un vino elaborado en Samaniego por Bodegas Fernando Remírez de Ganuza hace 16 años: su Reserva 2001.

Remirez de Ganuza R2001

Elaborado con un 90% tempranillo y un 10% graciano de viñas de más de 60 años situadas en Elciego, Leza, Samaniego y Laguardia. Se realiza una selección manual del racimo y grano, separando los hombros de las puntas y utilizando exclusivamente los primeros para la elaboración de este vino.

Realiza la maloláctica en barrica de roble francés nueva (80%) y de roble americano nuevo (20%) y una crianza de 21 meses.

D.O.C. Rioja. PVP: Su añada actual 2009, 47 €.

La Cata:

A pesar de esos 16 años que lleva a sus espaldas, presenta un bonito color central cereza picota que va abriéndose a tonos teja en los extremos. Lágrima fina y densa.

Complejo en fase olfativa con un despliegue de aromas que van desde fruta roja en licor a notas lácteas, acompañadas de sutiles tostados, cacao, tabaco, cuero, carne cruda y sutiles apuntes de tapenade.

Remirez de Ganuza 2001

En boca muestra un excelente buquet que ve ampliada su intensidad tras su pase en vía retronasal. Largo, equilibrado y con buena acidez. Sensación sedosa, elegante y aún con un punto de tanino goloso.

Excelente trabajo de Fernando que vale lo que cuesta.

Y podemos concluir “tuneando” el castizo refrán y dejarlo en “No dejes para mañana, lo que puedas disfrutar hoy”.

¡Salud y buen vino!.

Fotos: bodega y autor.

De copa en boca: Eldoze 2012, el vino de El Rosalejo

La Finca

Eldoze nace de viñas surgidas sobre la raña formada en torno al Parque de Cabañeros,  rodeadas por 500 ha. de monte bravo, dentro la finca Valle del Rosalejo en la que Joseba Altuna, enólogo,  se encarga de mimarlas desde el inicio del proyecto allá por 2007.

La protagonista es la uva syrah, perfectamente aclimatada en estos terrenos de los Montes de Toledo, asentada sobre suelos de cuarcitas y pizarra, ácidos y poco calizos a una altitud de 650 msnm. que se han visto acompañadas por viñas de garnacha con el fin de experimentar nuevos coupages, que esperamos vean pronto la luz para poder catarlos.

Syrah de Eldoze

Eldoze, 100% syrah, realiza una crianza en barricas de 225 l. de roble francés de uno y dos años durante 15 meses, y pasa en reposo nueve meses en botella antes de salir al mercado como Vino de la Tierra de Castilla. Producción 17.500 bot. P.V.P. sobre 21 €.

Eldoze 2012

La Cata:

Precisosa vista de color rubí intenso con ribete cardenalicio. Lágrima fina, densa y ligeramente tintada.

En nariz muestra un complejo abanico de aromas: fruta roja, retama, toques balsámicos y mentolados, apuntes minerales, sutiles lácteos, monte bajo y ráfagas aromáticas de pinar acompañadas de notas de chocolate en un conjunto armónico.

Excelente ataque mostrando una boca sedosa y con excelente acidez acompañada de un tanino goloso. Elegante inicio.

Eldoze 2012 en copa

En retronasal toman protagonismo la fruta, los toques lácteos, y el monte bajo acompañados de sensaciones terrosas y minerales.

Fresco a pesar de sus 14,5 % vol. Elegante, largo y fácil de beber, que no simple. Un muy buen vino en el que se siente el terruño y una muy buena elaboración que marca un estilo propio.

Por cierto, ¿alguien sabe por qué se llama Eldoze?. Curiosamente no se menciona esta palabra en ninguno de los texto que he podido leer sobre la bodega y la curiosidad me corroe.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: bodega y autor.

De copa en boca: As Sortes 2004. La primera añada de Rafael Palacios en Valdeorras.

Rafael Palacios

As Sortes 2004 es la primera añada que se elaboró en la Bodega Rafael Palacios procedente de 4 parcelas del Valle de Bibei: O Soro, Sorte Coalleira, Os Caniros y Chao do Couso, adquiridas 4 meses antes de la vendimia y en las que no pudo intervenir en la viticultura.

Elaborada con uva 100% godello de viejos viñedos, algunos de hasta 95 años, asentados sobre suelos de textura arenosa y pizarra, y cultivados bajo los parámetros de una viticultura tradicional. 13,5% vol. Producción de 11.500 bot. Bodega Val do Vivei. D.O. Valdeorras

suelo de pizarra viñedo valdeorras

Climatológicamente 2004 fue un año frío de maduración lenta con un octubre muy frío que ayudó a fijar la acidez tartárica.

Se elaboró en fudres nuevos de 3.000 l. de roble francés con sus lías hasta su embotellado en 2005.

As Sortes 2004 etiqueta

La cata:

En vista presenta un color amarillo dorado con reflejos ambarinos fruto del paso del tiempo en botella. Muestra una ligera turbidez a la vez que se manifiesta untuoso en agitación con una lágrima fina y densa.

Complejo abanico de aromas en los que predominan sutiles aportes de flores blancas (cala) acompañados de tostados y fruta amarilla (melocotón) que se complementan con notas cítricas, miel, frutos secos y recuerdos minerales.

As Sortes 2004 en copa

Paso de boca en la que mantienen muy buena acidez aunque muestra un recorrido de mediana intensidad. La retronasal manifiesta de nuevo la complejidad reflejada en la fase olfativa con las flores blancas y el aporte mineral como protagonistas.

Podemos decir que va tocado, pero para nada hundido, resultando un vino muy disfrutable en el que se aprecia una muy buena evolución tras el paso de casi 13 años.

Un gran trabajo de Rafael Palacios, apasionado por la elaboración de vinos blancos, en el que vuelve a demostrar que éstos, y en este caso un gallego de Valdeorras, pueden mantenerse a lo largo del tiempo, evolucionando, como no puede ser de otra forma, pero sin renunciar a su personalidad inicial y sin olvidar de donde viene: fruta y terruño.

Fotografías: http://urbinavinos.blogspot.com.es/, bodega y el autor.

De copa en boca: Cortijo Los Aguilares 2011 y 2014

CORTIJO_LOS_AGUILARES_VIÑEDO_ENCINAR04

Dos añadas, dos vinos y Bibi “Higgins”

Al igual que Herni Higgins en el musical My Fair Lady es capaz de conseguir que Eliza Doolittle acabe pasando por una duquesa de la alta sociedad gracias a pulir su lenguaje y sus bastos modales, tengo muy claro que un buen vino nace de dos variables: un buen terruño en el que se conjugan clima, tierra y viña, y un buen elaborador que sea capaz de adaptar desde la viña aquellas adversidades que puedan producirse en el “terroir” debidas, sobre todo, por factores climáticos que marcarán todo el proceso de posterior.

Bibi García

En este caso nuestro Henri Higgins es sin lugar a duda Bibi García que con su trabajo y profesionalidad es capaz de elaborar, en este caso,  dos vinos fruto de dos añadas muy distintas entre sí debido a una climatología muy variable:  2011 tal vez no pase como la mejor, pero se nota en ella un buen trabajo de campo y bodega, algo que hay que resaltar en las añadas complicadas, mientras que el año 2014 dio lugar a una añada excelente en todos los sentidos y el vino muestra todo su potencial, como comentaremos a continuación.

Ambos vinos están elaborados por la Bodega Cortijo de los Aguilares en un 100% por uva pinot noir de una viña de 3 ha. situada a 900 msm sobre suelos arcilloso-calcáreos.

Realiza la maloláctica en barricas de 300 l. y 500 l. y una crianza de 8 meses en barricas de roble francés allier. Mientras que la añada 2011 tiene 14% vol. , la añada 2014 tiene 13,5% vol. D.O. Sierras de Málaga, Sub. Serranía de Ronda.

Cortijo Los Aguilares 2011

Los Aguilares 2011

Cata:

Preciosa vista con un llamativo color granate y reflejos azulados en el ribete con una capa media-baja. Lágrima fina y densa.

Aromas de frutas roja y negra compotada acompañados de notas de incienso, flores azules, regaliz, sutiles mentolados y apuntes minerales.

Cortijo Los Aguilares 2011 en copa

En boca muestra buena acidez y un ataque en el que se mantiene una excelente integración del alcohol. Sedoso, elegante y con un toque final de chocolate amargo que me encanta.

Largo, de buen recorrido y con una retro en la que se resaltan las notas olfativas iniciales.

Cortijo Los Aguilares 2014.

Cortijo Los Aguilares 2014-001

Elaborado con las mismas características que la añada 2011, pero con un 13,5% vol.

Cata:

Llamativo color rubí de capa baja y reflejos carmesí. Precioso. Se muestra limpio y brillante con una lágrima fina y densa.

Despliegue complejo de aromas con notas frutales (grosella, fresas) conjuntado con aportes florales (violetas), sutiles balsámicos y apuntes de monte bajo acompañadas por elegantes notas minerales y de cacao.

Cortijo Los Aguilares 2014 en copa

En boca muestra una excelente acidez, mostrándose fresco, elegante, largo, equilibrado y con un tanino sedoso. ¡Pura delicia!.

Retronasal compleja, como no puede ser menos, marcando las pautas de la fase olfativa: fruta, flores y terruño. Excelente y adictivo.

En mi modesta opinión, el mejor pinot noir nacional que he probado.

En definitiva un buen trabajo en el que manteniendo la tipicidad de uva y suelo, se marcan claras diferencias, como no podía ser de otro modo, provocadas por la climatología: más cálida la 2011 -no en vano estamos ante 14% vol.- y más fresca la 2014 -como queda reflejado en esos 13,5% vol.-

Cuando me preguntan cuáles es mi tipo de vino preferido, siempre contesto lo mismo: me gustan todos los vinos bien elaborados huyendo del “uniformismo”. Estamos en uno de los mejores momentos vinicolamente hablando con aportaciones de buenos profesionales que entienden el vino partiendo del terruño o retoman la elaboración que se realizaba por nuestros mayores, pero respetando siempre la viña e intentando evitar que la mano del hombre desvirtúe lo que la propia naturaleza nos ofrece. No entenderé nunca a los bebedores de vino que se decantan por un prototipo de vino repetitivo año tras año puesto que es todo lo contrario a lo que debería de ser una buena elaboración alejada de “artificios”.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: Bodeboca, bodega y autor.

Vinos del Etna: el segundo vértice del triángulo volcánico vinícola

Fue leer el artículo del maestro Juancho Asenjo sobre lo que el llama el “Piamonte del Sur” en www.elmundovino.com y no dejar de pensar en catar los vinos que se elaboran en la zona del Etna, y a lo que podríamos llamar también como el segundo vértice del triángulo volcánico que forman las islas de Tenerife, Sicilia y Santorini.

Con el fín de poner unos sencillos “cimientos” a la cata he considerado que no estaría de más tocar varios aspectos que hagan comprender mejor los vinos que más adelante comentaré. Así conocer brevemente su historia, las variedades de los vinos, el clima de la zona y sus suelos nos darán las pautas para entender mejor los resultados.

Breve Historia:

La primera colonia griega en Sicilia la podemos situar en la actual Naxos, donde los griegos promovieron el uso del vaso como sistema de conducción de la vid. Fueron los introductores de los vasi vinari (los primeros depósitos para elaborar el vino).

El griego Estrabón, en su monumental Geografía, es uno de los primeros personajes en celebrar la calidad del vino etneo. Después se producen sucesivas épocas de vaivenes en las que no se logran generar vinos de calidad hasta finales de lo años 90 del s. XX gracias a  Benanti y su Pietramarina.

El gran salto se produce a inicios del siglo XXI con la definición de los pagos llevada a cabo por Marc de Grazia con Tenuta delle Terre Nere y con Andrea Franchetti con Passopisciaro.

Las Castas:

1.- Nerello cappuccio: Debe su nombre a su forma de capuchón en la planta cultivada en ‘alberello‘ (arbolito en italiano). Sólo queda un 8% de la superficie total de viñedo acogido a ésta DOC.

De origen desconocido, es propensa al mildiu y aporta color cuando se unen en la vinificación a la nerello mascalese.

 2.Nerello mascalese: Variante de la Nerello cappuccio.

Nerello mascalese

Es la casta reina del Etna. Necesita altura y diferencia térmica. De maduración tardía, su punto óptimo es a mediados de octubre.

3.- Carricante: Variante blanca

Hoy, los mejores resultados, los ofrece en la ladera Este a casi 1.000 metros y en la ladera Sur a más de 1.000 metros.

carricante

La carricante se expresa mejor en esos terrenos y alturas donde la nerello mascalese no madura. Se vendimia a mitad de octubre siendo tardía como todas las castas etneas. Muestra un alto contenido en málico y es imprescindible que realice la maloláctica.

Clima:

    1. El Etna representa un microclima particular y único en la isla. Es una isla dentro de una gran isla.
    2. Temperatura media de 14º. Mínimas a -4º a -1º C. Máximas 27º C.
    3. Gran diferencia térmica día-noche de la primavera al verano.
    4. Pluviosidad: 1.000 mm. En la ladera Este pude llegar a los 2.500 mm.

Suelos

Los suelos son variados y diferentes entre ellos. Son arenosos y sueltos (Riposto, Mascali); arcillosos y arcillosocalcáreos en la zona de Caltagirone; terrenos de lava con diferentes años (Castiglione di Sicilia y Belpasso); suelos marrón oscuro en la zona de Randazzo y Solicchiata.

suelo de lava

Hay zonas con muchísimo esqueleto de piedra pómez de pequeñas dimensiones que tiene una capacidad de drenaje enorme. Son suelos ácidos y ricos en hierro con una cantidad de potasio, fósforo y magnesio destacadas y pobres en nitrógeno y calcio.

Las Laderas:

  1. Ladera sur: La vid la encontramos entre los 600 y 1.000 metros de altura y es donde se encuentras los viñedos más altos. Las variedades principales son la nerello mascalese, carricante, garnacha, nerello cappuccio y vesparola. Es la parte donde más cenizas volcánicas hay y la de terrenos más fértiles con una viticultura de media calidad.

Laderas del Etna

  1. Ladera este: Los viñedos se encuentran entre los 400 y los 900 metros y los suelos son ricos en esqueletos con una pendiente que alcanza el 40% y destaca la nerello mascalese, sobre todo en las partes más altas. Junto a ella se encuentra la carricante blanca que madura unos 20 días antes que en las otras laderas y es donde encuentra el mejor lugar para dar alta calidad.
  2. Ladera norte: La viña se encuentra entre los 400 y 800 metros y es la zona donde con más vocación para los vinos tintos de alta calidad. Aquí encontramos los viñedos más viejos de nerello mascalese junto a otras variedades de calidad locales como la nerello cappuccio, garnacha o vesparola junto a las blancas carricante y minnella. Suelos de ceniza, basalto o piedra pómez.

Los vinos de la cata.

Los vinos del Etna

Tenuta delle Terre Nere Etna Bianco 2014. Etna D.O.C.

Etna bianco

Elaborado con uvas un 60% de Carricante, un 25% de Catarrato, un 10% de Grecanico y un 5% de Minnella, sobre suelos volcánicos y con una edad de las viñas entre 5 y 50 años.

Vinificación en depósito de acero y envejecimiento en botella. 12,5% vol. Producción anual de 50.000 botellas.

La cata:

Precioso color amarillo con reflejos verdosos. Lágrima fina. Atractivo. Aromas de canela, toques minerales y aportes de flores blancas que se acompañan de notas de tabaco rubio, fruta amarilla y pedernal. Complejo.

En boca muestra una correcta buena acidez mostrándose fresco, untuoso y con volumen. Retronasal compleja y elegante. Largo recorrido y un final ligeramente amargo. Muy disfrutable

Tenuta delle Terre Nere. Guardiola 2013. Etna Rosso D.O.C.

Guardiola 2013

Producido en el área de Guardiola (Catania) con una altitud entre 800 msm y 1.000 msm con un 98% de Nerello mascalese y un 2% de Nerello cappuccio de un viñedo de 1,5 Ha sobre suelos volcánicos mixtos y delgados de arena y basalto. La edad de las viñas oscila entre los 50 y los 70 años. La altura genera acidez y los terrenos delgados, taninos por lo que necesita una madurez plena y rendimientos bajos.

Realiza la fermentación alcohólica bajo temperatura controlada entre 28º y 30º. Fermentación maloláctica espontánea y envejecimiento en barricas de roble francés. Embotellado después de 16-18 meses de envejecimiento de la madera y 1 mes en acero.

14% vol. Producción anual 5.000 botellas

La cata:

De color rubí, limpio y brillante con lágrima fina y lenta. En nariz se muestra cerrado de inicio por lo que tras un período de aireación despliega aromas intensos de frutos rojos, mazapán, pedernal, tabaco, naranja, hoja de higera y sutiles sensaciones lácteas. Complejo.

En boca muestra una excelente acidez y gran frescura. Largo en boca, puro equilibrio y con volumen que inunda y llena la boca haciendo de la retronasal un festival de sensaciones aromáticas.

Tenuta delle Terre Nere. Santo Spirito 2013. Etna Rosso D.O.C.

Santo Spirito 2013

La primera elaboración de este vino se realiza en el 2007 en un área de 10 Ha. concentradas en la zona de Santo Spirito, municipio de Castiglione (Catania) con castas de Nerello mascalese (98%) y Nerello cappuccio (2%), y una edad que comprende entre los 40 y los 100 años. Suelos volcánicos profundos y ricos con  mucha ceniza.

Realiza la fermentación alcohólica bajo temperatura controlada entre 28º y 30º. Fermentación maloláctica espontánea y envejecimiento en barricas de roble francés. Embotellado después de 16-18 meses de envejecimiento de la madera y 1 mes en acero.

14% vol. Producción anual 9.000 botellas

La cata:

De color rubí y capa media-baja muy en la línea de sus “hermanos”. En nariz se muestra cerrado de inicio por lo que necesita aireación para ofrecer aromas de fruta roja, carbón, toques ahumados y gran sensación mineral. En boca mantiene una excelente acidez con un paso de boca elegante, fresco, complejo y largo. Vino sensual, suculento y con un gran equilibrio.

Tenuta delle Terre Nere. Calderara Sottana 2013. Etna Rosso D.O.C.

Calderara Sottana 2013

Se realiza la primera vendimia en el año 2003 en el área de Calderara, municipio de Randazzo (Catania) con viñas de Nerello mascalese en un 98% y de Nerello cappuccio en un 2%, sobre suelos pedregosos de roca volcánica junto con basalto, poca ceniza y piedra pomez.

La edad de las viñas oscila entre 50 y los 100 años en terrenos situados entre 600 msn y 650 msm.

La vinificación y el envejecimiento es igual que en el vino anterior.

La cata:

Color rubí de capa media-baja. Lágrima fina y densa. Aromas con sutiles notas vegetales acompañadas por aportes especiados, frutos secos, punta de fruta cítrica, flores azules y minerales. Excelente nariz.

Fresco en boca con excelente acidez y buen recorrido, largo, con volumen y estructura que aún siendo un tanto austero es puro equilibrio.

Tenuta delle Terre Nere. Prephylloxera – La Vigna di Don Pepino 2013. Etna Rosso D.O.C.

Prephylloxera 2013

Se elabora la primera elaboración en el año 2006 en la zona de Calderara con Nerello mascalese (98%) y Nerello cappuccio (2%) de un viñedo de 1 Ha. sobre suelos volcánicos, superficiales y ricos en rocas y ceniza a 600 msm.

Viñas prefiloxéricas de más de 100 años situadas en la zona Norte del Monte Etna. 14% vol. Producción anual de 3.200 botellas.

Elaboración igual que los vinos anteriores.

La cata:

Intenso color rubí con reflejos caoba de capa media-baja. Mantiene la constante de sus hermanos y se muestra cerrado en un principio hsta que empieza el abanico de aromas de caliza-yeso, notas férricas y sutiles balsámicos acompañados de fruta roja madura, elegantes toques florales y carne cruda.

En boca se muestra con muy buena acidez, elegante, complejo y con una retronasal que conjunta las notas olfativas y añade toques de incienso. Largo y con un tanino sedoso marcado. Excelente.

Pietramarina 2010 de Benanti. Etna D.O.C. Cru. Etna Bianco Superiore.

Pietra Marina 2010

Elaborado en la zona de Caselle al este del Etna a una altitud de 950 msm en terrenos arenosos, volcánicos y ricos en minerales, y bajo una climatología marcada por la alta publiometría y grandes oscilaciones de temperatura.

La uva protagonista es la Carricante de más de 80 años, plantada en alberello –sistema tradicional de poda que se utiliza casi en exclusiva en Sicilia y en las que las cepas parecen pequeños “arbolitos”- con el objetivo de facilitar uvas de alto extracto y alto contenido en azúcar,  soportar los fuertes vientos que se dan en las zonas altas y conseguir una mejor maduracón al recibir la exposición de la luz en sus 360º.

Vinificación: la uva entra intacta y se realiza un suave prensado pasando a fermentar en tanques de acero inoxidable a temperatura de entre 18º-20º. El vino termina su maduración en tanques hasta su paso a botella en la que permanecerá por un período de entre 10 y  12 meses.

La cata:

Precioso color amariallo, limpio, brillante y untuoso en agitación. Compleja y rica variedad de aromas que van desde notas de silex, pedernal, lava, yodo hasta fruta amarilla de hueso, fruta ácida del bosque, flores blancas y notas de cítricos.

Boca marcada por la buena acidez, un ataque untuoso, amplio y una retronasal que reproduce la compljidad olfativa. Largo y complejo. “Hasta el infinito y más alla”. Excelente.

 Conclusiones:

Excelente cata de vinos marcados por el terruño y por las castas con los que se han elaborado que dan lugar a vinificaciones, tanto en blancos como en tintos, en las que la complejidad y la riqueza de matices son sus señas de identidad. Algunos más austeros que otros, pero dejando claro su origen con un denominador común: la mineralidad,  y abriendo un gran abanico de aromas que les dotan de una clara personalidad.

Tal vez, bueno y sin tal vez, los hayamos probado demasiado pronto, pero si en esta fase muestran lo que he podido catar, espero poder recatar con un mayor margen de tiempo estos vinos que estoy seguro que aún ganarán más en complejidad y elegancia.

Con todo, un descubrimiento que recomiendo a todos aquellos enochalados de mente abierta.

Ya saben que si desean comenar el post, no sólo están en su derecho, sino que están en su blog en el que espero que se sientan cómodos con una copa de vino en la mano, por supuesto.

No puedo dejar de agradecer a Angel Fontes, de Enoteca Barolo, su inestimable ayuda a la hora de la selección de los vinos.

¡Salud y vino!

Fotografías de Tenuta delle Terre Nere y del autor.

Còsmic Confiança 2015

Còsmic Vinyaters es “una filosofía de cuidar viñas y hacer vino”.

Còsmic Confiança 2015 está elaborado por Salvador Batlle, “alma pater” del proyecto, en tierras del Ampurdán desde que estableció su bodega en Agullana, un pueblo situado en la zona occidental de la sierra de la Albera muy cerca de la Junquera.

Viñas en Cosmic Vinyaters

Salvador centra su trabajo en la tierra y las viñas bajo un orden biodinámico con la finalidad de elaborar vinos monovarietales en la búsqueda de la pureza y la integridad.

La intervención del hombre es mínima manteniendo el máximo respeto por la natureza e intentando devolver a la zona aquellas castas olvidadas y a punto de la extinción como esta garnacha roja o la cariñena blanca, que en su momento fueron sustituidas por variedades foráneas como cabernet sauvignon, chardonnay o merlot.

Viñas en Cosmic Vinyaters

“Nuestro camino creativo se centra en hacer vinos integrales y puros, siempre partiendo de una sola variedad de uva (pureza sobre pureza), con la mínima intervención y el máximo respeto por el origen natural y energético de la uva, la tierra, el clima y el espíritu de la persona que hay detrás, que hace uso de técnicas de limpieza energética, geometría sagrada y vibraciones sonoras para la armonización del espacio, las personas y los vinos.”

El vino.

Confiança está elaborado en un 100% con uvas de garnacha roja (lledoner roig) procedente de viñas Viñas viejas de 60 años cultivadas en cultivo ecológico con criterios biodinámicos sobre suelos calcáreo-arenosos. 12,5% vol.

La vendimia se realiza de forma manual siguiendo el ciclo biodinámico. La fermentación espontánea tiene lugar en ánforas de arcilla y posterior crianza sobre lías en depósito y ánfora durante 2 meses.

Ánforas de barro de Cosmic Vinyaters

Vino natural sin sulfitos añadidos.

Producción total 1.340 botellas. PVP sobre 15 €.

La cata:

Cosmic Vinyaters Confiança

Presenta un llamativo color entre un rosa palo y piel de cebolla con ciertos reflejos cobrizos. Atractivo.

En fase olfativa se muestra muy expresivo, conjuntándose las notas terrosas con el aporte de la fruta roja y puntas cítricas.

Catando Cosmic Confiança 2105

En boca tiene un ligero aporte carbónico que le dota de un paladar fresco y sabroso. Muestra buena acidez y un trago fresco y aromático de mediano recorrido muy agradable. Mantiene una untuosidad y una retronasal en la que mantienen el protagonimo los apuntes olfativos de tierra y fruta.

Los que hayan tenido la oportunidad de asistir este domingo, día 19 de febrero de 2017,  a la Feria Vella Terra en Barcelona, habrán podido descubrir los vinos de Salvador. ¡Afortunados!

Para el resto, entre los que me encuentro, tendremos que esperar un poco más en disfrutar con sus elaboraciones, así que tomen nota en su agenda para hacerse con alguno de sus vinos… y nos cuentan sus impresiones. Ya saben que están en su blog. Seguro que indiferentes no se van a quedar.

¡Salud y buen vino!

Fotos: Còsmic Vinyaters y autor.

Vera Vides 2015, el “hermano pequeño” de Magna Vides

Podemos decir que Vera Vides 2015 es el pequeño de la familia de los vinos tintos elaborados por Andrea Sanz y Pablo Arranz, un proyecto vinícola, Magna Vides, que desde 2005 desarrollan en La Aguilera, en la Ribera del Duero Burgalesa, centrando el protagonismo en el terruño y en la recuperación de castas de más de 80 años, y un tanto olvidadas, como la garnacha blanca y tintorera, albillo mayor, bobal, pirulesa o alarije, entre otras, bajo una agricultura sostenible y ecológica.

Vera Vides 2015

Vera Vides 2015 está elaborado en un 95% con tempranillo y un 5% de garnacha. La crianza la realiza en barricas de roble durante 9 meses.

La cata:

En vista muestra un precioso y llamativo color picota madura con un ribete cardenalicio. Lágrima fina y lenta que tintan ligeramente la copa. Muy atractivo.

Nariz marcada por el claro predominio de la fruta negra y roja, y notas florales muy bien conjuntadas con el aporte de la crianza apenas perceptible, pero juganto su papel en un segundo plano. Sutiles toques balsámicos y terruño muy matizados acompañados por sensaciones vegetales que le aportan frescura. Elegante.

Boca con perfecto equilibrio entre acidez y alcohol. Tanino goloso, sedoso y pelín secante -no en vano acaba de salir y necesita pulirse con el tiempo en botella-. Muy buen paso de boca, largo, envolvente, con cuerpo y estructura y a la vez fresco.

Retronasal rica en matices (fruta, regaliz, flores, toques vegetales y de terruño). Largo y con un claro protagonista que se hace notar: su equilibrio.

Me ha gustado. Lo temía más duro, pero es pura seda con una acidez propia de la uva y del año. No le pidamos a la naturaleza lo que no puede dar. Un vino en la que la viña habla y en el que destacaría su equilibrio, la sedosidad y el excelente trato de la crianza, apenas perceptible. Hecho para disfrutar desde ya, aunque habrá que recatar con cierto tiempo porque estoy seguro que dará lo mejo de sí con un poco de descanso.

Fotos del autor y la de cabecera de http://concdecasa.blogspot.com.es

Método Ancestral

Nos ponemos en situación.

Últimamente estamos viendo, leyendo u oyendo hablar de vinos elaborados por el Método Ancestral y, la verdad, muchas veces se queda uno perplejo y tiene que buscar información para saber a qué tipo de método y qué tipos de vinos “nacen” de él.

Partiendo del diccionario de la RAE la que más me atrae es la que define la palabra “ancestral” como: “procedente de una tradición remota o muy antigua”, pero ¿cuánto de antigua? y, lo más importante ¿cómo es un vino elaborado según este método?.

Buscando información al respecto algunos estudiosos del tema hablan de que el vino “espumoso” -con carbónico- ya se conocía en el s. XIV en referencias escritas sobre vinos frisantes tal y como hace referencia el teólgo franciscano Francesc Eiximenis, aunque la figura del fraile benedictino Pierre Perignon (1638-1715) prevalece como la persona que perfecciona la técnica y la elaboración de este tipo de vino gracias al  a dos componentes importantísimos: la utilización del vidrio y del corcho.

El abad de Hautvillers lo que hace es perfeccionar el método, conocido en la actualidad como “Ancestral”, y que ya venía utilizándose en la abadía benedictina de Saint-Hilaire en el s. XVI, en el Languedoc, en el que se elaboraba el vino efervescente conocido como Blanquette de Limoux, al empezarse a utilizar el vidrio para embotellar gracias a la industria de fabricación de botellas existente en la Lorena.

¿Qué es el Método Ancestral?

El vino elaborado según este método se caracteriza por:

  • En una primera fase se elabora el vino base a media fermentación.
  • El vino, que aún contiene azucar residual, se transforma en una segunda fase en espumoso.
  • La toma de espuma o fermentación secundaria se produce en las botellas sin adición de azucar.
  • El proceso se detiene eliminando las levaduras bien por:
    1. Eliminación de nutrientes
    2. Disminución de la temperatura
    3. Filtración
    4. Adición de dióxido de azufre
  • En resumen es la elaboración de un vino espumoso con azucar y levaduras propias del mosto sin necesidad de añadirle nada más.

¿En qué se diferencia el Método Ancesral con el Tradicional?

La diferencia básica se centra en el número de fermentaciones ya que mientras con el Ancestral una sóla fermentación produce vino y gas, con el Tradicional en la primera fermentación se obtiene un vino base y después se añadirán azúcar y levaduras con el fín de obtener, mediante una segunda fermentación en botella, un espumoso bajo control.

¿Cuáles son los beneficios de los vinos elaborados por éste método?

  • Permite vendimiar la uva cuando está perfectamente madura, al contrario de lo que se hace cuando se elabora el cava en el que no se puede esperar a que la uva esté madura ya que se obtendrían vinos base de 12 a 14 grados y no sería posible la adición de azúcar puesto que se conseguirían espumosos con una graduación excesiva.
  • Se consigue un vino espumoso con los azúcares y levaduras propias del mosto sin necesidad de adiciones externas, permitiendo mantener todos los aromas de la uva madura con un carácter más fruta, fresco y con menor acidez.
  • Los costes de elaboración son menores ya que las labores también se reducen.

Los vinos de la cata.

Pero vamos a pasar de la teoría a la práctica para comentar siete vinos elaborados bajo este sistema y conocerlos mejor.

1.- Acequión Ancestral blanco 2015.

Acequion AncestralBernabé Navarro Acequión 2015 es un vino espumoso elaborado por la bodega Bernabé Navarro. Se trata de un monovarietal de Moscatel de Alejandría. PVP 15,60 €

La uva de la que procede Bernabé Navarro Acequión crece en el cercado El Acequión, situado en el Parque Natural de la Mata, lugar donde se transvasa el agua del mediterráneo en las salinas para que ésta se solidifique. El terruño, de origen natural, se presenta arenoso y esta característica hizo sobrevivir las viñas a la epidemia de la filoxera.

El cuidado de las cepas se realiza respetando al máximo los ciclos naturales y vegetativos e intentando intervenir lo menos posible en los mismos. Las posteriores elaboración y vinificación del vino también se efectúan de forma natural.

La fermentación la realiza en ánforas de barro y luego se embotella antes de que la finalice para que se cree un carbónico natural en botella.

La cata:

De color amarillo con ligera turbidez.  Nariz experesiva y compleja en la que las notas de moscatel marcan el paso acompañadas alelí, miel y manzana se acompañan con sutiles apuntes de arcilla.

En boca se muestra seco, con una burbuja nada agresiva y presentando sensaciones salinas con un paladar fresco acompañado de aromas finales de moscatel de alejandría, cítricos y cierto recuerdo mineral que dan lugar a un trago fresco y aromático.

Para abrir y disfrutar de inicio a fin.

2.- La Sorga Belzébrut 2015

80% Sauvignon Blanc- 20% Grenache Noir. La Sorga. Elaborador Antony Tortul. Langedoc.

PVP 28 €

Belzebrut

El dominio

Después de trabajar Antony Tortul durante seis temporadas en varios viñedos del sur de Francia (Bergerac, Fitou, Corbières, Ariège y Chateauneuf du Pape) como un técnico vinícola y enólogo, decidió asentarse y crear La Sorga con el objetivo de elaborar una amplia gama de vinos naturales mediante la combinación de una agricultura orgánica o biodinámica y la elaboración del vino sin intervenciones externas.

Las viñas

Son el resultado de una rigurosa selección de suelos excepcionales (sólo partes de laderas, bien drenados y con  una amplia gama de perfiles geológicos: pizarra, arcilla y piedra caliza, cuarzo …) con el fin de obtener de forma natural bajos rendimientos. Prefiere las cepas aisladas para evitar la contaminación por tratamientos químicos.

Es importante destacar que la selección de variedades se centra mayoritariamente en variedades antiguas (Carignan, Cinsault, Aramon, Grenache, Mauzac, Muscat …), con una edad que varía (para el 90% de producción) de 40 a 110 años.
Toda la cosecha se realiza manualmente con una clasificación estricta, se transporta a continuación en cajas pequeñas (15 kg como máximo) para asegurar su integridad a la bodega.

Antony Tortul – La Sorga (foto www.vinisat.com)

Vinificación

Tras la vendima las uvas se prensan lentamente y el mosto realiza la fermentación con levaduras silvestres en barricas viejas. Los vinos blancos y rosados realizan  la crianza sobre lías  en barricas de roble. El embotellado se realiza sin clarificación ni filtración. Las dosis totales de SO2 están entre entre 0 y 30 mg / L.
Los tintos se elaboran en tanques abiertos de pequeño volumen, siguiendo los principios de la maceración carbónica. La fermentación alcohólica se lleva a cabo a baja temperatura para preservar la fruta con tiempos bastante cortos (7-21 días).  La fermentación maloláctica y la crianza se realizan en barricas durante 7-36 meses.

La cata:

De color amarillo y ligera turbidez. Burbuja fina. Elegante.

Nariz compleja en la que se despliega un abanico de aromas que van de los frutos secos a un punto de salazón, de toques lácteos a toffe y ciruela, de aportes calizos y salinos a elegantes cítricos.

Boca con un tacto pulido en el que se muestra sedoso, cremoso, elegante y complejo.

3.- Sextan L’Ecume 2015.

L'Ecume

Elaborador: Julien Altaber.
Denominación : Vin de France (Mousseux de la région de Bourgogne)
Cepas: Aligoté y Pinot Noir
Elaboración: las uvas son despalilladas a mano  y el mosto es fermentado con levaduras silvestres, sin aditivos y sin sulfitos añadidos.

PVP. 20 €

La cata:

Amarillo de tonalidades cobrizas y ligera turbidez.

Nariz que necesita aireación para que los olores de reducción desaparezcan y den paso a notas de manzana, toffe y avellana.

Boca con un paladar fresco y sabroso antesala de un paso de boca vivo con aromas finales marcados por las notas olfativas de fruta y frutos secos.

3.- TipZZy Ancestral tinto 2015

Tipzzy 2015

TipZZy es un espumoso elaborado por Bernabe Navarro en Villena, Alicante.

PVP 12,70€

La uva utilizada procede del pago Casa Balaguer,  entre los 700 y los 730 metros en la localidad de Villena, Alicante. Los suelos de éste son calcáreos y presentan multitud de guijarros. Las viñas son viejas, teniendo edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, y se cultivan mediante conducción en vaso, siendo tratadas con poda corta y un cultivo de secano riguroso. El cuidado de las cepas se realiza de forma orgánica, evitando utilizar herbicidas ni productos de síntesis.

Tipzzy está elaborado con las variedades Garnacha y Monastrell bajo el método ancestral. La fermentación la comienza en depósitos de acero inoxidable con sus propias levaduras y la finaliza en botella para que se integre el CO2 producido por el final de fermentación.

La cata:

Atractivo matiz grosella de capa baja y burbuja fina y viva.

Fina nariz de corte frutal en la que las notas de fresa se acompañan de aromas de monte.

Boca con una buena acidez, seco y cremoso. Retronasal protagonizada por la fresa y un final ligeramente amargo que me ha encantado. Es un vino fresco, alegre, con “chispa”, que te incita a disfrutarlo hasta acabar la botella.

Adictivo, aviso.

5.- Partida Creus Garrut Ancestral 2015.

Un espumoso natural de la variedad Garrut, que en esta zona se llama Monastrell elaborado por Massimo Marchiori, de Partida Creus, bajo el método ancestral.

PVP 18,40 €
El vino es embotellado y cerrado con chapa antes de acabar la fermentación alcohólica  y no se utiliza ningún azúcar añadido,  es decir, ni licor de tiraje ni de expedición. Exclusivamente se fermentan los azúcares procedentes de la misma uva. Como tampoco hay degüelle, los depósitos (mínimos) quedan en la botella y los vinos pueden tener apariencia un poco turbia. Así se mantiene el primigenio carbónico en la botella.

La cata:

Bonito color picota con ribete azulado. Capa baja y burbuja fina y viva.

Nariz con apuntes de volátil y finos aportes frutales (fresa) y regaliz rojo. Te avisa de lo que te llegará en la siguiente fase.

Boca con una burbuja fina que no molesta, cremoso y de buen recorrido. Un vino muy fino con burbujas ligeras y mucha fruta roja que tiene una buena acidez. Rico.

6.- Castell d’Encus Taika 2012.

TaÏka 2012

Zona de las viñas en el Prepirineo Occidental Catalán. Lérida.

PVP 40,75 €

Crianza: 30 meses en botella. 2.500 botellas.

Viticultura: Uvas procedentes de la propia finca de la bodega que se encuentra a una altura de unos 1.000 m. sobre el nivel del mar en la zona del Pallars Jussà en el Pirineo ilerdense.

Vendimia: Vendimiado manualmente en pequeñas cajas de 10 kilos.

Elaboración: Vinificado en tanques de acero inoxidable de 25 hectolitros. Se detuvo la fermentación en el momento en el que el vino tenía el suficiente azúcar residual para arrancar la segunda fermentación en botella. No se añadió azúcar en el tiraje.

Variedades: Sauvignon blanco y Semillon.

La cata:

Amarillo con ribete  alimonado. Burbuja fina y viva.

Nariz muy expresiva y compleja marcada por aromas de miga de pan, manzana, frutos secos, pera, miel y caramelo.

Paladar fresco, vivo, elegante, cremoso y con excelente acidez, opulento y con una retronasal en la que las notas olfativas vuelven a hablarnos. Largo en recorrido y en disfrute. Serio. Excelente y muy elegante.

 7.- Rafael Sala Xarel.lo 2008

Ancestral Xarel.lo 2008

Rafael Sala Ancestral Xarel·lo es un espumoso de la D.O. Penedes elaborado por Rafael Sala en Olivella, Barcelona. Ha sido un impulsor firme de elaborar espumosos mediante el método Ancestral en el Penedés.

PVP 18,95 €

La vendimia se realiza de manera manual y se deja fermentar en barricas de castaño viejas.

La cata:

Atractivo color amarillo-dorado con una burbuja fina y viva. Intensa nariz con notas de miga de pan, tostados y toques ahumados que conjuntan perfectamente con sutiles sensaciones de fruta blanca. Boca cremosa, elegante, compleja, con buena acidez y una larga retronasal que lo hace muy disfrutable.

Conclusiones:

En resumen, me han parecido vinos muy interesantes, totalmente distintos entre ellos y que únicamente comparten su método de elaboración dejando todo el protagonismo al terruño y a la uva para que se muestren y hablen por sí mismos.

En mi caso he de confesar que han creado adición. Los encuentro muy personales, para disfrutar y beber, nada aburridos y bien elaborados. Unos más “gamberros” que otros, pero todos dentro de unos parámetros altos de calidad.

También hay que decir que es menester tener una mente abierta, porque el ver una botella con ligera turbidez, siempre asusta y predispone a pensar que el vino no se encuentra en buenas condiciones, pero  si tienen la posibilidad de al menos probarlos, no los dejen pasar y vuelvan a los ancestros del vino espumoso aunque sea sólo una vez.

¡Salud y buen vino!

De copa en boca: La Bota de Florpower nº 57 MMXII

Seleccionado por el Equipo Navazos la Bota de Florpower 57 MMXII es un vino blanco sin fortificar  elaborado con uva palomino fino de viñedos situados en terrenos de albariza del Pago Miraflores permaneciendo 30 meses bajo velo de flor, 8 meses en bota y un año y diez meses en depósito de acero inoxidable, hasta su salida al mercado en julio de 2015. 12,5% vol.

Florpower 2012

Algunos recomiendan beberlo pronto, no seré yo, aunque para los escépticos siempre pueden tener dos botellas y beberselas en distintos períodos. En mi caso el observar, y disfrutar, con la evolución de estos vinos elaborados sin fortificar, es cada día más sorprendente en el buen sentido de la palabra, provocando un incremento de la complejidad. Afortunadamente no todo está escrito y en muchos casos sólo basta con mirar atrás para encontrar elaboraciones que fueron denostadas y olvidadas debido en gran parte al desconocimiento y, por qué no decirlo, también al propio mercado.

P.V.P. 18€

En copa

Cata:

Precioso color amarillo “oro viejo”. Llamativo. Elegante.

Aromas a frutos secos acompañados de fruta amarilla, toques de salinidad y apuntes minerales de albariza junto con sutiles notas de levaduras y miga de pan conjuntados con recuerdos cítricos.

En boca muestra una excelente acidez y notas punzantes. Se muestra fresco, complejo y largo. Retronasal en la que las notas de velo de flor se hacen más persistentes acompañadas por elegantes notas salinas, toques cítricos, miga de pan y frutos secos.

Excelente.

De boca en copa: Finca Calvestra 2013

Finca Terrerazo

Finca Calavestra está elaborado con uva merseguera en un 100% y realiza una crianza de 11 meses en barricas de roble francés de 228 l. 13% vol. Bodegas y Viñedos Mustiguillo.

racimo de uvas merseguera

Esta variedad, típica del levante español, ha sido injertada en viejos viñedos de bobal con más de 40 años de edad situados en la finca Calvestra en Requena, a más de 900 metros de altitud, siendo uno de los viñedos que se cultivan a más altura de la comarca con la finalidad de  extraer sus verdaderas posibilidades en una zona con un clima de alta montaña que favorece una maduración lenta de las uvas.

Etiqueta de Finca Calavestra 2013

Cata:

Vista de color amarillo pajizo con reflejos ligeramente verdosos. Lágrima fina y densa.

Abanico de aromas que van desde apuntes iniciales de fruta blanca y melón cantalup, hasta elegantes notas florales, sutiles tostados muy bien integrados con la fruta y toques de mantequilla y cítricos que le aportan untuosidad y frescura.

Cata de Finca Calavestra 2013

Boca con buena acidez. Se muestra fresco y con buen recorrido. En retronsasal vuelven las notas de fruta blanca, ligeros tostados, apuntes cítricos y de flores blancas.

Buena entrada, envolvente, grasa y con un “deje” final ligeramente amargo firma de la variedad. Rico y muy disfrutable.

Excelente vino de aire mediterráneo elaborado con una uva minoritaria recuperada por Toni Sarrión que, en mi opinión, dará aún lo mejor de ella si dejamos que el tiempo haga su trabajo en botella. Desde luego si lo encuentran no duden en hacerse con dos botellas -como mínimo- y compararlas en el tiempo. Me lo van a agradecer.

¡Salud y buen vino!